Perla Gómez Gallardo

Acciones a favor de las víctimas

Perla Gómez Gallardo

A un mes de concluir su periodo como presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Perla Gómez Gallardo hace un recuento de las actividades que ha realizado durante su gestión y expone por qué le gustaría continuar al frente de este organismo.


¿Cuál ha sido su proyecto a lo largo de estos cuatro años de gestión?
Desde el inicio definí los ejes fundamentales que han orientado la actuación de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF): prevención, visibilización de derechos, rigor técnico de las recomendaciones, acciones de territorio, transparencia y transversalidad de género.

¿Cuáles han sido las principales actividades en materia de prevención?
Hemos trabajado articuladamente con las autoridades para generar mecanismos de capacitación y sensibilización en materia de derechos humanos; creamos una plataforma que facilita el trabajo a distancia con cursos en línea; emitimos por primera vez propuestas generales que dan directrices en política pública con visión de derechos humanos en temas como manifestaciones y movilizaciones, tortura, derecho al agua y al saneamiento, y calidad del aire; además del trabajo cotidiano con la sociedad civil a través de las siete visitadurías, por citar algunos ejemplos.

¿Cómo se incide en la modificación de las leyes? ¿Han logrado algún resultado?
Realizamos observaciones a diversas leyes federales y locales. En total hemos realizado observaciones a 184 leyes. Por ejemplo, para la Ley General en Materia de Tortura emitimos 25 observaciones, 15 de las cuales fueron atendidas; en la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión logramos insertar el tema de la accesibilidad para personas con discapacidad. Así, en lugar de combatir una ley violatoria de derechos, nos acercamos a los legisladores y les ofrecemos los mejores insumos con estándares internacionales.

¿Cuáles han sido las principales acciones en el ámbito de la visibilización?
Las recomendaciones y las propuestas generales han sido los dos grandes ejes de la visibilización; en cada una realizamos acciones inéditas para el país. Se trata de un mecanismo que implica hacer una revisión integral de una situación con información de la sociedad civil, la academia, especialistas y autoridades, con el objetivo de generar políticas públicas; se trata de un instrumento integral que permite generar cambios en prácticas institucionales.
Otra estrategia de acompañamiento se hace a través del Ombudsmóvil. Cuando iniciamos teníamos tres unidades y ahora contamos con 11 que diariamente recorren las zonas más alejadas para atender a los ciudadanos. Con ellas, en esta gestión se han recorrido más 50,000 kilómetros y se han realizado más de 558 operativos en estos tres años y 10 meses. Además, ha sido destacado el acompañamiento de los visitadores en las numerosas manifestaciones que se realizan en la ciudad, lo cual inhibe actos violatorios de derechos humanos por parte de las autoridades.

¿Con las propuestas generales se ha logrado modificar políticas públicas de manera efectiva?
La primera propuesta general que hicimos se relacionó con el tema de las movilizaciones; entonces logramos frenar una propuesta de ley en el Congreso federal para regular las marchas. Hoy tenemos marchas pacíficas que defienden derechos legítimos en las que los incidentes de violencia pueden llegar a darse, pero son menores y no quedan impunes. De igual forma, con la propuesta de derecho al agua y saneamiento tenemos insumos para evitar la privatización del líquido vital.
En el caso de la tortura, entregamos nuestra recomendación al relator especial de la Organización de las Naciones Unidas y defendimos los informes de la instancia internacional que el gobierno descalificó.

¿Qué avances se han logrado con las recomendaciones emitidas durante su gestión?
Tenemos una recomendación inédita en América Latina, en materia de residuos sólidos y de las personas que tienen como trabajo informal el manejo de dicho material, la cual nos permitió hacer un pronunciamiento y recomendaciones en torno de los derechos de la ciudad.
Emitimos recomendaciones sobre construcciones irregulares, relacionadas con el cambio de uso de suelo, el hacinamiento en multifamiliares, el derecho al agua y el derecho a la movilidad. También están los casos ilegales de detención y la negligencia médica, entre muchos otros.

 

Otro de los ejes de su gestión es el rigor técnico. ¿En qué consiste?
Soy abogada y el rigor técnico en la redacción de las recomendaciones da certeza a las víctimas y evita o limita el incumplimiento de la autoridad. Las recomendaciones han sido robustecidas con estándares internacionales.
Desde su creación, la CDHDF ha documentado la violación de derechos humanos a favor de 2,870 personas; de ese número, 1,329 personas (46.2 por ciento) fueron incorporadas en las recomendaciones emitidas en esta gestión.

¿Cuáles han sido sus acciones en materia de transparencia?
Creamos el portal de transparencia proactiva y realizamos rendición de cuentas y fiscalización. En ese portal impulsamos informes, datos, estadísticas, reportes y videos, que son muy accesibles con el objeto de que el estudioso cuente con información focalizada.
Hemos generado un índice de cumplimiento de cada recomendación que se puede consultar en nuestra página web. Ahí se observa el grado de avance de cumplimiento de las recomendaciones que se han generado a cada autoridad y cada punto específico. A partir de estos datos hemos iniciado un trabajo de geolocalización referenciada, con mapas interactivos que se actualizan constantemente y que permiten conocer dónde se concentran las violaciones a los derechos humanos.

En cuanto a los ejes de acción, ¿cómo se ha abordado la transversalidad de género?
Posicionar la perspectiva de género y la igualdad es muy importante porque soy la primera mujer en ocupar este cargo después de 20 años. Pero no sólo es un tema personal: de manera inédita, la mitad de mis titulares por primera vez son mujeres, y más de la mitad, jóvenes.

 

La Constitución de la Ciudad de México fue impugnada en materia de derechos humanos. ¿Por qué es importante defender los nuevos derechos consagrados en esta Constitución?
Vamos a defender los derechos humanos consagrados en la Constitución capitalina. Es absurdo afirmar que la Constitución de la ciudad es inconstitucional porque tiene más derechos que la federal, pues desde 2011 nos encontramos en un Estado que parte del reconocimiento de los derechos humanos de conformidad con el artículo primero y 133 de la Constitución.
La Corte tiene una gran responsabilidad en este tema. Confiamos en que ayude a mantener los estándares de derechos humanos establecidos en la Ciudad de México.

¿Por qué es importante que usted siga al frente de la CDHDF?
Tener el privilegio de encabezar esta noble institución, que tiene más de 24 años de vida, me ha dejado una gran experiencia. Y creo que es importante seguir consolidando la parte institucional para continuar construyendo estrategias, siempre en favor de las víctimas. Hace ya casi cuatro años decía que para mí era un gran desafío entrar a trabajar a la comisión porque estaba en puerta el reto de la reforma política de la Ciudad de México y la redacción de la primera Constitución local. Hoy tenemos la obligación de defenderla. La comisión, en coordinación con la Asamblea Constituyente, la sociedad civil y los académicos, trabajamos en la Carta de Derechos y nuestra tarea ahora es defender esos derechos. Además, se acerca el primer reto de actualizar a la CDHDF, ya sea con la nueva ley o con una reforma; es necesario optimizar sus procesos, lograr una mayor celeridad de la atención y, sobre todo, conservar la atribución que la Constitución de la Ciudad de México le confiere de poder pedir a los tribunales constitucionales medidas de apremio cuando se emita una recomendación. Y otra cosa muy importante: consolidar los procesos con la base internacional.

¿En qué se diferencia su proceso de confirmación con el que se ha hecho con otros presidentes de la CDHDF?
Desde el inicio de mi gestión he buscado dar rigor jurídico a la institución y he fortalecido la transparencia. Por eso, en vez de que se dé un proceso cerrado de confirmación, solicité a la Asamblea Legislativa que hubiera un ejercicio abierto bajo los principios de transparencia y rendición de cuentas, en el cual pudiera considerarse el perfil de las personas capaces de encabezar a esta institución (hay gente muy valiosa), pero que también valore el proyecto y advierta si amerita una confirmación. Eso generará certeza y una sana valoración.
La única decisión soberana es la del Poder Legislativo y ahí es adonde iremos a rendir cuentas con la confianza de estos tres años y 10 meses que llevamos trabajando. Defenderé lo que hicieron las personas que están aquí y lo que me ayudaron a construir mediante estos cinco ejes de los que he hablado, siempre de manera transparente, celebrando un proceso abierto y plural.

 


 

Perla Gómez Gallardo es egresada de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con maestría y doctorado en Derecho por la División de Estudios de Posgrado de esa misma institución. 

Se ha desempeñado como abogada auxiliar adscrita a la Secretaría Jurídica de la Facultad de Derecho de la UNAM, así como encargada de la sede sur y centro del Bufete Jurídico Gratuito de la Facultad de Derecho de esa casa de estudios.
Fue coordinadora general de Libertad de Información México, A.C. (LIMAC), y catedrática de posgrado y licenciatura en la Facultad de Derecho de la UNAM y de maestría en periodismo en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García.
Desde noviembre de 2013 se desempeña como presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado