¿Qué debemos hacer si Estados Unidos se retira del TLCAN?

¿Qué debemos hacer si Estados Unidos se retira del TLCAN?

Destacados abogados reflexionan, desde sus áreas de especialidad, sobre los elementos que debe contener un Plan B en caso de que Estados Unidos se retire del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

 

 

Julio J. Copo Terrés

Experto en Derecho administrativo y de salud

Basham, Ringe y Correa

Un Plan B ante la posible retirada de Estados Unidos del TLCAN debe incluir una intensa labor diplomática y comercial con actuales y potenciales aliados regionales y globales, tan anticipadamente a la terminación del tratado como sea posible, con el fin de minimizar el impacto económico de dicha terminación. Es un buen momento para que México, como líder regional americano, reconsidere la ratificación del TPP y asuma un papel más activo en la consecución exitosa del mismo, con el fin de diversificar sus opciones comerciales internacionales.

 

Mauricio Jalife Daher

Experto en Derecho de la propiedad intelectual

Jalife, Caballero & Asociados

El Plan B para el eventual caso de la desaparición del TLCAN debe orientarse a la consecución de las reformas legales que se han venido aplazando en espera de la renegociación del tratado. Inicialmente, la espera para realizar cambios a las leyes de patentes y marcas, y la de derechos de autor, obedeció a la inminente llegada del llamado TPP; posteriormente, a la renegociación del TLCAN. Más allá del contexto que acompaña a estos cambios modernizadores en respuesta a exigencias externas, debemos afrontarlos como una decisión interna y autónoma, que nos lleve a la modernización de nuestros esquemas normativos en estas importantes disciplinas. Como mínimo, requerimos incorporar las patentes de modelo de negocio, las marcas no tradicionales (sonoras, táctiles y dinámicas), las acciones para impedir preventivamente el tráfico ilegal de obras en internet, e incrementar los niveles de observancia de estos derechos a través de medidas procesales efectivas. Debemos entender que al realizar estos cambios no le estamos haciendo un favor a nadie que no seamos nosotros mismos, y los requerimos si queremos atraer inversiones de otras regiones del mundo.

 

Óscar Vásquez del Mercado Cordero

Experto en Derecho concursal y contratos mercantiles internacionales

Corporativo Vásquez del Mercado

No solamente debemos considerar la posibilidad de que Estados Unidos se retire del TLC; sino que con o sin TLC con Estados Unidos y Canadá, México debe fortalecer su presencia en los países con los que ya tenemos formalizadas relaciones comerciales y abrir nuevos mercados, tanto en Centro y Sudamérica, como en Europa y Asia, sin descuidar los mercados africanos.

 

Óscar Cruz Barney

Experto en Derecho del comercio internacional y arbitraje comercial

Cruz Abogados

Los elementos que debe incluir un Plan B ante la posible retirada de Estados Unidos del TLCAN en materia de prácticas desleales de comercio, son los siguientes: 1) dotar de autonomía a la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales (UPCI) de la Secretaría de Economía; 2) fortalecer material y técnicamente a la UPCI; 3) reformar la Ley de Comercio Exterior de manera que se fortalezcan los procedimientos contra prácticas desleales de comercio y se cubran las lagunas y las deficiencias en la regulación actual —deberá regularse adecuadamente lo referente a la representación de las partes, los procedimientos por amenaza de daño y los procedimientos contra emisión de cuotas compensatorias—, y 4) establecer un mecanismo de formación y preparación de abogados mexicanos para la defensa de las exportaciones mexicanas en los foros comerciales internacionales.

 

Luis Alfonso Madrigal Pereyra

Experto en Derecho penal

Madrigal y Madrigal Abogados

El Plan B ante la posible retirada de Estados Unidos del TLC no es otro que el que se ha estado esperando por la sociedad mexicana: la consolidación del Estado de Derecho mediante la aplicación estricta de nuestro marco jurídico.

Es claro que una de las razones por las que se detiene la inversión extranjera en nuestro país es el alto índice de impunidad y la incertidumbre jurídica que padecen quienes en un momento dado están dispuestos a invertir en México.

Nuestro país cuenta con amplias posibilidades de inversión en todas las áreas industriales, pero la corrupción impide que se le vea como una opción de primer nivel. Empresas extranjeras consultan con sus abogados y manifiestan sus temores de ser víctimas de corrupción e impunidad. Ante lo anterior, a los abogados no nos queda otra opción que aceptar que estos son factores de riesgo.

Debemos dar a extranjeros y nacionales las más amplias seguridades en cuanto a procuración y administración de justicia. Entonces México podrá ganar.

 

Jorge G. de Presno Arizpe

Experto en Derecho laboral

Basham, Ringe y Correa

Si Estados Unidos se retira del TLC o, para el caso, el tratado se termina, evidentemente traerá consecuencias en el mundo del trabajo en nuestro país. Esto implica no un Plan B sino un Plan A, pues los bienes y los productos fabricados en México para ser exportados a Estados Unidos se verán afectados con gravámenes que hoy no tienen.

Eso necesariamente provocará mayores costos de producción que impactarán en las relaciones laborales en cuanto a salarios, prestaciones y, en general, mano de obra.

Los empresarios y los sindicatos, con ayuda de los abogados especialistas en materia laboral, deberán poner atención y cuidado a efecto de conservar la planta productiva y las condiciones de trabajo óptimas para los empleados.

 

Rodolfo Cruz Miramontes

Experto en Derecho internacional público

Cruz Abogados

El Plan B aludido debe contener, al menos, los siguientes elementos: 1) programas inmediatos y de corto plazo para aprovechar los ACR existentes; 2) concomitantemente, medidas para suavizar la separación de Estados Unidos del TLCAN, y 3) de inmediato, establecer todos los apoyos para impulsar la producción nacional de bienes y servicios para consumo nacional y para el comercio de exportación, conservando en lo posible las instituciones creadas.

 

Gonzalo Sánchez de Tagle

Experto en Derecho constitucional

El TLCAN es más que sólo un acuerdo comercial. De ser denunciado por Estados Unidos, el ritmo y el flujo de exportaciones seguirá siendo similar a precios parecidos. Sobre todo ha servido desde su entrada en vigor para dar predictibilidad y seguridad jurídica a inversionistas extranjeros. México ya es un país con enrome diversificación instrumental en el comercio internacional. Aun así, debe vigorizar esas relaciones, como la Alianza del Pacífico y el Acuerdo Global con la Unión Europea e impulsar el TPP 2.0, sin Estados Unidos. México debe mantener el acuerdo comercial con Canadá, incorporando una cláusula de admisión futura a Estados Unidos, para cuando este país crea que hacer un frente común norteamericano tiene sentido en un mundo globalizado. Sobre todo, debemos suplir con legislación interna los mecanismos y las instituciones que otorgan seguridad jurídica a inversionistas y, por supuesto, analizar a fondo las causas de nuestra dependencia económica con Estados Unidos.

 

Juan Pablo Sánchez Flores

Experto en Derecho agrario

Sánchez Mejía Abogados Asociados

Antes de ofrecer una respuesta a esta cuestión, es necesario señalar que el tema es importante para nuestro país y que requiere una atención detallada, con la participación de los sectores productivos de la República, con su experiencia y enfocados en otros mercados internacionales, realizando el cuestionamiento en torno de si estamos organizados y preparados para competir en igualdad de condiciones económicas internamente, si contamos con la infraestructura adecuada para todos los sectores y si sólo se va a beneficiar a los comercializadores.

El sector agropecuario es un elemento principal de la negociación con nuestros socios, por lo que veo difícil una retirada de Estados Unidos. Es más, pienso que este sector agropecuario va ser un elemento fundamental en la negociación que harán nuestros representantes para que el TLCAN se lleve en buenos términos.

Me explico: las economías están sustentadas en varios sectores. Por ejemplo, la tecnología, que es protegida por empresas que han crecido y que controlan un mercado específico, el cual rebasó la productividad original y ahora controla incluso el ámbito bursátil, o la industria automotriz, que va a un sector específico; en cambio, el sector agropecuario va a distintos sectores de consumo satisfaciendo las necesidades de la sociedad.

Ante lo expuesto, nuestro país debe prepararse para fortalecer su cultura empresarial, fomentando la inversión en nuestro campo, combinando recursos tecnológicos, económicos y jurídicos, y apoyando a los ejidos, a los comuneros y a los pequeños propietarios, entre otros, y promoviendo la participación de los sectores empresariales, sin circunscribirse al norte del continente, sino a los países del sur, así como a Europa y a otros países.

 

José Eduardo Salgado Villegas

Experto en Derecho corporativo y mercantil

Capgemini Mexico & Colombia

Desde mi perspectiva, México debe establecer las bases internas para tener un crecimiento sin depender de Estados Unidos. Nuestro vecino del norte ha probado ser un gran aliado en ciertas situaciones, pero un enemigo letal en otras. México no puede elevar el nivel de educación ni de vida de su población si persiste en seguir siendo la maquiladora de Norteamérica y de Europa. Este camino debe ser labrado con alianzas comerciales, científicas y educativas a través del TPP, del tratado de libre comercio con la Unión Europea y de un eventual tratado con los países vecinos de Sudamérica. Hay que diversificar el riesgo y fortalecer las alianzas que ya tenemos con otros países, incursionar en nuevos mercados y educarnos; hay que dejar de ser un país de obreros y convertirnos en un país de científicos y profesionales.

Este Plan B debería de ser el Plan A, y el TLCAN el Plan B.

 

Víctor E. Corzo

Experto en Derecho internacional

Secretaría de Relaciones Exteriores

Si se retira del TLCAN el gobierno estadounidense, sin duda buscará cerrar otros frentes donde siente que ha salido perdiendo con México. Por esta razón, como parte de un Plan B yo sugeriría, primero, seguir protegiendo —a través de la red consular mexicana— la fuerza laboral mexicana en Estados Unidos (migrantes regulares e irregulares, así como envío de remesas), otorgándole a la cancillería la misma cantidad de recursos extraordinarios que se le dio este año para el reforzamiento de las labores de protección consular (i.e. 1,070 millones de pesos); y segundo, buscar retener las inversiones extranjeras en México, otorgando a los inversionistas garantías de que sus disputas legales serán evaluadas en un foro neutral, tal como se contempla en el capítulo 11 del TLCAN. Una opción disponible sería la ratificación de la Convención del CIADI, donde —aun cuando México es usuario frecuente a través del Mecanismo Complementario del CIADI y acata las decisiones de los tribunales de buena fe— su firma sin duda enviaría una buena señal a los inversionistas extranjeros.

 

Ricardo Ramírez Montoya

Experto en Derecho sanitario

Hudde & Rynd

El TLCAN ha resultado paradigmático para el Derecho sanitario en México. Impulsó el replanteamiento de los estándares de calidad y seguridad de productos para consumo humano (alimentos, bebidas, cosméticos, entre otros), y, en el caso particular de los insumos para la salud (medicamentos, dispositivos médicos, etcétera), también los estándares de seguridad. De igual manera, permitió un régimen de protección a la propiedad intelectual que incentiva la innovación en todos estos productos. La falta de acuerdo para una renegociación requeriría: el desarrollo de capacidades locales para la evaluación de tecnologías, reduciendo la dependencia en Estados Unidos; el fortalecimiento del control sanitario de la COFEPRIS apuntando a otros mercados, y la reducción de las disposiciones internacionales hoy referenciadas en el TLCAN, con una revisión de la normativa nacional y aprovechando la diversidad de tratados comerciales y/o de propiedad intelectual (e.g. Alianza del Pacífico, Unión Europea, Organización Mundial de Comercio).

 

Fabián Ávila Torres

Experto en temas de lavado de dinero

Michel Abogados

Considero que ante la posibilidad de que el TLC llegue a su fin, un Plan B debe atender varios aspectos, de los cuales referiré dos: a) la revisión inmediata del esquema de restricciones arancelarias y no arancelarias que actualmente tenemos frente al gobierno de Estados Unidos, con el fin de realizar los ajustes correspondientes para tratar de compensar, en la medida de lo posible, los efectos de la culminación del trato arancelario preferencial derivado del TLC; b) la revisión sustantiva del marco legal en materia aduanera y de comercio exterior para flexibilizar y agilizar nuestros procesos internos de importación y exportación con otros países, con el objeto de hacer más eficientes nuestras relaciones comerciales con éstos, e, incluso, para incentivar la apertura de nuevos mercados.

 

Ernesto Erreguerena

Experto en Derecho de la propiedad intelectual

Calderón & De la Sierra

Dada la inquietante y titubeante posición actual del gobierno de Estados Unidos, que más parece ser por una razón de negativa necia por cuestiones lejanas a temas comerciales, de retirarse de las negociaciones del TLC, lo que en materia de propiedad intelectual debe hacer México es no asustarse y continuar con Canadá, negociando esas actualizaciones comerciales que deben darse dado el simple paso del tiempo, así como voltear al lado sur del continente donde se pueden encontrar buenas áreas de explotación para el aspecto comercial, donde encontramos inmersa a la propiedad intelectual, la que, dado el amplio desarrollo tecnológico que los sexenios de la firma del TLC más los siguientes han permitido, puede ser punta de lanza en dichas áreas, creando buenas oportunidades de inversión, transferencia de tecnología y explotación comercial e industrial.

No debe ser un tema decepcionante el que Estados Unidos pudiera salir del TLC, sino que debe ser un punto de inflexión para buscar nuevas oportunidades de crecimiento comercial e industrial, tanto en este continente como en los restantes, y de esa forma tener más ventanas de oportunidad para mostrar e incrementar el repertorio de propiedad intelectual que ya se tiene a la fecha y que, dadas las condiciones actuales del país, permite un desarrollo franco y sustentable… Así que vale la pena ocuparse más que preocuparse.

 

Jaime Galicia

Experto en Derecho del comercio internacional

Galicia Briseño Abogados

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La lección que está dejando este proceso a empresarios y autoridades en México es la necesidad de diversificación que tiene el país hacia nuevos mercados de importación y exportación, canales comerciales, logística y proveeduría, aprovechando de manera efectiva la red de 12 tratados de libre comercio con 46 países, 32 tratados de inversión y nueve acuerdos de complementación económica y alcance parcial. Se requiere una acción muy coordinada entre autoridades y empresas para compartir información estratégica de mercados y otorgamiento de apoyos con una filosofía proactiva no burocrática, y aprovechar las oportunidades que se abrirán ante la eventual entrada en vigor del TPP. Adicionalmente, se deberá privilegiar el abasto alimentario y energético del país.

Se deberán identificar aquellos sectores que mediante los incentivos necesarios continuarían exportando al mercado norteamericano a pesar de una eventual alza arancelaria y aprovechar la fortaleza de nuestro mercado interno de consumo.

 

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado