José Mario de la Garza

Exigimos un Congreso calificado

José Mario de la Garza

 

Al frente del proyecto Congreso Calificado se encuentra el abogado potosino José Mario de la Garza Marroquín (presidente de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados), quien nos comparte los resultados más importantes de introducir esta variable de contraloría ciudadana en una actividad en la que los diputados actúan como “representantes” pero que en la práctica muy poco o casi nada deliberan o retroalimentan con sus representados. 

 

 

¿Qué es Congreso Calificado?

Congreso Calificado es un esfuerzo de la sociedad civil en San Luis Potosí para evaluar el desempeño legislativo de cada uno de las y los 27 diputados que integran el Poder Legislativo de esa entidad federativa. Este innovador ejercicio de medición de desempeño se realiza a través de una herramienta cuantitativa, objetiva y sistemática que recaba, clasifica y pondera la eficacia con que los parlamentarios cumplen con las obligaciones que les establece la ley.

El ejercicio comenzó a realizarse desde el primer día que protestaron al cargo los integrantes de la LXI Legislatura (15 de septiembre de 2015) y se ha realizado ininterrumpidamente con la misma metodología de forma trimestral hasta la fecha.

 

¿Por qué arriesgarse a emprender una tarea de evaluación ciudadana en una institución que cuenta con muy bajos indicadores de confianza ciudadana?

Justamente porque quienes creemos que la democracia no se agota en el simple ejercicio de votar cada tres años estamos convencidos de que éste es el momento indicado para promover formas de participación con un mayor grado de intensidad ciudadana y compromiso social. En San Luis Potosí (igual que en otras entidades federativas) estos diputados que se encuentran en ejercicio de sus cargos serán los primeros de la historia reciente con la posibilidad de ser reelectos. Para nosotros era prioritario contar con elementos objetivos que nos permitieran comparar tanto el desempeño legislativo de los integrantes del Congreso como el de la propia institución. La clave de toda evaluación de desempeño es la perseverancia; a todos nos constan ejercicios de esta naturaleza que así como surgen desaparecen y pierden, por tanto, su consistencia. Nosotros ofrecimos hacer el ejercicio cada tres meses, y llevamos seis evaluaciones y vamos a realizarlas hasta el final.

 

¿Qué información se puede encontrar en portal www.congresocalificado.mx?

En la página es posible encontrar información de interés ciudadano y con un lenguaje sencillo sobre el proceso legislativo, un glosario con los términos de la jerga parlamentaria más utilizados, gráficas con la composición de los grupos parlamentarios, un buzón de contacto ciudadano para recibir información, una evaluación global de la legislatura potosina anterior, el histórico de las evaluaciones de la actual legislatura y, lo más importante, la nota metodológica en la que se sustenta el ejercicio de evaluación del desempeño.

 

¿Qué metodología utilizan?

Congreso Calificado mide el desempeño individual de cada uno de los 27 integrantes del Poder Legislativo a través de nueve indicadores. Exceptúa, por tanto, las acciones que los legisladores hayan realizado de forma asociada a otros diputados, en conjunto con las comisiones de las que forman parte o formando parte de su grupo parlamentario. El razonamiento de lo anterior es que no sería posible discriminar el porcentaje de mérito en una iniciativa colectiva; pero además los representantes populares, sean de mayoría relativa o de representación proporcional, tienen una responsabilidad personal intransferible frente a sus electores y ante los institutos políticos que representan.

Los indicadores que integran la evaluación son: iniciativas presentadas (propuestas de reforma legal), puntos de acuerdo presentados (exhortos legislativos dirigidos a otras instituciones públicas), iniciativas aprobadas, puntos de acuerdo aprobados, iniciativas caducas (este indicador es negativo pues representa las iniciativas que expiran por vencer el término legal para ser dictaminadas), puntos de acuerdo caducos, intervenciones en debate (sólo se consideran las participaciones durante debate de dictámenes), inasistencias y retardos (este indicador también merma la calificación) y legislador transparente (publicación en la plataforma www.3de3.mx de su declaración patrimonial, fiscal y de conflicto de interés).

 

¿Qué resultados han obtenido a un año y medio de iniciada la legislatura?

Una revisión panorámica de los resultados nos ofrece lecturas interesantes. A lo largo de seis evaluaciones nunca un diputado ha alcanzado una calificación aprobatoria, es decir, el equivalente a 6 en una escala de 0 a 10. En la primera evaluación obtuvo el primer lugar de desempeño la diputada panista Josefina Salazar; en la segunda evaluación el primer lugar lo ocupó el priísta Óscar Bautista; la tercera evaluación nuevamente fue para la diputada Josefina Salazar; en la cuarta evaluación obtuvo el primer lugar otra vez la diputada panista Josefina Salazar; en el quinto trimestre encabezó la evaluación el perredista J. Guadalupe Sánchez, quien volvió a ocupar ese lugar en la última evaluación realizada.

Este patrón de repetición de nombres de los punteros también se presenta entre los legisladores que frecuentemente repiten en la última posición de top de desempeño. Compartiendo en varias ocasiones el último lugar están los diputados priístas Gerardo Limón y Alejandro Segovia.

De manera colectiva, resalta el altísimo número de iniciativas presentadas en la LXI Legislatura: un total de 848 de las cuales solamente se han dictaminado 259 para una eficacia legislativa de apenas 30 por ciento. A pesar de que el puntaje que tiene mayor valor en la evaluación es el indicador de iniciativas aprobadas, las y los legisladores en general se preocupan muy poco por dar seguimiento a las propuestas de reforma legal que presentan, tanto para exigir que sean dictaminadas por las comisiones como para evitar que sobre ellas recaiga la figura de caducidad legislativa.

Sin embargo, lo más grave es que solamente seis de 27 diputados han presentado su declaración 3de3, a pesar de que existe una nueva legislación aprobada por estos legisladores que los obliga a hacerlo.

 

¿Por qué es tan importante presentar esta declaración?

Saber cuál es el patrimonio que tiene un legislador al iniciar y finalizar su encargo, conocer si cumple con sus obligaciones legales en materia fiscal y hacer públicos los intereses que podrían distorsionar las decisiones que toma, deberían ser datos de acceso público no solamente en el ejercicio del cargo, sino un elemento de juicio para saber si se le elige o no para ocupar una curul. Si se considera que los diputados actualmente en funciones podrían ser reelectos hasta por cuatro periodos consecutivos, conocer de forma fehaciente esa información y saber cómo ha sido su desempeño cobra una relevancia total.

 

Pareciera que hay temor a la transparencia…

En la sesión del 4 de mayo de 2016 el Congreso del estado de San Luis Potosí aprobó una nueva Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública que incluyó, entre la información que debe publicarse de oficio, la famosa declaración 3de3.

La fracción XVII del artículo 84 de la citada legislación, al establecer las obligaciones de transparencia comunes a todos los entes obligados, dispuso de forma inequívoca lo siguiente: “La información en versión pública de las declaraciones, de situación patrimonial, fiscal y de intereses de los servidores públicos, en los sistemas habilitados para ello”. Más adelante, en el último párrafo de la misma fracción, se precisó: “Las declaraciones, de situación patrimonial, fiscal, y de intereses se publicarán año con año, a más tardar quince días después de ser presentadas por el servidor público ante el órgano competente y tanto al inicio como al término de su gestión”.

A prácticamente un año de distancia, a pesar de que varios legisladores se ufanaron en la tribuna del Congreso al votar a favor de la inclusión de la 3de3 y anunciaron que “en breve” la presentarían, la realidad es que, no obstante ser obligatoria, solamente seis de 27 legisladores la han hecho (tres del PAN, uno del PRI, uno del PVEM y uno del PRD).

 

Muchas personas aprecian el valor de este tipo de esfuerzos, pero algunas otras, entre las que bien podríamos incluir a los legisladores, la consideran insuficiente o inadecuada para poder juzgar su trabajo. Considerando esas críticas, ¿vale la pena realizar el ejercicio?

Con toda convicción te digo que vale toda la pena y que lo vamos a seguir haciendo con sistematicidad e imparcialidad hasta que concluya esta legislatura y en las que lleguen. Algunos legisladores se quejan de que esta evaluación es cuantitativa y que deja fuera otros aspectos muy importantes de su trabajo legislativo. Con toda franqueza te digo que si se hiciera una evaluación de orden cualitativo saldrían aún peor parados. En San Luis Potosí son famosos los casos de diputados que se han robado iniciativas y las han presentado como propias; otros que las plagian de internet, y muchos más que proponen cosas tan absurdas como modificar la ley para que se les permita votar sentados y evitar la fatiga de ponerse de pie para emitir su voto. Pero por si no fuera suficientemente claro, la parte más cualitativa de la evaluación que hacemos es justamente ponderar su declaración 3de3 que, como ya se ha dicho, muy pocos han hecho. Pienso que esas resistencias se han ido venciendo y que así como hay diputados herméticos y renuentes a ser medidos hay otros que han visto en la evaluación un espacio de oportunidad y se han dedicado a mejorar su trabajo, como pueden imaginarse: curiosamente a los que no les gusta Congreso Calificado son aquellos con muy bajo desempeño, mientras que los que reconocen el esfuerzo son los que salen mejor evaluados.

 

Y estas mediciones desde luego tendrán impacto en la reelección de los legisladores.

En muchas entidades federativas, al igual que en San Luis Potosí, en 2018 existirá la posibilidad de reelección, por lo que muchos de los actuales diputados locales se presentarán nuevamente ante los electores en busca de un nuevo voto de confianza para continuar en el cargo.

 

¿Con qué elementos puede saber la ciudadanía cuál es el trabajo de un legislador, qué tanto se comprometió con la agenda legislativa de su distrito, cuál es su patrimonio, cuáles sus intereses y si cumple con sus obligaciones?

Para eso nació Congreso Calificado. A lo largo del tiempo y gracias a la consistencia de nuestras mediciones, hemos ido ganando el respeto de la sociedad y de la opinión pública. Cuando estos diputados en funciones hagan públicas sus intenciones de ser reelectos, nosotros podremos ofrecer a la sociedad potosina una medición pormenorizada del desempeño de cada legislador y saber cómo ejerció las atribuciones que le reconoce la ley. ¿Que el mecanismo es perfectible? Sin duda, todo lo humano lo es. Pero francamente no vamos a caer en esa trampa de que para evitar las críticas es preferible no hacer nada. Nosotros vamos a continuar evaluando porque así nos comprometimos desde el principio, pues al final del día sólo se puede mejorar aquello que se puede medir.a

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado