Carlos Alberto Puente:

"Transformemos de fondo el sistema político mexicano"

Carlos Alberto Puente:

Carlos Alberto Puente Salas, vocero nacional del Partido Verde Ecologista de México y coordinador de ese grupo parlamentario en el Senado de la República, explica en qué consiste una transformación de fondo de nuestro sistema político, que incluya la reducción del número de legisladores federales y del financiamiento a partidos políticos, así como la disminución de los tiempos de campañas, entre otros aspectos.

 

 

¿Qué es la transformación del sistema político mexicano?

El Partido Verde ha presentado diversas iniciativas de ley para: a) eliminar 232 legisladores federales; b) reducir los tiempos de campaña; c) modificar el modelo de comunicación política con el fin de acabar con la excesiva transmisión de spots electorales y de fomentar mayor debate público; d) reducir 50 por ciento el financiamiento a los partidos políticos, y e) contemplar los gobiernos de coalición o, en su caso, optar por la segunda vuelta electoral presidencial. Ésta es una verdadera transformación porque buscamos, por un lado, hacer que las campañas electorales cuesten menos y, por otro lado, contar con un gobierno y un Congreso más ágiles y más dinámicos para resolver los temas que más preocupan a los ciudadanos.

 

¿En qué consiste la propuesta legislativa del Partido Verde en materia de financiamiento a partidos políticos?

Recientemente propusimos una reforma a la Constitución y a la Ley General de Partidos Políticos para modificar la fórmula con la que se calcula el financiamiento público a los partidos, con el propósito de reducirlo 50 por ciento y que la cantidad resultante se distribuya de manera igualitaria entre los partidos políticos. Con esto, calculamos que se obtendría un ahorro de 3,361 millones de pesos solamente en 2018.

Es momento de ajustarnos el cinturón y permitir las mismas condiciones a cada instituto político en cada contienda electoral. Los legisladores y los partidos debemos ser conscientes de las demandas ciudadanas y de la necesidad de hacer más con menos. Además, sólo en la LXIII Legislatura se presentaron 15 iniciativas de otras fuerzas políticas que buscan reducir o eliminar el financiamiento público a los partidos.

 

¿Qué consecuencias prácticas traería esta reforma constitucional?

Al reducir a la mitad el financiamiento público a los partidos políticos, también propusimos acortar el tiempo de las campañas electorales: para elegir al presidente de la República y a los gobernadores la campaña será de 60 días, y de 30 días para elegir senadores, diputados federales, diputados locales y ayuntamientos.

 

Durante las LXII y LXIII legislaturas se han presentado 13 iniciativas legislativas que buscan reducir el número de legisladores. ¿Cuál sería la ventaja de disminuir el tamaño del Congreso?

Reducir el número de legisladores mejorará la representatividad de la ciudadanía, garantizará la pluralidad política, incrementará la eficiencia de los trabajos legislativos y disminuirá el costo operativo del Congreso. Por eso los legisladores federales del Partido Verde propusimos reformar el artículo 52 constitucional para eliminar 232 legisladores federales, integrando la Cámara Baja con 300 diputados (180 por el principio de mayoría relativa mediante un sistema de distritos electorales uninominales y 120 por el principio de representación democrática) y la Cámara Alta con 96 senadores (64 senadores de mayoría relativa y 32 senadores de representación democrática). De esta manera se mantiene la proporcionalidad que actualmente existe entre ambos principios.

Con esta nueva integración del Congreso de la Unión, el Partido Verde busca encontrar un adecuado balance entre pluralidad y eficacia, entre representatividad democrática y gobernabilidad.

 

¿Cuál es el origen del actual modelo de comunicación política?

Su origen está en el conflicto poselectoral de 2006 que llevó a aprobar una reforma electoral en 2007, en la que se prohibió a partidos políticos, precandidatos y candidatos la contratación de tiempo en radio y televisión para difundir propaganda electoral; se prohibió a personas físicas y morales la compra de espacios publicitarios para influir en las preferencias electorales; se prohibió a concesionarios y permisionarios de radio y televisión vender espacios a favor o en contra de algún partido político o candidato, y también se prohibieron las campañas sucias o negativas.

Este excesivo control se implementó para evitar que los recursos públicos que se entregaban a los partidos políticos terminaran en las arcas de los medios de comunicación. En ese momento se decía que el problema eran los medios de comunicación; se afirmaba, incluso, que el Estado era rehén de los poderes mediáticos. Sin embargo, los medios de comunicación no fueron el problema. Todo lo contrario, porque a través de ellos los ciudadanos nos informamos y se va formando opinión pública. Fue una reforma restrictiva, prohibitiva, que consideró a los electores como menores de edad, incapaces de discernir una opción política de otra.

 

El modelo de comunicación política adoptado en 2007 ha sido duramente criticado por algunos sectores de la población. ¿El marco jurídico actual responde a las necesidades de la democracia mexicana?

A 10 años de distancia te puedo decir que el modelo fracasó rotundamente, porque no se han generado ahorros, hay una excesiva spotización y lo más preocupante es que los ciudadanos, los periodistas o los comunicadores no pueden expresar libremente sus opiniones respecto de un candidato o propuesta política.

En 2006 se transmitieron 1,038,000 spots con un costo de casi dos mil millones de pesos; pero en 2012 se transmitieron más de 43 millones, y en 2015, cerca de 40 millones, un incremento brutal y totalmente innecesario.

Además, los tiempos oficiales se han utilizado para la promoción personalizada de ciertos dirigentes partidistas. Por ejemplo, en el proceso electoral de 2015 se transmitieron más de un 1,300,000 spots, con un costo estimado de 500 millones de pesos, con la imagen del presidente de Morena, los cuales promovían su figura personal y no las propuestas electorales del partido.

 

¿En qué consiste la propuesta legislativa de su partido en materia de comunicación política?

Propusimos una reforma al artículo 41 constitucional y reformas a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión para eliminar el acceso gratuito por parte de los partidos políticos a los tiempos oficiales del Estado en radio y televisión; que los candidatos y los partidos políticos puedan contratar y adquirir, a través del Instituto Nacional Electoral (INE) y con cargo a sus fuentes de financiamiento, los tiempos en cualquier modalidad, para garantizar la equidad y el control. Lo anterior, para que no se derrochen estos tiempos oficiales y se privilegie la propuesta política.

 

¿Cuál es la finalidad de la segunda vuelta electoral presidencial y del gobierno de coalición?

En relación con el gobierno de coalición se pretende dejar atrás la etapa de gobiernos divididos para pasar a los gobiernos de responsabilidad compartida entre el Legislativo y el Ejecutivo. Con la segunda vuelta electoral buscamos que el próximo titular del Ejecutivo federal entre en funciones con mayor legitimidad y respaldo ciudadano.

A través de estos mecanismos institucionales se busca inducir la formación de alianzas de gobierno y legislativas para diseñar e implementar políticas públicas que atiendan y resuelvan los problemas que más aquejan a las familias mexicanas.

 

¿Es posible que las diversas iniciativas funcionen para las elecciones de 2018?

Por supuesto que la intención es que estas reformas sean una realidad para la elección de 2018. El Partido Verde hace un llamado a todos los partidos políticos representados en el Congreso de la Unión para analizar y aprobar estas reformas antes de que concluya el periodo ordinario de sesiones, con el fin de que las nuevas reglas sean aplicables para la próxima elección federal.

Los legisladores estamos frente a una gran oportunidad. Ya se han presentado muchas iniciativas sobre estos temas, por lo que hay que dar el siguiente paso para transformar de fondo el sistema político mexicano.

Nosotros, los representantes populares, tenemos que dar una muestra de que sí escuchamos a los ciudadanos y de que actuamos en consecuencia por el mandato popular.

 

 


 

 

Carlos Alberto Puente Salas actualmente es vocero nacional del Partido Verde Ecologista de México y coordinador de ese grupo parlamentario en el Senado de la República. También se desempeña como integrante de la Junta de Coordinación Política, presidente de la Comisión de Juventud y Deporte, secretario de la Comisión de Gobernación e integrante de las comisiones de Justicia y de Administración. Ha sido diputado federal en la LX Legislatura (2006-2009) y secretario de Turismo en Zacatecas.

 

 

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado