Valmos & S.C., abogados en amparo

Valmos & S.C., abogados en amparo

Valmos & S.C. es una firma de abogados que surgió a raíz de la necesidad de ofrecer a sus clientes conocimientos especializados en las materias de Derecho constitucional, fiscal, administrativo, laboral, penal y parlamentario, así como asesoría empresarial y diseño de estrategias fiscales, otorgándoles la certeza de honestidad y trabajo real, con compromiso y responsabilidad.

 

Valmos & S.C. surgió como una opción real de operación y consultoría jurídica especializada en el manejo del juicio de derechos fundamentales (amparo).

Con más de dos décadas de experiencia en litigio y con la recomendación de sus representados, ofrece una solución integral y personalizada a los problemas de sus clientes, de acuerdo con las circunstancias concretas de cada caso particular, con garantía, confianza, ética y honestidad. Por ello ofrece servicios de alta calidad, en áreas interdisciplinarias y multidisciplinarias en diversos campos del Derecho (constitucional, fiscal, administrativo, laboral y penal), así como en el desarrollo y la implementación de estrategias fiscales, comercio exterior, auditorías internas y externas, asesoría empresarial, y proyectos y construcción de consensos con miembros del Poder Legislativo (Cámara de Diputados y Cámara de Senadores de la Federación), gobernadores de los estados y sus congresos. 

José Óscar Valdés Ramírez

Es director general de Valmos & S.C., abogados en amparo. Originario de Toluca, Estado de México, es doctor en Derecho constitucional, suma cum laude; experto en lobbies en los tres poderes de la Unión, especialista en Derecho fiscal penal; autorizado por el sistema computarizado para el registro único de profesionales del Derecho ante los tribunales de circuito y los juzgados de distrito de todo el territorio nacional mexicano, con número de registro único 115685; cédula profesional con efectos de patente a nombre de José Óscar Valdés Ramírez; título apostillado de doctor en Derecho número 64554, certificado de acuerdo con la Convención de La Haya de octubre 1961; dos veces premio mundial de oratoria; reconocido por la Secretaría de Relaciones Exteriores en su edición Cronología de política exterior de México y graduado con uno de los mejores promedios de la Universidad Tepantlato. Togado por la ex ministra Olga Sánchez Cordero de García Villegas, actualmente es maestro en amparo y en ciencias penales, y doctorando en ciencias penales y en Derecho constitucional. 

“El motivo de cursar maestrías y doctorados no tiene otro fin que aprender cada día más. Mi preparación la he logrado en la Universidad Tepantlato, abrevando de la plantilla de maestros compuesta por jueces y magistrados; aprendiendo la máxima de que aquel que no estudia a diario cada vez es menos abogado. La reforma constitucional y la reforma a la Ley de Amparo son los parteaguas para una preparación más vasta. Me especializo en la demanda de derechos fundamentales porque éste es el medio idóneo para defenderse de cualquier autoridad. La nueva Ley de Amparo considera la omisión, lo cual es una veta importante para los ciudadanos, sobre todo el interés legítimo, esto es, la veta en la que he dado batalla en los tribunales federales. Los abogados debemos salir de nuestra zona de confort y en verdad humanizarnos y ciudadanizarnos para hacer las leyes más asequibles, ya que las batallas en las calles están perdidas pues no dan resultados. Debemos confrontar a las autoridades en los tribunales. Y es que no he visto demandas de derechos fundamentales contra la omisión de aplicar un protocolo contra Donald Trump, sino sólo en las redes sociales. Los colegios de abogados se han vuelto un Club de Tobi para adular a las autoridades, cuando deberían cuestionar su actuación constitucional. Existe un vacío de poder y una ausencia de capacidad legal de la Federación, a la que le falta talento, personalidad y sensibilidad. Este país es de relaciones y no de capacidades. Y esto no ha cambiado, pues veo en los cargos públicos a personas a quienes les falta preparación y están ahí por amistad o por compadrazgo. Los abogados tenemos la obligación de observar que la autoridad cumpla su mandato constitucional de hacer valer y respetar el Estado de Derecho. El problema de nuestro país es la educación: un país educado es un país respetuoso del Derecho. Pero si el mensaje del gobierno es convertir a los narcos en caudillos y héroes, por eso estamos así, haciendo apologías del crimen. En los casos que he defendido es lamentable que la Procuraduría General de la República actúe con líneas sin sustento durante sus investigaciones. En este país, a diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos, el perjurio no es un delito grave. En nuestro sistema oral adversarial, que es una mala copia del sistema estadounidense, no se castiga la mentira. Nuestro país necesita menos aduladores del sistema. Los jóvenes tienen la oportunidad histórica de destacar porque este sistema de justicia es nuevo por completo y se va a perfeccionar sobre la marcha. Las vacas sagradas se van a exterminar con el último aliento del postrer juicio del sistema mixto inquisitorio. Y entonces vendrán nuevos abogados. Sangre nueva, que tanta falta hace a nuestro sistema de justicia.

”Espero que se realice la colegiación de los abogados y de todas las profesiones. México está atrasado años luz respecto de los países de América Central en materia de derechos humanos. La tortura en todos sus aspectos sigue siendo la bandera de procuradurías locales y estatales, y nos hace ver como un país bananero en el concierto de las naciones. Ojalá se produzcan cambios, aunque en este país se hace lo mismo con las mismas personas y se quieren obtener resultados distintos. Éste es el mal de Sísifo. Con tristeza veo que el partido que llega al poder empodera a nuevos alfiles que antes eran desconocidos y ahora, envanecidos por la prensa oficial, se presentan como salvadores de la patria. La pregunta es: ¿qué hacían cuando estaban en el anonimato?, ¿alguien los conocía?, ¿eran exitosos? La respuesta es negativa. Tendemos a adular a personajes que no dan la talla ni tienen la altura de miras que el país reclama. En mi trinchera pelearé en tribunales mediante el amparo. Por eso me preparo: para ser un mejor mexicano, un profesional y no sólo un profesionista, apasionado y amante de su país, que cree firmemente que debe existir la independencia total y absoluta entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial. La patria reclama un Poder Judicial fuerte e independiente”.

Notas periodísticas

http://abogadosenamparo.com/apariciones-en-prensa

Sin fuero, el gobernador electo de Aguascalientes: Óscar Valdés

‘‘El único que tiene fuero es el gobernador de Aguascalientes en funciones; de ninguna manera puede haber dos fueros de gobernador para un estado. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ya lo ha resuelto así’’, sostuvo Valdés Ramírez, abogado mexiquense con más de 25 años de experiencia en las materias constitucional y de amparo.

Fuente: La Jornada.

Dan malletazo de arranque al nuevo sistema de justicia penal

“Inicia nuevo sistema penal con pocas instalaciones y capacitación.” En entrevista con El Financiero, el doctor José Óscar Valdés Ramírez señaló: “La ley de amparo no es progresiva. Tenemos un Código Nacional de Procedimientos Penales con muchos artículos progresivos, pero con una Ley de Amparo que no es progresiva”.

Fuente: El Financiero.

Demandan homologar costo de botellas de agua en todo el país

Un juez federal admitió a trámite una demanda de amparo con la que se pretende obligar a la Secretaría de Economía a que fije precios homologados en productos básicos, con el fin de que el agua embotellada, el huevo, la leche y otros víveres para el consumo familiar cuesten los mismo en todo el país.

Fuente: La Jornada.

Procurador de Edomex, aspirante a la Corte, culpa al Ejército de alterar escena en Tlatlaya

En medio de cuestionamientos de juristas y organizaciones sociales que ponen en entredicho su honorabilidad y sus capacidad, las ternas de mujeres y hombres que aspiran a ocupar dos vacantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desfilaron en el Senado para exaltar sus méritos, y sólo dos, los más cuestionados, se defendieron de los escándalos en los que están inmersos.

Fuente: Proceso.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado