Alejandro González Murillo:

"Cero pesos a los partidos políticos"

Alejandro González Murillo:

Alejandro González Murillo, secretario general del Partido Encuentro Social y coordinador de ese grupo parlamentario en la Cámara de Diputados, explica las razones por las que en una democracia moderna debe eliminarse el financiamiento público a los partidos políticos, el cuál ha ocasionado la burocratización de los partidos políticos, un gasto desmesurado y el descontento popular. 

 

Recientemente, algunos partidos políticos han propuesto cambios en materia electoral para disminuir el número de legisladores. ¿En qué consiste la propuesta del Partido Encuentro Social?

En Encuentro Social estamos proponiendo reformar los artículos 52, 53, 54 y 55 de la Constitución para dejar la integración de la Cámara Baja en 400 diputados federales, 240 electos según el principio de votación mayoritaria relativa y 160 electos según el principio de representación proporcional. En el Senado buscamos eliminar 32 legisladores, suprimiendo las fórmulas de dos senadores de mayoría y fijando la composición en 32 senadores por mayoría, 32 senadores elegidos por lista nacional y 32 asignados a la primera minoría. No buscamos reformar la Constitución por capricho; no respondemos sólo a la austeridad, tan necesaria, sino que es más una cuestión de eficiencia y operatividad, pues muchos de los 500 legisladores desaparecen y no realizan un trabajo serio. Con 400 se puede trabajar a la perfección.

 

¿Las propuestas de otros partidos políticos buscan quitar representatividad al Congreso de la Unión?

Efectivamente. Por ejemplo, la iniciativa del Partido Revolucionario Institucional busca disminuir el tamaño de la Cámara de Diputados eliminando 100 legisladores plurinominales. No podemos permitir este asalto contra la democracia representativa que pretende quitar voz a las minorías, a los partidos pequeños y a los partidos nuevos que también fueron votados por la ciudadanía. Hay un prejuicio contra los plurinominales de quienes se dice que no llegaron por el voto ciudadano. Pero es todo lo contrario: llegaron por cada voto que se da a un partido político. Y, en realidad, más de 80 por ciento de las iniciativas de ley de prácticamente todas las comisiones son presentadas y presididas por diputados plurinominales. Somos los más activos.

 

¿Considera que el modelo actual, además de ser caro, afecta a las minorías parlamentarias?

La representación sigue sin ser perfecta con el modelo actual. Por ejemplo, Encuentro Social inició esta legislatura con ocho diputados, aun teniendo una votación de 3.5 por ciento en la elección federal, la cual debía permitirnos tener 16 diputados. En cambio, hay partidos sobrerrepresentados, pues su número de legisladores no refleja su votación real. Por lo tanto, se están generando mayorías ficticias.

 

En la agenda legislativa de su partido destaca la supresión del fuero. ¿Cuáles son las implicaciones políticas y jurídicas que tendrían estas reformas?

No es la primera vez que Encuentro Social presenta esta propuesta. Sin embargo, nosotros la reactivamos como un tema de nuestra agenda desde antes de convertirnos en partido político. El fuero o inmunidad parlamentaria, contemplado en el artículo 61 constitucional, es una prerrogativa de los legisladores y de otros servidores púbicos contemplados en la Constitución que los dispensa de ser detenidos o apresados. Antes se buscaba salvaguardar al legislador, sobre todo a los de oposición, de eventuales actos de injusticia o de acusaciones sin fundamento. Hoy la figura es obsoleta y está desnaturalizada, porque no vivimos en un Estado totalitario. Lejos de cumplir su cometido, el fuero se convirtió en sinónimo de impunidad.

 

¿Por qué pugnan por eliminar por completo el financiamiento público a partidos políticos?

¡Cero pesos a los partidos políticos! Así funciona en otras democracias. La dependencia del financiamiento público ha causado la burocratización de los partidos políticos, la desvinculación de los mismos respecto de la sociedad, un gasto desmesurado y el descontento popular por los montos excesivos de ese financiamiento. La gente está enojada. Y si lo que queremos es generar credibilidad, ¿qué mejor manera de adquirirla que ya no costarle a la ciudadanía? Por ejemplo, en Brasil no existe el financiamiento público directo para campañas electorales. Y en Estados Unidos, en Gran Bretaña y en Alemania el financiamiento público no es el predominante.

Queremos que la gente vote por las propuestas, las opiniones y las ideas de los candidatos, no por el dispendio de recursos. Los partidos deberíamos generar esos recursos con base en aportaciones de los militantes y de la iniciativa privada, obviamente con un tope. Hoy no estamos exentos del dinero mal habido invertido en las campañas por lo cual deberíamos fortalecer las instituciones encargadas de fiscalizar ese financiamiento.

 

Finalmente, Encuentro Social presentó una iniciativa de reforma a la Constitución Política y a la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público con el objetivo de que los ministros de culto puedan ser votados para competir por cargos públicos. ¿Cuál es la motivación y el objetivo de esta propuesta?

México es una república representativa, democrática, laica y federal que en las últimas décadas ha impulsado un mejor funcionamiento del sistema democrático en el cual los derechos políticos son una base fundamental. Los derechos políticos están contemplados en la Constitución y en diversos tratados internacionales. Sin embargo, en el decreto de promulgación de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH) el gobierno de México hizo una reserva expresa en cuanto al párrafo 2 del artículo 23, ya que el artículo 130 constitucional dispone que los ministros de culto no tendrán voto activo, ni pasivo, ni derecho para asociarse con fines políticos.

El mismo precepto de la CADH, relativo a los derechos políticos, establece que la ley puede reglamentar el ejercicio de los derechos y las oportunidades exclusivamente por razones de edad, nacionalidad, residencia, idioma, instrucción, capacidad civil o mental, o condena, por juez competente, en proceso penal. ¡Atención!: la Convención dice “reglamentar”; no dice “restringir”.

Además, aunque somos un partido plural, en Encuentro Social tenemos ascendencia y afinidad con algunos grupos cristianos con quienes compartimos valores. Esta iniciativa la presentamos sin pretender vulnerar el artículo 130 de la Constitución Federal que establece la separación del Estado y las iglesias como un principio constitucional histórico.

 

 


 

 

Alejandro González Murillo actualmente es diputado federal por Hidalgo, secretario general del Partido Encuentro Social, coordinador de ese grupo parlamentario en la Cámara de Diputados e integrante de la Junta de Coordinación Política. Además es licenciado en Derecho por el Centro Universitario Iberomexicano y cuenta con un posgrado en alta dirección de empresas por el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado