¿Qué repercusiones tendrá el triunfo de Donald Trump en el Derecho mexicano?

¿Qué repercusiones tendrá el triunfo de Donald Trump en el Derecho mexicano?

Tomando en cuenta las promesas que Donald Trump ofreció poner en práctica al iniciar sus primeros 100 días de gobierno, nuestro sistema jurídico deberá reforzarse en términos de protección a migrantes y asesoría consular.

 

Vicente Fernández Fernández

Habrá que esperar a ver qué propuestas de campaña se convierten en decisiones de gobierno. En principio, las determinaciones que llegue a tomar Trump en materia migratoria y comercial (TLCAN) serán las de mayor repercusión para los mexicanos, de manera que nuestro gobierno (sobre todo el Ejecutivo y el Legislativo) deberán tomar decisiones para aminorar los efectos negativos. Por eso, parte de las acciones que se deben tomar tienen que ver con los ajustes normativos a las regulaciones en materia comercial, sobre todo la legislación que tiene incidencia en la inversión extranjera y el comercio exterior. Asimismo, el Estado mexicano debe prepararse ya para una posible exacerbación de la ya existente crisis migratoria, no sólo por el incremento de las deportaciones de mexicanos, sino por el hecho de ser nuestro territorio el paso de los centroamericanos, que al no poder ingresar a Estados Unidos se quedarán en nuestra frontera, acelerando los problemas que ya existen ahora, como en el caso de los haitianos en Tijuana.

 

Claudia De Buen Unna

Tendríamos que conocer primero la forma en que Trump va a gobernar, para lo cual sería necesario que el propio presidente electo se defina; hasta ahora, sólo hemos escuchado un discurso exaltado y contradictorio. Lo que sí es claro es que hay una gran incertidumbre que nos afecta, sobre todo en la forma en que ha influido a la ya tan castigada economía mexicana y en la consecuente y grave devaluación del peso. Se espera también una inflación mayor a la experimentada años anteriores, que repercutirá negativamente en el cumplimiento de las empresas —el pago de sus obligaciones fiscales, laborales y de seguridad social—, como lo hemos vivido en crisis anteriores. Y frente a la amenaza de la cancelación y, en el mejor de los casos, de la renegociación del TLCAN y de los acuerdos comerciales derivados éste, la perspectiva es poco alentadora. El Estado mexicano entonces tendrá que generar las reformas legislativas necesarias para atraer más inversión y, con ello, más fuentes de trabajo.

 

Segundo García Hinojosa

No cabe duda de que afectará enormemente a nuestro país. Uno de los nichos más afectados será, desde luego, el del Derecho. Decir que con su elección surge una “gran oportunidad”, como sostienen algunos de nuestros ministros del gobierno, entre ellos el mayor, es una bofetada al pueblo mexicano. Se discutirá sin duda alguna toda la estructura del TLCAN, entre otros tratados, pero será desde una posición de desventaja absoluta para nosotros; nuestros representantes se limitarán a que se nos cause el menor daño posible, situación diferente a aquella que permitiera a los abogados mexicanos a intervenir en forma igualitaria. Se comenta incluso la enorme posibilidad de que el vecino país se “salga” de dicho tratado. Los efectos serían peores aún.

 

Jesús Pérez Cisneros

Es difícil prever un cambio directo en el sistema jurídico mexicano a partir de las declaraciones mediáticas e incluso de lo que se anuncia como su “plan de inicio de labores”, pues los cambios en las leyes deben responder a realidades concretas y no a suposiciones. En realidad, la repercusión debería ser más con respecto a acciones políticas y económicas a cargo del gobierno federal, pues es en esos ámbitos en los que se debe prever cómo hacer frente a cambios ya anunciados con respecto a la relación comercial entre ambos países y el trato que se le dé a los connacionales a partir de una política antiinmigrante. Poco de lo anterior tiene trascendencia directa en las leyes del país, pues ni siquiera podemos reaccionar con cambios en la legislación comercial o mercantil con el principal socio de México.

 

José María Aramburu Alonso

Si Trump materializa sus discursos de campaña, será necesario a mediano plazo hacer cambios a nuestra normativa, sobre todo a aquella regulación enfocada a aspectos económicos y sociales.

Confío en que Estados Unidos es un país de leyes, y también creo que van a existir los pesos y los contrapesos jurídicos en el Poder Judicial y en el Poder Legislativo norteamericano. Aunado a que habrá grupos de empresarios y asociaciones a los que deberá escuchar el futuro presidente, antes de tomar decisiones extremas que también van a repercutir en ellos mismos.

Por otra parte, si Trump realmente expulsa a dos o tres millones de inmigrantes, el mayor porcentaje serán mexicanos y tendremos que hacer una reforma por los impactos económicos, sociales y de salud que esa acción pueda implicar para México.

Por otro lado, gravar las remesas de nuestros connacionales en Estados Unidos sin duda disminuirá e inhibirá su envío a nuestro país, con las repercusiones económicas, de salud y sociales que esto implica en algunos estados como Guanajuato, Michoacán y el Estado de México.

 

Juan Velásquez

Mi opinión respecto de la repercusión que tendrá el triunfo de Trump en el Derecho mexicano es que nada será peor que la imposición de Estados Unidos, a través de USAID y mediante abogados que por protagonismo se adjudicaron su paternidad, de los llamados “juicios orales”.

 

Jorge G. de Presno

Creo que esas repercusiones del triunfo de Trump en el Derecho mexicano y, específicamente, en la práctica y el ejercicio de la abogacía, traerán nuevos retos que necesariamente harán que el abogado explore caminos que de otro modo no tendría que explorar en beneficio de sus clientes, y eso es bueno. Es indudable que esta elección tendrá influencia en todas las ramas del Derecho y de su ejercicio, pero significativamente en las relacionadas con la inversión, el comercio internacional y la creación y conservación de empleos. Los abogados mexicanos debemos voltear a otros mercados y a otras alianzas comerciales más allá de nuestra frontera norte.

 

Ricardo Sodi Cuéllar

Los posibles retos que enfrentará México serán por deportaciones de migrantes mexicanos e iberoamericanos hacia nuestro territorio, por protección de nuestros connacionales en Estados Unidos y por presiones económicas y comerciales. En estos ejes deberán reaccionar el gobierno y el pueblo de México. Bajo el liderazgo de nuestras autoridades, la sociedad mexicana deberá unirse y reaccionar en apoyo a las acciones que se determinen. Aprovechemos la oportunidad de mejorar el marco normativo en materias laboral, fiscal, mercantil y administrativa para favorecer las oportunidades de negocios en México. Asimismo se deberán fortalecer las atribuciones del Ejecutivo federal en la protección del comercio exterior. Se nos brinda la posibilidad histórica de que, frente a una retórica xenófoba e intolerante, se fomente la solidaridad y el espíritu innovador y creativo de los mexicanos.

 

Ignacio Morales Lechuga

La imagen que México proyecta en el extranjero dista de ser positiva; se nos califica como un país corrupto, con violencia desbordante, con gobiernos ineficientes a causa de políticos corruptos y sin sensibilidad social. Un país saqueado.

Tal vez debamos pensar qué debe hacer México para relanzar y capitalizar la relación bilateral, ya que la prosperidad de ambos países se incrementará si trabajamos juntos en las siguientes cinco metas compartidas: 1) Acabar con la inmigración ilegal. 2) Contar con una frontera segura, lo cual es un derecho soberano y mutuamente beneficioso; reconocemos y respetamos el derecho de ambos países de construir una barrera física en cualquiera de sus fronteras para detener el movimiento ilegal de gente, drogas y armas. 3) Desmantelar los carteles de las drogas y acabar con el movimiento ilegal de drogas, armas y dinero a través de nuestras fronteras. 4) Mejorar el TLCAN, un acuerdo de 22 años de vigencia que debe ser actualizado para que refleje la realidad de nuestra época. 5) Mantener la riqueza manufacturera en nuestro hemisferio.

En relación con lo que ocurre en nuestro país, tenemos que enterrar definitivamente la corrupción que se ha desarrollado durante los gobiernos de los tres principales partidos políticos. Los recientes casos de gobernadores sujetos a proceso, amén de escandalosos, son un claro ejemplo de impunidad, ineficiencia, decepción e indignación. El gobierno debe hacer leyes ejemplares para la prevención y el combate a la corrupción. Ése y otros temas son parte de nuestro desprestigio internacional. Habrá que arreglarlos antes de quejarnos. La mesa está servida. El reto hay que asumirlo.

 

José Manuel Valverde

Tendrá serias repercusiones en el Derecho mexicano; por lo menos afectará todos los tratados comerciales, culturales y de cualquier tipo que tengamos con Estados Unidos, tratados que son Derecho mexicano.

 

Alfonso Pérez-Cuéllar

Tomando en cuenta las promesas que Donald Trump ofreció poner en práctica al iniciar sus primeros 100 días de gobierno, nuestro sistema jurídico deberá reforzarse en términos de protección a migrantes y asesoría consular, y preparar los mecanismos para defender los intereses de México en el marco del TLCAN, así como promover las medidas que puedan fortalecer el Estado de Derecho y la competitividad, disminuyendo gradualmente la dependencia en determinados rubros, tanto políticos como económicos.

 

Ismael Reyes Retana Tello

Creo que la mayor repercusión que podría originarse de la llegada de Trump a la presidencia estadounidense se derivaría de la supuesta denuncia del TLCAN, ya que podría propiciar una mayor litigiosidad para resolver las diferencias entre los inversionistas de ambos países. También hay que recordar que el TLCAN contiene un capítulo para protección de la inversión.

 

Antonio M. Prida

Espero equivocarme, pero sospecho que el presidente Trump denunciará el TLCAN, para lo cual tiene plenas facultades sin necesidad de consultar al Congreso. Para ello, Estados Unidos tendría que notificarlo a México y a Canadá, quienes seis meses después estarían fuera. De darse ese escenario, los efectos para México serían enormes y desde luego habría consecuencias jurídicas importantes.

Desde la perspectiva internacional, inmediatamente habría que evitar que se dañe el entendimiento comercial con Canadá, manteniendo el TLCAN de manera bilateral, y negociar un nuevo tratado comercial con Estados Unidos con bases distintas. Ante la inminente conclusión del muro que divide a nuestros países y el reforzamiento de la vigilancia en los cruces legales, para sacar cierta ventaja será conveniente complementar acuerdos que limiten la transportación de armas hacia México y de drogas hacia los Estados Unidos. Será fundamental el ejercicio de derechos establecidos en diversos tratados en favor de nuestros connacionales radicados legal o ilegalmente en aquel país para proteger sus propiedades, aun en el caso de que sean deportados.

No obstante, me parece que el triunfo de Trump no tendrá repercusiones inmediatas en nuestro Derecho interno.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado