Miguel Ángel Godínez

Guerrero: prueba de fuego para la política criminal

Miguel Ángel Godínez

El estado de Guerrero ha sido señalado como la entidad más violenta de la República mexicana, y la ciudad de Acapulco como la tercera más violenta del mundo. El fiscal general de Guerrero, encargado de dirigir los esfuerzos de investigación y persecución de los delitos y de determinar la política criminal aplicable en el estado, comparte en esta entrevista las medidas que están implementando para revertir la situación de violencia y recuperar la confianza de la población.

 

¿Qué te motivó a estudiar la carrera de Derecho y cómo surgió tu interés por las ciencias penales?

Nací en una colonia de nivel medio en la ciudad de Acapulco, lugar en el que me tocó presenciar muchas injusticias.

Desde siempre me gustó ayudar en las actividades de mi colonia y también en las actividades de la iglesia. Incluso en algún momento pensé en ser sacerdote para ayudar a los demás, pero a través del tiempo me percaté de que no era mi vocación. Fue entonces que me atrajo mucho la idea de ser policía federal; por este motivo nunca me hice un tatuaje ni me perfore los oídos como lo hacían mis amigos, ya que no sería aceptado cuando presentara mis exámenes de ingreso a instituciones federales.

Invertí mi tiempo en estudiar, me fijé una meta y perseguí un sueño. En ese camino me encontré estudiando Derecho. Encontré en las ciencias penales una palabra que cambió mi vida por completo: justicia.

En mi formación como abogado encontré la oportunidad de ayudar a los demás por medio del fortalecimiento de un verdadero Estado de Derecho. Así es como me motivé y surgió mi interés por las ciencias penales.

 

Tras la renuncia de Iñaki Blanco, y en el contexto de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, ¿cuáles fueron las circunstancias que te condujeron a la titularidad de la fiscalía?

Cuando ocurren los hechos que dan origen a tu pregunta yo estaba realizando un proyecto personal: la publicación de mi libro que lleva por nombre el Orgullo de ser policía, una investigación teórica, jurídica y de experiencia laboral a nivel estatal, nacional e internacional sobre el legal y legítimo uso de la fuerza pública.

En ese momento tenía sobre mi escritorio invitaciones para presentar mi libro en diferentes países, como España, Suecia, Italia, Colombia, Guatemala, Argentina y Uruguay, por lo que tomé la decisión de compartir este logro personal con mis paisanos en Acapulco, antes que cualquier otro lugar. Pero sucedió algo impresionante y lamentable, de esas cosas en la vida que te hacen cuestionarte sobre las casualidades, ya que el tema principal de mi libro es sobre el legal y legítimo uso de la fuerza pública, los protocolos y las leyes nacionales e internacionales sobre este tema, así como el respeto a los derechos humanos en el actuar del policía. Entonces, tres días antes de la presentación, cuando todo transcurría con normalidad, me entero por los medios de comunicación sobre el desarrollo de tan lamentable suceso en Iguala.

Posteriormente a la presentación del libro en noviembre, me habla un colega y me comenta: “Miguel, inscríbete para ocupar el cargo de fiscal. Acabo de enviar a tu correo un archivo. Léelo”. Mientras abría el archivo en mi computadora, mi hija Angélica me preguntó: “Papá, ¿qué haces? ¿Otra vez estás trabajando para ayudar a los policías? En la tele dicen que son malos, que se robaron a unos estudiantes”. Con una sonrisa traté de explicarle las cosas, la llevé a su cama y enseguida me puse a leer la convocatoria para fiscal general propuesta por el Congreso del estado.

 

Esta convocatoria, en la que participaron cerca de una veintena de abogados, representó un hecho inédito...

El Congreso del Estado Libre y Soberano de Guerrero por primera vez lanzó una convocatoria abierta a toda la sociedad guerrerense, para que quienes estuvieran interesados y reunieran los requisitos participaran en el concurso para ocupar el cargo de fiscal general del estado, de conformidad con lo que establece la Constitución estatal.

Tengo el honor de ser la primera persona nombrada como fiscal general por el pueblo a través de sus representantes en el Congreso, además de que actualmente soy el fiscal general más joven de toda la República mexicana y el más joven en la historia de nuestro estado.

El momento histórico por el que estamos pasando en nuestro estado y en el país entero nos permite, sobre todo a los abogados, una oportunidad de crear nuevas políticas jurídicas en materia de combate a la impunidad, por medio de la elaboración de protocolos internacionales, desde aquí, desde nuestra tierra.

 

El estado de Guerrero ha sido señalado como la entidad más violenta de la República mexicana. ¿Qué proyectos o estrategias están llevando a cabo para garantizar la seguridad de los ciudadanos?

Como guerrerense y como profesional me siento muy comprometido con mis paisanos, sobre todo por la percepción que se tiene del estado. Para comenzar a trabajar contamos con asesoría de expertos internacionales; con un abogado, ex juez antimafias de Italia, que en su momento colaboró en la creación del Tratado de Palermo; con fiscales nacionales anticorrupción y de derechos humanos de Europa y América, además de la Barra Nacional, Colegio de Abogados, y de las diferentes barra de abogados del estado.

Lo primero fue realizar un diagnóstico en todas las áreas de la fiscalía y llevar a cabo una depuración del personal que hubiera sido denunciado por conductas antijurídicas, sobre todo por actos de corrupción y violación a los derechos humanos.

Para dar transparencia en el actuar de la fiscalía ordené que todos sus miembros se sometieran a exámenes de control y confianza, empezando por su titular, el fiscal general del estado, por lo cual fui examinado por la Procuraduría General de la República y resulté aprobado.

Además se logró la creación y la publicación, en el Diario Oficial del estado, del nuevo reglamento de la Ley Orgánica de la Fiscalía General del Estado de Guerrero.

Detectamos que había desorden jurídico y de investigación para hacer frente a los homicidios en el estado, ya que cada agencia del Ministerio Público se hacía cargo de sus homicidios sin realizar una comparativa pericial con los demás hechos.

Por lo anterior creamos la Fiscalía Especializada en Homicidios, la cual ya ha dado buenos resultados. Asimismo, creamos la Dirección de la Agencia Estatal de Investigación, con miras a establecer una policía investigadora científica, que aportara profesionalismo y certeza jurídica al investigador en el seno del nuevo sistema de justicia penal, y se dio un paso significativo en la búsqueda de personas desaparecidas, al inaugurar el primer Banco de Datos Genéticos de la entidad, que permitirá tener una base de datos histórica. Además, logramos innovar a nivel nacional aplicando tecnología al Derecho.

 

Mencionaste acciones para depurar y realizar exámenes de control y confianza a todo el personal. ¿Crees que realmente es posible acabar con la corrupción en las agencias del Ministerio Público y recuperar la confianza de la ciudadanía hacia la fiscalía del estado?

Ésa fue una de las primeras preguntas que me hicieron cuando asumí el cargo, por lo que creamos una aplicación para celulares, que ayudará para que desde tu teléfono puedas realizar cualquier denuncia de todo tipo de delitos: ingresas tus datos personales y un relato de los hechos y se te devuelve un mensaje en el que se te señala la hora, el día y el nombre del ministerio público que te atenderá. Esto sin duda agilizará sustancialmente la cultura de la denuncia.

Así también contará con un apartado para denuncias anónimas. Por medio de esa aplicación se pueden enviar materiales en audio y video que puedan estar relacionados con un delito o con vecinos que realicen actividades ilícitas.

La raíz del problema es que en muchos casos somos permisivos. Por ejemplo, cuando nuestros hijos llegan a traer una cadenita de oro y, más aún, se van en autos de lujo con amigos los fines de semana a beber y a gastar dinero, pero no trabajan. Entonces, ¿de dónde sacó tu hijo dinero para comprar su cadenita de oro y de dónde saca dinero su amiguito para mantener ese auto? Por medio de la aplicación nos allegaremos mucha información a la que los investigadores en ocasiones no tienen acceso.

La fiscalía ha brindado capacitación referente a la cadena de custodia dentro del nuevo sistema de justicia penal, a instituciones como la SEDENA, la Policía Federal, la Gendarmería, la Marina y, por supuesto, la Policía Ministerial.

 

Nuestra legislación ha adoptado diversos criterios en materia de derechos humanos. ¿Cómo adopta estos parámetros la fiscalía?

La fiscalía del estado está trabajando en concientizar a su personal para atender, de humano a humano, a todas las personas, para ponerse en los zapatos de víctimas y agraviados. Sabemos que todavía existen comentarios negativos hacia el personal del Ministerio Público, de la Policía Ministerial y los peritos, pero también es cierto que hay gente muy valiosa que busca capacitarse continuamente en el tema de derechos humanos.

En lo referente a la participación de la fiscalía frente a los nuevos criterios aplicados en nuestra legislación en materia de derechos humanos quiero contestarte con acciones. Tenemos un verdadero y efectivo combate a la corrupción en el interior de la fiscalía. Instrumentamos una capacitación ética y profesional para la debida implementación del nuevo sistema de justicia penal, el cual es un sistema de mayores garantías jurídicas, que permitirá mayor claridad en el actuar de la fiscalía. Contamos con un denunciante piloto, esto es, una persona que se presenta ante las oficinas del Ministerio Público para simular la denuncia de la comisión de un delito. Este proceso nos permite conocer cómo está trabajando la fiscalía.

También tenemos el Grupo Ciudadano de la fiscalía, conformado por miembros de dicha fiscalía pero además por un representante de las barras de abogados del estado. Esta figura viene a ser un interlocutor entre sociedad e instituciones, que sin duda ha acercado al sistema empresarial del estado y a la sociedad en general con la fiscalía. Así también tenemos un acompañamiento a víctimas para constatar el avance de las investigaciones dentro del expediente, hasta donde la ley lo permita.

Por otra parte propugnamos por la creación de una Fiscalía de Asuntos Indígenas a través de la cual firmamos un convenio con la Secretaría de Asuntos Indígenas de Guerrero, en el que destaca el acompañamiento de traductores a personas que sólo hablan una lengua de origen.

Asimismo, apoyamos la capacitación en materia de derechos humanos por parte de organismos internacionales; la capacitación en atención a víctimas del delito; la apertura de los expedientes para que la investigación sea lo más clara posible, y la elaboración de protocolos de actuación policial.

Tenemos psicólogos especializados en crisis y abogados especializados en derechos humanos para atender a las víctimas, aunque por el momento únicamente en lo delitos de alto impacto. Y finalmente, trabajamos en un modelo de policía científica que permita tener certeza jurídica en las investigaciones.

 

Me gustaría preguntarte acerca de la recientemente creada Fiscalía Especializada en Equidad de Género. ¿Cuál es su objetivo?

Es muy importante cuidar el tema de equidad de género, ya que lamentablemente en el estado comienzan a crecer los feminicidios y al parecer las mujeres están teniendo mayor participación en el crimen organizado.

Para implementar la Fiscalía Especializada en Equidad de Género estamos siendo asesorados por organizaciones de derechos humanos internacionales y por la fiscalía de Chihuahua.

En esta etapa de acercamiento entre la fiscalía y la sociedad, la mujer ha sido empoderada en materia de procuración de justicia.

Por eso se creó el Centro de Justicia para la Mujer, en la ciudad de Chilpancingo. Actualmente tenemos, en los refugios del centro, a dos mujeres y a sus hijos, quienes huyeron de su hogar por violencia familiar. Ellas están siendo atendidas por agentes del Ministerio Público, por policías, jueces, psicólogos, peritos y personal del DIF, y por abogados y médicos.

Asimismo, se solicitó a las instancias pertinentes que se aplique en Guerrero la Alerta Alba, que surgió en Chihuahua, por lo que en su momento se le denominó Las Muertas de Juárez. Estamos solicitando dicha alerta no obstante que nuestro estado no está en la lista los catalogados con alerta por feminicidios.

 

Para concluir, quisiera preguntarte cómo te sientes en el cargo, a casi un año de haberlo asumido.

Me gusta mucho el trabajo que estamos haciendo. ¡Lo haría incluso aunque no me pagaran!

 


 

Miguel Ángel Godinez Muñoz es licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Guerrero, con maestría en procuración de justicia federal por el Instituto Nacional de Ciencias Penales.

Se ha desempeñado como agente federal investigador, responsable de la oficina de la Interpol en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; como titular de la Agencia del Ministerio Público de la Federación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; como fiscal especial (director general) en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada de la Procuraduría General de la República (PGR); como agente del Ministerio Público en Acapulco, Guerrero; como director de la Unidad de Delitos Cometidos por Servidores Públicos en la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delitos Federales de la PGR, y, desde diciembre de 2014, como fiscal general del estado de Guerrero.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado