Chanel, sólo para divas

Chanel, sólo para divas

Coco Chanel dejó una huella que ha trascendido más allá de la moda y que ya forma parte del imaginario colectivo como la figura de una mujer legendaria que marcó la senda a seguir para los miembros del bello sexo.

  

A lo largo de su historia la casa Chanel se ha dado a la tarea de mantener vivo el espíritu de su fundadora. Es evidente que la imagen de lo femenino que impera en la marca es la propia personalidad de Gabrielle Chanel, una mujer llena de talento, voluntariosa y adelantada a su tiempo. La revolucionaria visión de la couturiere sigue vigente en los diseños de Karl Largerfeld, quien ha reinterpretado la elegancia creada por ella a principios del siglo XX y la ha mantenido vigente hasta nuestros días. Coco Chanel dejó una huella que ha trascendido más allá de la moda y que ya forma parte del imaginario colectivo como la figura de una mujer legendaria que marcó la senda a seguir para los miembros del bello sexo.

 

Un legado para las mujeres

La presencia de Mademoiselle, como la llamaban quienes colaboraban con ella, también se hace sentir en las fragancias de la firma. Los aromas que llevan el nombre de quien sentenció: “Una mujer que no usa perfume no tiene futuro” son elaborados cuidadosamente para que, detrás de su sublime olor, exista un concepto ligado a la imagen de la diva suprema que fuera Coco. La marca Chanel les habla a mujeres de una feminidad singular, sofisticadas tanto en sus gustos como en su intelecto, superiores a los arquetipos culturales que imperan en el mundo de la moda de la belleza. La mujer de Chanel sobresale por su distinción, que es el resultado de una rica vida interior. Esto ha llevado a la firma a elegir como embajadoras a mujeres de un carácter único, divas de la talla de Catherine Deneuve, Nicole Kidman, Audrey Tautou, Vanessa Paradis y Keira Knightley, por mencionar algunas. Y ahora a esta larga lista de bellezas inteligentes se suma Kristen Stewart, la imagen de la fragancia Gabrielle Chanel.

“Todo lo que hago lo hago con pasión. No hay nada que emprenda sin repetirme a mí misma que mi vida depende de ello.” Ésta es una de las muchas frases célebres de la propia Gabrielle Chanel, quien, mediante estos decretos, hacía manifiesta su opinión acerca de cómo debería ser y vestir una mujer. Esta frase en particular inspiró al maestro perfumista de la casa, Olivier Polge, a escribir un nuevo capítulo en la historia de sus fragancias creando un aroma que invita a las mujeres a creer en lo que son y en lo que pueden lograr al perseguir sus deseos.

Este impulso vital se manifiesta en un torrente luminoso de olores a flores blancas como el jazmín, el ylang-ylang, el azahar y el nardo que, juntos, forman el primer acorde de la fragancia. Después de este energético comienzo, acentos de almizcle blanco, grosella y madera de sándalo potencializan la determinada feminidad de este perfume: un halo floral en el que se envuelve la intrépida mujer que usa esta fragancia sin negar su condición delicada, pero consciente de su poder. Lo anterior se comunica en el anuncio y la campaña estelarizada por Kristen Stewart. Sin duda, uno de los lanzamientos más relevantes del año en el mundo de la moda y la perfumería, aunque también uno de los más controversiales. Y es que es inevitable cuestionarse si la joven actriz está a la altura de las divas que le precedieron como embajadoras de la firma. Evidentemente, la marca pretende apelar a un mercado más juvenil usando el rostro de Stewart, pero esto la pone en la difícil situación de contradecir el discurso de marca que, hasta ahora, había sido impecablemente coherente.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado