Vestido para casarse

Vestido para casarse

Llega el mes de febrero y el romance está en el aire. Para muchos ésta será la ocasión de llevar su relación a otro nivel al comprometerse en un enlace matrimonial. Dejando el idilio de lado, en cuestiones de moda uno de los dilemas más complicados que un hombre debe enfrentar en su vida radica en decidir qué usar el día de su boda, puesto que debe vestirse a la altura del compromiso que va a adquirir. 

 

Llega el mes de febrero y el romance está en el aire. Para muchos ésta será la ocasión de llevar su relación a otro nivel al comprometerse en un enlace matrimonial. Dejando el idilio de lado, en cuestiones de moda uno de los dilemas más complicados que un hombre debe enfrentar en su vida radica en decidir qué usar el día de su boda, puesto que debe vestirse a la altura del compromiso que va a adquirir. En tiempos pasados la etiqueta tradicional tenía reglas estrictas al respecto pero el mundo ha cambiado y con él ha surgido una nueva etiqueta donde la uniformidad no es la norma. Ahora el atuendo ideal para casarse varía de novio a novio, y para orientarlos en este sentido presentamos los siguientes consejos.

 

Todo gira en torno de los clásicos

La etiqueta ha cambiado pero no su esencia. Originalmente existían tres atuendos de ceremonia para los caballeros; el jaqué o morning dress para los británicos que, como su nombre lo indica, se utiliza en las ceremonias de día; el smoking para ocasiones de noche, y el frac reservado para las ocasiones de rigurosa gala también de noche. Éste es el protocolo tradicional que sigue vigente en ciertos círculos como el diplomático y con base en el cual se arman las fusiones de la nueva etiqueta.

 

La elegancia se ha personalizado

A partir de estas reglas básicas se ha abierto un abanico de posibilidades para vestir la etiqueta de acuerdo con una lectura individual. En ésta es posible incorporar los modelos clásicos, antes inamovibles, tendencias de moda y los gustos personales. Es lamentable que en una boda —uno de los momentos más importantes de la vida de un hombre— el novio se confunda con sus padrinos o con los invitados precisamente por ir uniformado. Ahora ya es posible seleccionar el material, el color y el corte del traje; los complementos como los tirantes (en lugar de cinturón), el fit del chaleco, el color y el estilo de la corbata, el modelo del calzado y hasta la botonadura de la camisa. Puede jugar con todos los componentes de la elegancia hasta encontrar el que mejor va con usted y con la ceremonia que planea.

 

Condiciones determinantes: el lugar y la hora

Además de los gustos y requerimientos físicos del novio, la selección del traje está determinada en gran medida por el lugar y la hora en que se celebrará la boda. Definitivamente no es lo mismo una ceremonia de mañana, que una de tarde u otra de noche. Es muy diferente casarse en una playa, en un jardín o en un salón.

Empecemos por la hora del día. Si la ceremonia es de mañana, lo que se acostumbra es usar el jaqué que en su forma clásica es un traje gris más corto al frente que por la parte trasera. Se lleva con un chaleco, una corbata o plastrón y pantalón a rayas. Ya existe la opción de este atuendo con una semilevita, esto es, un saco 25 centímetros más largo que el traje convencional y 20 centímetros más corto que el jaqué. En las bodas de tarde se utiliza el smoking, pero no de color negro, sino azul, gris perla e incluso color vino. Es necesario hacer hincapié en que cuando se usa smoking el traje y el pantalón deben ser de la misma tela del saco con las solapas de satín, y que éstas sean de “lanza” terminadas en punta o en “herradura” redonda. Por la noche, evidentemente lo que se utiliza es el traje negro, pero ya se admite usar azules profundos y diversas tonalidades de grises.

En las bodas de playa se utiliza la guayabera de seda o el traje de lino, un básico del guardarropa masculino. Pero volvemos a lo mismo: ¿cómo se distingue el novio de los invitados? Es mejor optar por trajes realizados en lanas de verano que permiten transpirar igual que el lino, pero que lucen más distinguidos. Ahora también existe el smoking blanco, un traje adecuado para casarse cerca del mar, pero no en la playa, sino en un yate o en un barco. También se puede lucir en el jardín de un lugar tropical, en una ceremonia en la tarde o en noche, concretamente. Si la boda se realiza en un jardín por la tarde, entonces lo ideal es recurrir al smoking azul en tonalidades muy claras como el celeste, indicado para el mediodía. Claro que si la boda es de noche, el traje debe ser de un azul más oscuro. Por otra parte, cuando la ceremonia se lleva a cabo en un salón las opciones son el smoking gris o azul.

 

Otros detalles que se deben cuidar

El novio debe estar consciente de que el puño de la camisa siempre tiene que ser doble para usarse con mancuernillas y que en la solapa debe haber un pequeño lazo para colocar el tallo de una flor, azahar por lo general. En cuanto al calzado, ya es permisible usar los zapatos mate con el jaqué o el smoking, de suerte que solamente es obligatorio calzar zapatos de charol con el frac. El pañuelo, en el bolsillo del pecho del saco, debe utilizarse siempre y no debe ser igual a la corbata, ya que es un toque de distinción. No hay que olvidar que la etiqueta señala que el calcetín sea del color del zapato: por lo general negro y color marfil. En el caso del smoking blanco, se deben utilizar zapatos color caoba; nunca blancos.

 

 

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado