Estado y violencia. Rasgos y rostros

Estado y violencia. Rasgos y rostros

José Luis Cisneros, José Luis Estrada Rodríguez y Pedro José Peñaloza

Porrúa, México, 2017

 

En épocas recientes la violencia se ha apoderado de los contextos sociales, culturales, políticos y económicos. Los datos de denuncias, investigaciones criminales y sentencias, así como de encuestas de percepción de inseguridad, muestran un panorama sombrío en diversos países de Centroamérica y Latinoamérica, donde la violencia urbana ha crecido a ritmos inusitados. Aunada a esta violencia social proveniente tanto de la delincuencia común como de la delincuencia organizada, también existen indicios respecto de la violencia institucional que generan diversas autoridades locales y estatales de distintos ámbitos de la política pública.

En este sentido, Estado y violencia. Rasgos y rostros, obra coordinada por Cisneros, Estrada y Peñaloza, reúne a un grupo de personas dedicadas a la investigación académica para abordar, desde una meseta multidisciplinar, las expresiones de las múltiples violencias que ocurren en México y en otras latitudes (guerra, narcotráfico, feminicidio, violencia urbana, violencia familiar, entre otras) y el papel que en ellas tiene el Estado contemporáneo, sea como autor directo (por acción y omisión) de desapariciones forzadas, torturas o ejecuciones arbitrarias, o bien como autor indirecto, a través de fenómenos como la pobreza, el desempleo, la desigualdad social, la corrupción, la desconfianza institucional y la hipervigilancia.

A lo largo de sus 13 capítulos, esta obra analiza las modificaciones que han sufrido los entes criminales y las instituciones del Estado. Ya no se trata sólo de aquella delincuencia solitaria y marginada, pues hoy se ha dado paso a una delincuencia cada vez más compleja y organizada. El Estado, por su parte, se ha visto reconfigurado en varias de sus atribuciones por medio de diversos factores externos, tanto económicos y sociales como políticos, lo que ha hecho emerger, en lugar de un Estado benefactor de posguerra, un Estado de exclusión, de indefensión y de excepción.

Si bien ésta es una obra que apuesta por un pensamiento crítico que cuestiona el sentido común y los consensos que circulan en torno de la violencia y la criminalidad actuales, también abre un debate en relación con el hecho de magnificar (represión aislada y descentralizada, no sistemática o centralizada) o simplificar (la entidad estatal es una compleja red de interconexiones) el papel del Estado en esos escenarios.

En síntesis, los lectores encontrarán en esta obra un esfuerzo digno de reconocer no sólo porque describe, comprende y explica los diferentes rasgos y rostros de las violencias contemporáneas, sino también porque vislumbra algunas propuestas que, en esos contextos, exigen del Estado actual un posicionamiento claro.

¿Qué hacer ante esta situación?, se preguntan los autores de esta obra. Las respuestas van desde reconstruir el Estado por medio de los derechos sociales; limitar las relaciones entre los actores criminales y los líderes políticos; levantar la voz y solidarizarse en contra de la tiranía de un Estado opresor; pugnar por un modelo de gobernanza abierto, dinámico, sensible y consciente de su carácter público; empoderar políticamente a las comunidades y construir una democracia de consenso multicultural, hasta exigir la desaparición del Estado criminal o la transformación estructural del sistema capitalista.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado