Quién es el dueño de los cuadros de Remedios Varo

Quién es el dueño de los cuadros de Remedios Varo

El 8 de octubre de 1963 murió en la Ciudad de México la gran pintora catalana Remedios Varo, notable exponente de la corriente surrealista en las artes plásticas. En este artículo el autor aborda, desde una perspectiva legal, la disputa por las por 39 obras de Remedios Varo que forman la Colección Isabel Gruen Varsoviano.

 

El presente artículo alude a la historia de la Colección Isabel Gruen Varsoviano, formada por 39 obras de Remedios Varo que hoy forman parte del patrimonio artístico de la nación y que pueden disfrutarse en el Museo de Arte Moderno. Aquí expondré el problema jurídico que surgió con motivo de la pretensión de una de las protagonistas de adueñarse ilegítimamente de ese valioso acervo artístico. Haré referencia a los procesos judiciales y, sustancialmente, a las consideraciones y fundamentos de la resolución del Poder Judicial federal mediante la que se resolvió el conflicto.

 

Protagonistas
Remedios Varo Uranga nació en el pueblo de Anglés, provincia de Gerona, Cataluña, el 16 de diciembre de 1908, hija de don Rodrigo Varo y Zejalvo y de doña Ignacia Uranga Bergareche. Su formación artística la adquirió primero en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid y después en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. En 1929 continuó sus estudios en París y regresó a vivir por un tiempo en Barcelona, donde se dedicó al dibujo publicitario.
En plena Guerra Civil española, en 1937, Remedios volvió a París, esta vez en compañía del poeta surrealista francés Benjamin Péret, a través de quien se vinculó con el movimiento que encabezaba André Bretón.
Al estallar la Segunda Guerra Mundial, en 1938, en vísperas de la invasión del ejército alemán, Remedios y Péret huyeron a Marsella. Luego de varios meses lograron llegar a Casablanca, donde se embarcaron rumbo a México, a finales de 1941.
Aquí Remedios habría de relacionarse con otros artistas y se dedicaría al arte y al dibujo publicitario. Remedios y Benjamin se casaron en 1946 y se separaron al año siguiente. Ella fue a vivir a Venezuela y él regresó a París, donde falleció el 18 de septiembre de 1958.
A su regreso en 1949, Remedios inició en la Ciudad de México una nueva etapa artística. Estableció su casa estudio en la avenida Álvaro Obregón de la colonia Roma y se dedicó íntegramente a la pintura.
Por su parte, Walter Gruen Berger nació en Viena, capital del Imperio Austrohúngaro, en 1914. Su origen judío y su pertenencia al Partido Social Demócrata fueron obstáculos para que se titulara en la Facultad de Medicina de la Universidad de Viena. Contrajo matrimonio con su compañera de estudios Karli Wilner y ambos salieron de Austria cuando ésta fue anexada a la Alemania nazi en 1938. No obstante, Walter fue detenido e internado en un campo de concentración.
La pareja finalmente logró refugiarse en México donde, al poco tiempo de su llegada, Karli murió ahogada en Tuxpan, cuando trataba de salvar la vida de un amigo.
Walter estableció en la Ciudad de México la Sala Margolín, una tienda de discos de música clásica que llegó a ser de mucho prestigio en el país. Años después se relacionó sentimentalmente con Remedios Varo, a quien protegió e impulsó en su carrera artística.
A la muerte de Remedios, dedicó sus esfuerzos y recursos a formar una colección de las obras de la pintora, empresa en la que contó con la decidida colaboración de su nueva esposa, Ana Alexandra Varsoviano.
Alexandra y Walter procrearon a la bella Isabel quien, en plena juventud, falleció en un accidente de automóvil en Costa Rica. En su honor el conjunto de las 39 obras pictóricas de Remedios Varo que Walter y Alexandra reunieron lleva el nombre de Colección Isabel Gruen Varsoviano.
Por otro lado, Beatriz Varo Jiménez es hija de Rodrigo Varo Uranga, hermano de Remedios, nacida en Bilbao en 1947, licenciada en bellas artes por la Universidad Politécnica de Madrid y autora del libro Remedios Varo: en el centro del microcosmos, editado por el Fondo de Cultura Económica.
Beatriz promovió un juicio de petición de herencia y llegó a ser declarada única y universal heredera en el intestado de su tía Remedios.
Finalmente, Guillermo Floris Margadant, holandés naturalizado mexicano, nació en La Haya en 1924 y murió en la Ciudad de México el 9 de febrero de 2010. Fue un ilustre jurista y querido profesor emérito de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde obtuvo el grado de doctor. Fue amigo y consejero de la pareja Gruen-Varo.

 

Intríngulis

Formación de la Colección Isabel Gruen Varsoviano
Como se ha expresado, al comienzo de los años cincuenta del siglo XX, cuando Remedios Varo regresó a México, su amistad con Walter Gruen se tornó en amor. Walter, motivado por la admiración que le profesaba, dedicó su vida a procurar la tranquilidad que Remedios requería para crear lo mejor de su obra artística.
Con el paso del tiempo, la devoción de Walter Gruen por Remedios lo llevó a reunir, cuidar y acrecer una colección de la obra de la creadora, integrada por 39 de sus obras más notables. Gruen adquirió de diferentes personas esas obras, algunas por compraventa y otras por herencia. El justo título de cada una pudo ser comprobado ante los tribunales competentes.

 

Contrato de cesión de derechos atestiguado por Guillermo Floris Margadant
El 1º de septiembre de 1963, Remedios Varo Uranga, como cedente, y Walter Gruen Berger, como cesionario, celebraron contrato de cesión de derechos gratuito en el cual dejaron constancia de lo siguiente:
1. La cedente declaró haber tenido una relación de concubinato con el cesionario durante más de 10 años y manifestó el interés de que su obra permanezca inalterable y sea defendida para que no sufra deformación, mutilación o modificación, sin autorización expresa.
2. Walter Gruen tenía el mismo cariño que la autora respecto de sus obras, motivo por el cual Remedios Varo le cedió gratuitamente todos los derechos sobre sus obras pictóricas y sus escritos.
3. Walter Gruen Berger, a su vez, se obligó a proteger, defender y vigilar la obra pictórica y literaria para evitar deformación, mutilación o modificación y cualquier demérito en mengua del honor y el prestigio de la artista.
4. La autora cedió los derechos sobre su obra artística para que el cesionario pudiera explotar el valor de la misma con propósitos de lucro, como reconocimiento al afecto, el amor y el cariño que los ha unido por los más de los 10 años en que convivieron y lucharon juntos.
5. Dieron testimonio de la celebración del contrato la señora Eufrosina Morales Ramos y el doctor Guillermo Floris Margadant.

 

Denuncia de la sucesión intestada de Remedios Varo
No obstante la existencia del contrato y posiblemente porque no lo tuvo presente a más de 20 años de su celebración, en 1987 Walter decidió denunciar la sucesión intestada de Remedio Varo, para contar con un título jurídico sobre los derechos de autor de la colección, con el fin de editar un catálogo razonado sobre la misma.
Remedios y Benjamin Péret, aun cuando se separaron, nunca gestionaron su divorcio, de manera que formalmente su matrimonio se prolongó hasta el fallecimiento del poeta el 18 de septiembre de 1959.
La legislación civil exigía entonces, para la configuración del concubinato, una convivencia de cuando menos cinco años estando ambas partes de la pareja libres de vínculo matrimonial. La unión de Remedios y Walter no llegó a producir efectos jurídicos, toda vez que entre la muerte de Péret, en 1959, y la de ella, en 1963, sólo transcurrieron cuatro años, siendo estos los únicos de su unión con Gruen en los que fue formalmente soltera, razón por la cual la autoridad judicial negó a éste el carácter de heredero y llamó a la beneficencia pública, en favor de la que se otorgó la declaratoria correspondiente el 19 de octubre de 1997.

 

Declaratoria de monumentos artísticos
El 27 de diciembre de 2001, con fundamento en la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos y su reglamento, el secretario de Educación Pública declaró monumentos históricos 38 de las obras pictóricas producidas por Remedios Varo que, a esa fecha, constituían la colección reunida por Walter Gruen.
Para los efectos de expedir la declaratoria, el secretario consideró que Remedios Varo integró una generación de artistas que enriquecieron la cultura mexicana con vitalidad, talento y sensibilidad, así como que la artista consolidó su carrera en México siendo su obra mexicana la que le ha ganado prestigio y reconocimiento en el arte universal.
Consideró también que las obras habían sido entregadas en comodato al Museo de Arte Moderno del Instituto Nacional de Bellas Arte y Literatura (INBAL), para disfrute del pueblo mexicano y de visitantes extranjeros.
Con fundamento en la ley, la declaratoria generó un conjunto de obligaciones específicas a cargo de los propietarios de las obras, para los efectos de asegurar su conservación, además de que consignó la prohibición de su exportación definitiva.

 

Contratos de donación
El matrimonio formado por Walter Gruen y Ana Alexandra Varsoviano donó al INBAL, en febrero de 2002, 38 de las obras de Remedios Varo que constituían la colección de que eran propietarios. Antes, en 1993, habían donado al INBAL el cuadro denominado La huida.

 

Juicio de petición de herencia
De acuerdo con el artículo 14 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, la acción de petición de herencia se deduce por el heredero testamentario, o ab intestato, contra el albacea o poseedor de las cosas hereditarias, con la pretensión de que se le declare heredero, se le entreguen los bienes hereditarios y se le rindan cuentas.
Beatriz Varo Jiménez, en su calidad de hija de Rodrigo Varo Uranga, quien fuera hermano de Remedios, inició el juicio ordinario civil de petición de herencia que se siguió ante el juzgado decimotercero de lo familiar del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, como consecuencia del cual fue declarada única y universal heredera y albacea en el juicio sucesorio de los bienes de su tía Remedios y pretendió que fueran inventariadas, como parte del acervo hereditario, las 39 obras que habían sido donadas por el matrimonio Gruen-Varsoviano al INBAL.
Beatriz tenía conocimiento de los valores alcanzados por la obra de Remedios, en virtud de que, en 1997, había subastado, a través de la galería neoyorquina Sotheby’s, el cuadro Naturaleza muerta resucitando, heredado de su abuela, en un precio de 550,000 dólares.

 

Fundamentos jurídicos

La defensa de los derechos de la nación sobre la Colección Isabel Gruen Varsoviano encontraría sustento en los ordenamientos y preceptos de los que enseguida se hace relación.

 

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos
El artículo 3º, fracción V, de la Ley Suprema dispone que el Estado alentará el fortalecimiento y la difusión de nuestra cultura.

 

Ley que Crea el Instituto Nacional de Bellas Arte y Literatura
El 31 de diciembre de 1946 fue creado el INBAL como dependencia de la Secretaría de Educación Pública (hoy de la Secretaría de Cultura), no obstante lo cual se le confirió personalidad jurídica y se le atribuyeron como finalidades el cultivo, fomento, estímulo, creación e investigación de las bellas artes en las ramas de la música, las artes plásticas, las artes dramáticas y la danza, las bellas artes en todos sus géneros y la arquitectura (artículos 1º y 2º).
La ley ordena que el INBAL forme su patrimonio, entre otros, con los bienes que adquiera por herencia, legado, donación o por cualquier otro título (artículo 4º).

 

Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos
Dispone que es de utilidad pública la investigación, protección, conservación, restauración y recuperación de los monumentos arqueológicos y artísticos, y su aplicación, en lo que a los monumentos artísticos se refiere, compete al INBAL (artículos 1º y 44).
Son monumentos arqueológicos, artísticos o históricos los determinados por la ley y los declarados de oficio o a petición de parte por el presidente de la República, si se trata de bienes de la Federación o de las entidades federativas, o por el secretario de Educación Pública (hoy por el secretario de Cultura), en los demás casos (artículo 5º de la ley y 9 de su reglamento).
Monumentos artísticos son los bienes muebles e inmuebles que revistan valor estético relevante atendiendo su representatividad, inserción en determinada corriente estilística, grado de innovación, materiales y técnicas utilizados (artículo 33).

Ley General de Bienes Nacionales
Los bienes muebles de la Federación considerados como monumentos artísticos conforme a la ley, o la declaratoria correspondiente, están sujetos al régimen del dominio público y son, por ello, inalienables, imprescriptibles e inembargables. Tampoco podrá ejercerse respecto de ellos acción reivindicatoria o de posesión definitiva o provisional (artículos 6, fracción XV, y 13).
Los bienes sujetos al régimen del dominio público de la Federación estarán exclusivamente bajo la jurisdicción de los poderes federales; consecuentemente, sólo los tribunales federales serán competentes para conocer de los juicios civiles, mercantiles, penales o administrativos que con tales bienes se relacionen (artículos 9 y 10).

 

Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República
Corresponde al Ministerio Público Federal intervenir como representante de la Federación en todos los negocios en que ésta sea parte o tenga interés jurídico (artículo4, fracción II, b).

 

El juicio federal

Demanda
Estando latente el riesgo de que una resolución judicial en el fuero común llegare a adjudicar a favor de la heredera de Remedios Varo las 39 obras pictóricas cuya propiedad había sido transmitida por donaciones al INBAL, la Secretaría de Educación Pública y sus órganos desconcentrados el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el INBAL requirieron la intervención de la Procuraduría General de la República para los efectos de que se iniciara un juicio ante los tribunales de la Federación.
El 25 de septiembre de 2006 se presentó en la oficialía de partes común a los juzgados de distrito en materia civil en el Distrito Federal la demanda en vía ordinaria civil, suscrita por el director general de Asuntos Jurídicos de la procuraduría en contra de Beatriz Varo Jiménez, heredera de los bienes de la sucesión de Remedios Varo Uranga, para reclamar las siguientes prestaciones a favor de la Federación:
- La acreditación de un mejor derecho de propiedad sobre el que tiene la Federación respecto de las 39 obras pictóricas de la autoría de Remedios Varo Uranga, que se detallaron en la demanda.
- La declaración que tuviere a bien emitir el juzgado de distrito al que correspondiere conocer del asunto, en el sentido de que la Federación, entendida como la nación mexicana, es la única y legítima propietaria de las 39 obras mencionadas.
La Federación sustentó su acción, principalmente, en los siguientes hechos:
1. Dos contratos de donación formalizados en sendas escrituras públicas, mediante los cuales Ana Alexandra Varsoviano Neumann y su esposo Walter Gruen Berger donaron a título gratuito al INBAL el cuadro La huida en 1993 y con posterioridad, en 2002, las 38 obras que complementan la colección.
2. Escritura pública 43,053 ante el notario 96 del Distrito Federal mediante la cual los donantes exhibieron para su protocolización los documentos con los que acreditaban la propiedad de las obras que donaron. Entre los documentos protocolizados se incluyó el contrato de cesión de derechos celebrado el 1° de septiembre de 1963, entre Remedios Varo y Walter Gruen, del cual se hace relación con anterioridad.
3. Acuerdo 307 publicado en el Diario Oficial de la Federación el 26 de diciembre de 2001, por el cual el secretario de Educación Pública declaró monumentos artísticos las obras que integran la colección de referencia.
En la demanda se argumentó que los jueces del fuero común en materia familiar son incompetentes para resolver controversias de propiedad; con mayor razón cuando se trata de bienes de propiedad nacional sujetos al régimen del dominio público de la Federación.
Correspondió conocer del juicio, por razón de turno, al juzgado tercero de distrito en materia civil.

 

Contestación de la demanda
El 16 de octubre de 2006 la demandada Beatriz Varo Jiménez contestó la demanda, a cuyo efecto negó acción y derecho a la actora, atacó de ineficaces los documentos exhibidos por ella y opuso las excepciones que consideró procedentes.

 

Consideraciones judiciales
Una vez que el INBAL fue llamado a juicio, desahogadas las pruebas ofrecidas y presentados los alegatos que convinieron a las partes, la juez tercero de distrito en materia civil pronunció su resolución definitiva el 16 de octubre de 2007.
Sustentó su competencia en la Constitución General de la República y en la Ley Orgánica de Poder Judicial de la Federación, toda vez que la disputa se centraba en determinar si los bienes en cuestión debían ser reconocidos como propiedad de la nación, y consideró que la vía ordinaria civil era la procedente.
Estimó que en la conducta de la Federación, al celebrar los contratos de donación y sus modificaciones, no existió fraude ni dolo procesal como lo argumentó la demandada, pues para ello la opositora debió probar que la parte actora motivaba la viabilidad de sus pretensiones en dos o más tesis discrepantes o excluyentes, siendo que la actora fue congruente en la narración de los hechos y no incurrió en conductas indebidas o contradicciones.
La juzgadora confirió eficacia probatoria plena al contrato de cesión de derechos gratuita celebrado por Remedios Varo, como cedente, y Walter Gruen, como cesionario, el 1° de septiembre de 1963, en virtud de no haber sido impugnado su contenido ni su firma.
En ese contexto devino infundado lo argumentado por la demandada en el sentido de que Walter Gruen había sostenido tesis contrarias y excluyentes entre sí. Lo anterior porque la cesión no fue desvirtuada y quedó probado el lazo sentimental que unió a Remedios y a Walter, siendo dicha relación afectiva la causa de la cesión de derechos.
Esa circunstancia creó en la juzgadora la presunción legal y humana de su autenticidad, toda vez que el animus donandi afecto a una cesión de derechos gratuita, o donación, tiene por objeto gratificar al cesionario o donatario.
La juzgadora destacó el compromiso del cesionario para ejercer todo tipo de acciones con objeto de que se reconociera la calidad de la pintora y se evitara el demérito de su prestigio y su honor, así como para impedir deformaciones, alteraciones, mutilaciones o modificaciones de su obra, de manera que en los contratos de donación a favor del INBAL se advierte reflejado el cumplimiento de esos deberes.
La juez estableció también que, habiendo sido probado el vínculo sentimental entre la cedente y el cesionario, así como que ese lazo afectivo constituyó la causa de la cesión, opera a favor del cesionario la presunción de que poseía las obras donadas con justo título, máxime que todas son preexistentes a la celebración del contrato.
Estimó la juzgadora de la mayor importancia resaltar que la cesión fue atestiguada y ratificada por el doctor Guillermo Floris Margadant, persona de honor, reputación y prestigio en el ámbito de la ciencia jurídica. La honorabilidad de Floris Margadant confirmó en la juez la convicción de que no hay tesis contradictorias o excluyentes en la posesión alegada por Walter Gruen.
Razonó la juez que el contrato de cesión de derechos de referencia configura una donación a título gratuito, a partir de la cual Walter Gruen resulta apto para poseer las obras pictóricas disputadas en calidad de propietario.
Obtiene la meridiana conclusión de que si Remedios Varo hubiere conservado obras de su autoría a la fecha en que formalizó la cesión de derechos a favor de Walter Gruen, los derechos sobre esas obras deben entenderse cedidos o donados al propio Walter, por lo que no se configura fraude o dolo por parte de éste, de manera que no asistía la razón a la demandada para refutar las donaciones al INBAL, en virtud de que el donante Walter Gruen estaba plenamente legitimado y poseía las obras con justo título.

 

Comprobación de los elementos de la acción
En cuanto a los elementos de la acción y la excepción de falta de legitimación de la actora, la juez consideró que el derecho de propiedad acreditado por la Federación sobre las 39 obras en cuestión es mejor que el ostentado por la demandada Beatriz Varo Jiménez como heredera en la sucesión de los bienes de Remedios.
La juez tuvo por probado que las 39 obras en litigio salieron del patrimonio de su autora Remedios Varo y se incorporaron al de Walter Gruen Berger y Ana Alexandra Varsoviano Neumann, quienes las donaron a la nación mexicana y consecuentemente deben ser consideradas imprescriptibles, inalienables e inembargables.

 

Resolutivo
Luego de que la juzgadora realizó un análisis integral y armónico de las pruebas aportadas resolvió declarar que la Federación, entendida como la nación mexicana, acreditó un mejor derecho de propiedad sobre las 39 obras pictóricas objeto del juicio y por ello se le reconoció como la única y legítima propietaria de las mismas.

 

Apelación y amparo directo
La sentencia de la juez tercero de distrito en materia civil fue confirmada el 13 de febrero de 2008 por el tercer tribunal unitario en materias civil y penal del primer circuito, en el recurso de apelación que fue interpuesto por la demandada Beatriz Varo Jiménez, mientras que el 15 de agosto de 2008 el octavo tribunal colegiado en materia civil del primer circuito negó el amparo solicitado por la propia Beatriz.

 

Reflexión final
A partir de las reformas que entraron en vigor el 1º de mayo de 2009, el artículo 4º constitucional, en su párrafo 12, reconoce el derecho humano de acceso a la cultura y al disfrute de los bienes y servicios que presta el Estado en la materia, así como el ejercicio de los derechos culturales.
La disputa por las obras de Remedios Varo que hoy forman parte del patrimonio cultural de la nación con rango de monumentos artísticos tuvo lugar con anterioridad a la promulgación de las reformas al artículo 4º constitucional en materia de cultura, pero lo anterior no fue óbice para que las instituciones del Estado que intervinieron cumplieran sus funciones con responsabilidad y profesionalismo.

 


 

* Profesor de la Facultad de Derecho de la UNAM.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado