El principio de publicidad en el proceso penal acusatorio
El principio de publicidad en el proceso penal acusatorio
1 febrero 2011
Autor:
Sección: Opinión

Porfirio Díaz Oropeza

Si bien con el principio de publicidad —que entre otros regirá el proceso penal acusatorio y oral— se busca garantizar la transparencia en los procesos, al dar acceso a ellos no sólo las partes, sino también los medios de comunicación y a la comunidad, también puede suceder que la exposición de la conducta del inculpado ante la sociedad resulte, paradójicamente, más inquisitoria que en el proceso penal vigente, y añada una pena accesoria. Así lo sostiene el autor de este artículo, licenciado en Derecho por la UNAM.

Atendiendo a lo establecido por el artículo 20 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el proceso penal será acusatorio y oral, y se regirá por los principios de publicidad, contradicción, concentración, continuidad e inmediación.

De acuerdo con el análisis que algunos doctrinarios han realizado, el principio de publicidad consiste en la permisividad que debe darse al público para conocer cómo se desarrollan los actos procesales y jurisdiccionales, pues la sociedad se ve agraviada en sus intereses por la comisión de un delito, de modo que no únicamente participarán la víctima o el ofendido, el inculpado, sus respectivos representantes y los testigos.

El principio de publicidad no debe ser relacionado con el foro, sino con la calidad de quien va a ejercer la acción penal, procesar, aplicar y ejecutar la pena. El Ministerio Público es la institución que ejercita acción penal, representando y tutelando, por medio de la ley, los bienes jurídicos del Estado, o sea, bienes jurídicos públicos.

Conforme evolucionó el Derecho punitivo, el particular perdió la facultad de administrarse justicia por propia mano, disposición encontrada en el artículo 17 de la Carta Magna mexicana, donde se establece que “ninguna persona podrá hacerse justicia por sí misma”. Esto robustece la idea de que en México no hay justicia privada, sino pública. Se aplica lo mismo para la autoridad pública que va a conocer determinada causa como a la autoridad ejecutora de la pena, es decir, el poder público representado institucionalmente, que actúa en un marco legal legítimamente establecido.

El artículo 17 dice: “Las sentencias que pongan fin a los procedimientos orales deberán ser explicadas en audiencia pública previa citación de las partes…” ¿Por qué debe darse tal explicación, previa citación de las partes, y sobre todo en audiencia pública? En caso de que la sentencia sea absolutoria no afectaría, porque con antelación existe la presunción de inocencia; no obstante, por ejemplo, si el inculpado es condenado a cuatro años y seis meses de prisión, al pago de una multa y a la reparación del daño por la comisión del delito de robo agravado calificado, y se cita a él y a la víctima para que se enteren de la resolución del juicio, pero además esta sentencia tiene que ser explicada en audiencia pública, donde se da a conocer al foro asistente el contenido de la misma, mencionando (entre otros datos identificativos) el nombre del sentenciado frente al público, ¿acaso esta actuación no resulta ser más inquisitoria que el proceso penal vigente en algunos estados del país y el Distrito Federal? Porque además de las penas resultantes del juicio, el condenando se enfrentará a la exposición de su conducta ante una fracción determinada de la sociedad.

En México tenemos muy arraigada la institución de la familia y cuando un miembro del linaje se encuentra en un problema penal, casi siempre acude su prole a presenciar la audiencia. Ahora, con la explicación de la sentencia en audiencia pública (acto al que seguramente asistirán los familiares del condenado), los miembros de ese núcleo se sentirán señalados por el público, sobre todo en México donde, desgraciadamente, si tenemos la oportunidad de discriminar, lo hacemos sin piedad; entonces, el principio de publicidad tendría un matiz de pena accesoria, incluso infamante.

Cabría preguntarnos, pues, si hay evolución o retroceso en el sistema penal mexicano. Tomando en cuenta lo anterior, el sentido dado al principio de publicidad debe ser cuidadosamente adecuado a la sociedad mexicana, pues si lo hacemos que rija como en Perú, en Colombia, en Chile o en otro país donde ya funciona la oralidad en los juicios, puede ser que el resultado no sea el esperado.

Comentarios
7 Comentarios en “El principio de publicidad en el proceso penal acusatorio”
  1. Carlos Cervantes Dijo:

    No comparto que la publicidad sea una pena accesoria a prisiòn, multa y reparaciòn de daño, el principio de publicidada atiende a intereses superiores como el hecho de que en primer termino se conozca por parte de la víctima, ofendido o denuncia la forma y resultados del proceso y en segundo termino la sociedad; lo cierto es que la sociedad no tiene interes en todos los asuntos, solo en aquellos en donde este involucrado un personaje público y alto impacto social, lo cierto es que pensar que el principo de publicidad es una pena accesoria es igual a restringir el derecho a la inrformación. Lo cierto es que el nuevo sistema acusatorio oral adversariala esta creado para brindar la seguridad a la persona que se le imputa un delito sea considerado inocente hasta que no se haya pronunciado una sentencia condenatia, esto resulta que en cada etapa del nuevo sistema penal la denominación de protagonista sera llamado inculpado, impuable, vinculado; si bien cierto cualquier proceso judicial resulta un acto de molestia para cualquier persona, y que se conozca publicamente, pero esto se contrarestra con la conclusión del proceso (sentencia); la cual tambien, siendo el caso que al hacer publica la sentencia condenatira o absolutoria, sera resarcido el posible daÑo causado.

  2. RAUL Dijo:

    ME PARECE DE LO MAS INTERESANTE LA OPTICA CON QUE SE ABORDA ESTE PROBLEMA. CREO QUE EN MATERIA DEL NUEVP JUICIO ORAL ACUSATORIO VAMOS DEMASIADO APRISA FORZADOS POR LA SITUACION DE INSATISFACCION DE LA JUSTUCIA EN MEXICO Y DEL GRAVE PROBLEMA DE LA DELINCUENCIA ORGANIZADA, LA VERDAD ES QUE YA VIMOS LAS GRANDES FALLAS QUE SE PRESENTAN EN UNA IMPLEMENTACION DEFECTUOSA COMO EL CASO DE LA SRA. MARICELA , ASESINADA PUBLICAMENTE EN CHIHUAHUA.

  3. Ivan Roberto Dijo:

    No estoy de acuerdo con la concepción dada en el articulo de la “desventaja” del principio de publicidad, estoy de acuerdo que hay algo de malo en este principio, pero no en el momento de la lectura de la sentencia condenatoria, pues es ahí cuando se le debe hacer el juicio de reproche por parte de la sociedad al sentenciado o condenado, pero cuando la sentencia es absolutoria, ahí es cuando se le debe dar mas publicidad (si es posible hasta en los medios de comunicación) pues durante todo el procedimiento penal, su presunción de inocencia ha sido menoscabada…

  4. Hernando Osorio Rico Dijo:

    El rpincipio de publicidad debe analizarse no solo desde la optica de la Publicidad Externa, que es derecho que tiene la comunidad de saber cómo se administra justicia, cuál es el resultado de sus procesos, la razón por la que una persona es absuelta o por la que es condenada y en fin el derecho a estar informado de los hechos que la afectan, sino también desde la optica del sindicado, esto es, el derecho que tiene toda persona que es investigada a conocer la imputación y las pruebas que se aduzcan en su contra para poder organizar su defensa. Este es un síntoma de un Estado civilizado y democrático. No debemos olvidar aquella frase célebre de Jeremías Bentham: “La Publicidad es el alma de la justicia”.-

  5. Hernando Osorio Rico Dijo:

    El principio de publicidad debe analizarse no solo desde la óptica de la Publicidad Externa, que es derecho que tiene la comunidad de saber cómo se administra justicia, cuál es el resultado de sus procesos, la razón por la que una persona es absuelta o por la que es condenada y en fin el derecho a estar informado de los hechos que la afectan, sino también desde la óptica del sindicado, esto es, el derecho que tiene toda persona que es investigada a conocer la imputación y las pruebas que se aduzcan en su contra para poder organizar su defensa. Este es un síntoma de un Estado civilizado y democrático. No debemos olvidar aquella frase célebre de Jeremías Bentham: “La Publicidad es el alma de la justicia”.-

  6. Luz Margarita González Dijo:

    Creo que el principio de publicidad trasgrede los derechos del imputado, pues mientras se supone que este nuevo sistema protege su privacidad y datos personales, por otro lado, este principio hace que sea exhibido no solo él, incluso la propia víctima, dejando a ambos sujetos procesales al escarnio público y a los demás sujetos, como jueces, defensores y fiscales, a la merced de los delincuentes en el reconocimiento público de sus funciones y lo delicado de las decisiones y trabajos que desempeñan

  7. Arturo Flores Veázquez Dijo:

    No debemos reducir la pubicidad a una de las partes, sino a todas y además, y principalmente, al órgano jurisdiccional, que no es designado por el voto de los ciudadanos como los otros dos poderes, por lo que su legitimidad le viene de su actuar de frente al púbico, con trasparencia, ya no juzgado en el privado del juez, sino explicando a las partes y a todos los aistentes a la audiencia las razones de su sentencia.