De paseo por la riviera

De paseo por la riviera

Llegan los días de calor y con ellos las muy anheladas vacaciones: tiempo para tumbarse sobre la dorada arena, tostarse la piel con el sol, refrescarse en el mar y trasnochar bajo las estrellas. Pero tener la oportunidad de relajarse no implica soslayar el buen vestir ya que hasta para los momentos de descanso existen propuestas de moda. Lucir relajadamente sofisticado es un placer más que ofrecen las vacaciones, para lo cual existen ciertos criterios a los que los entendidos de la elegancia llaman “vestirse para el sol”. Esto se aplica particularmente cuando se visita algún lugar turístico en la riviera, que tradicionalmente es un centro vacacional de lujo.

 

Pues bien, en ocasiones es más complicado lograr la elegancia en un atuendo casual que en uno formal, puesto que para el segundo existen reglas más claras sobre lo que se debe hacer para llevar la ropa. Pero cuando existe cierto margen de libertad es fácil perder el norte y acabar vistiendo un disparate. Para evitarlo, a continuación presentamos cuatro reglas doradas para vestirse para el sol que servirán como guía para quienes están planeando comenzar a empacar para irse de vacaciones.

 

Busque telas que “respiren”

Uno de los secretos para lucir elegante en climas extremos es mantenerse fresco. Para eso son muy importantes las características del material con que está confeccionada la ropa. Las fibras naturales como el algodón o el lino son las preferidas en esta categoría, ya que la primera absorbe naturalmente la transpiración, mantenido la piel seca, mientras que el lino permite que el aire circule gracias a que con él se elaboran tejidos muy ligeros. Pero para que una tela “respire” no es suficiente que esté hecha de una fibra natural; también se necesita que se encuentre en tejidos abiertos. Esto significa que entre la trama y la urdimbre del material literalmente hay huecos que, aunque no se vean a simple vista, evitan que la temperatura del cuerpo se concentre. Tejidos como el piquet son realizados precisamente para este propósito. Otra característica de las telas que respiran es su grosor. Éstas suelen pesar menos que los textiles que se utilizan en otros climas.

 

Prefiera colores que reflejan la luz

Es un efecto óptico comprobado que los colores oscuros absorben la luz mientras que los claros la reflejan. Por esta razón, el blanco es el color por excelencia para vestir en los lugares de calor, pues literalmente refleja como espejo las ondas de luz. Justamente lo opuesto sucede con el negro, su contraparte, que retiene el calor y lo concentra. Por eso, mientras más claros sean los colores más cómodo estará uno a la orilla del mar.

 

Elija el mejor traje de baño

Cuando uno va a la playa no debe escatimar en el tiempo ni en el costo. Hay que considerar que el traje de baño es la prenda que se utiliza por más tiempo a lo largo del día. Y para hacer la selección de dicha prenda se debe aplicar el axioma que dicta “el hombre es la medida de todas las cosas”, lo cual se refiere a que ningún criterio de la moda está por encima de la comodidad. Encontrar el traje perfecto implica tener la paciencia para probarse varios modelos hasta encontrar el que mejor vaya con la figura, y una vez que haya dado con él, es aconsejable adquirir más de una pieza.

 

No olvide la importancia de los accesorios

Aunque vestirse para vacacionar implica cargar menos cosas, hay ciertos accesorios esenciales que ayudan a ubicarse en el contexto del clima tropical, al mismo tiempo que le ponen un toque de interés a la imagen personal. Un claro ejemplo de lo anterior son los lentes para sol, que son indispensables para proteger la vista y vuelven más atractivo el rostro cuando se lleva el modelo correcto. Otro caso es el sombrero que, además de evitar que la cabeza se sobrecaliente, lo cual es potencialmente peligroso, también sirve para hacer una absoluta declaración de estilo. Los modelos tejidos con fibras vegetales o realizados con lona son los más indicados para llevarse en los lugares de calor. Y aunque salga sobrando, hay que acotar que los modelos de fieltro nunca deben llevarse en estos sitios. También son de suma importancia las sandalias, de las que es recomendable contar con dos pares: unas de materiales impermeables, como el caucho, para llevarlas en la zona de la alberca, y otras de cuero, para usarse en otros entornos. También se puede contar, si uno quiere lucir más formal, con un par de zapatos de lona que son tan atractivos como frescos. Finalmente, no se olvide de llevar una backpack, idealmente también de lona, para cargar con el bloqueador solar, la toalla y la cartera, entre otras cosas.

 

Desde la Rivera Amalfitana

Hablando de la vida en la rivera, la principal inspiración para la colección primavera-verano 2017 de Scappino fue tomada de la tradición de la Riviera Amalfitana, que abarca desde las costas al sur de Nápoles hasta las islas de Capri y Sorrento. Durante los años cincuenta del siglo XX esta zona fue un centro de veraniego internacional, donde el gusto refinado, sumado a las excelentes combinaciones de coloridos, daba como resultado atuendos elegantes y a la vez muy aptos para el clima de la región. Esta colección es un perfecto ejemplo de lo que significa vestirse para el sol. Nos encontraremos con una elegancia casual dedicada al hombre clásico, que combina azules profundos con colores vivos como el amarillo o el naranja, en prendas como polos con estampados florales, frescas camisas y ligeras chamarras.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado