El nuevo museo de Yves Saint Laurent

El nuevo museo de Yves Saint Laurent

¿Es la moda un arte? Esta controversial pregunta siempre sale a colación cuando se trata del trabajo de Yves Saint Laurent. Y hasta ahora la única respuesta razonable es decir que sí: la moda es un arte en la medida en que es realizada por un artista de la talla de este modisto. Yves Sint Laurent, sin proponérselo, escribió una de las páginas más significativas de la moda.

 

Su nacimiento está registrado en Argelia en 1936, pero para el mundo de la alta costura su historia comienza en 1957, cuando fue elegido como sucesor de Christian Dior. Ciertamente, Saint Laurent era una especie de niño pródigo, pues a sus 21 años ya estaba listo para hacerse cargo de una de las más importantes casas de moda parisina. Desde muy temprana edad el diseñador ya había revelado un talento singular que le permitía abordar la moda como un fin en sí mismo y no como una herramienta para hacer ropa.

Así lo demostró a lo largo de su carrera con su capacidad para inspirarse en la obra de grandes maestros de arte moderno como Pablo Picasso, Piet Mondrian o Andy Warhol, por mencionar algunos de sus referentes estéticos. Probablemente su interés por llevar el arte a la moda fue consecuencia de su experiencia como vestuarista teatral, de la que aprendió que sugerir la verdad puede tener un efecto más poderoso que mostrarla tal como es. Pronto sus muy peculiares diseños capturaron la atención de la Ciudad Luz.

 

Todo un revolucionario

Para el joven diseñador hacerse cargo de la casa Dior no era suficiente; él siempre soñó con un imperio y fue así que en 1961 se independizó y fundó la casa que, hasta ahora, lleva su nombre junto con su inseparable compañero y socio, Pierre Bergé. A mediados de los años sesenta la Rive Gauche del río Sena era el barrio bohemio donde se reunían las boutiques de los nuevos talentos de la moda. Ahí se encontraban personalidades como Paco Rabanne, Pierre Cardin, Sonia Rykiel y Emanuel Ungaro, quienes aún no eran famosos. La Rive Gauche en esta época fue el escenario del enfrentamiento de dos generaciones de modistos: la vieja guardia, dispuesta a hacer moda para la élite, y los jóvenes del momento, ansiosos por acoplar sus diseños al entorno de un mundo cambiante.

De esta manera surgió el concepto prêt-à-porter (listo para usarse) que revolucionó la moda poniéndola al alcance del público en general y volvió obsoleto el concepto del servicio a la medida. Así, los nuevos diseñadores impulsaban la producción en serie para vestir a las masas. Y en el corazón de este gran cambio se encontraba Yves Saint Laurent, quien aprovechó el momento para abrir las puertas de su primera boutique prêt-à-porter, sumando a su nombre el de la Rive Gauche.

Después de dedicarse a la moda durante 40 años, en 2002, poco antes de su muerte, se presentó la última colección de la firma diseñada personalmente por él. Al terminar la pasarela, el modisto, acompañado por su eterna musa, Catherine Deneuve, anunció su retiro. Sus últimos años trascurrieron pacíficamente en su adorado Marruecos, lugar que para Saint Laurent siempre fue un segundo hogar.

 

De París a Marruecos

Pues bien, en septiembre se inauguraron dos museos dedicados a Yves Saint Laurent: uno en París y otro en Marruecos. El primero se localiza en el edificio que fuera su hogar y estudio en la Ciudad Luz, en la avenida Marceau, y el segundo, cerca del jardín Majorelle, en la exótica ciudad de Marruecos. Más de 35,000 creaciones del diseñador se exhiben en las dos instalaciones que comprenden ropa, accesorios, joyería y fotografías. No obstante, la mayor atracción radica en que en este museo se exhibirá por primera vez el archivo personal del modisto al que el propio Saint Laurent se refería como “la Biblia”. Las fuentes de inspiración del diseñador se exhibirán para disfrute del público después de que por varias décadas permanecieron secretas a todos los que no fueran parte de la casa. Así se cumple el sueño del socio y cómplice de Saint Laurent, Pierre Bergé, quien fuese el principal propulsor de estos museos y quien murió poco antes de que éstos abrieran sus puertas.

 

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado