Marco Antonio Díaz de León

Marco Antonio Díaz de León

El 13 de julio de 2016 amanecimos con la triste noticia de que, un día antes, había fallecido Marco Antonio Díaz de León Sagaón, extraordinario procesalista en materia penal.

Miembro de número de la Academia Mexicana de Ciencias Penales y antiguo profesor del Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE), fue un acérrimo crítico del nuevo sistema de justicia penal, lo cual le trajo como consecuencia tener que navegar contra el discurso oficial sostenido por la nueva generación de procesalistas y toda la cauda de cursos y bibliografía que pretendía arrasar con su obra.

Pero ¿quién fue Marco Antonio Díaz de León Sagaón? 

 

En el libro que Sergio Correa escribió sobre la Academia Mexicana de Ciencias Penales se puede encontrar una breve referencia sobre este penalista:

“El doctor Marco Antonio Díaz de León Sagaón nació el 25 de diciembre de 1941, originario del estado de Hidalgo. Fue doctor en Derecho egresado de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Derecho de la UNAM, donde cursó también la especialidad en ciencias penales, la maestría en política criminal, así como los estudios de la licenciatura en Derecho.

”Fue profesor por oposición de Derecho procesal penal de la Universidad Nacional Autónoma de México e impartió esta asignatura en la Facultad de Derecho de la UNAM, y de Acatlán, UNAM, desde 1971. Igualmente fue profesor de la UNAM en Acatlán, de las materias de Derecho constitucional y de teoría general del proceso. Profesor de posgrado del Instituto Nacional de Ciencias Penales, de la Universidad Panamericana, de la Universidad de Tlaxcala y de la Universidad de Coahuila, en la materia de Derecho procesal penal y en las especializaciones de prueba y de recursos en el proceso penal.

”Miembro del Comité Tutoral de Derecho Procesal Penal del Posgrado en la UNAM.

”Fue miembro de número en la Academia Mexicana de Ciencias Penales, a la cual ingreso en el año 1989, del Instituto Mexicano de Derecho Procesal, y vicepresidente del Centro de Estudios de Política Criminal y Ciencias Penales.

”Dictó más de cien conferencias sobre las especialidades mencionadas en distintos foros nacionales y del extranjero.

”Desempeñó diversos cargos, como los de director general de Control de Procesos de la Procuraduría General de la República; director general de Procesos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal; coordinador de Asuntos Especiales de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal; coordinador de asesores del procurador general de la República; director general jurídico del Tribunal Superior Agrario, y magistrado numerario del Tribunal Unitario Agrario del Distrito Federal.

”Autor de varios libros como: Teoría de la acción penal, Tratado sobre las pruebas penales, Diccionario de Derecho procesal penal, Código Federal de Procedimientos Penales comentado, Código de Procedimientos Penales para el Distrito Federal comentado, Historia del Código Federal de Procedimientos Penales, Código Penal Federal con comentarios, Derecho penal mexicano. La reforma de 1996, Delincuencia intrafamiliar y delitos contra derechos de autor, Historia del Derecho penal y procesal mexicanos, así como de múltiples artículos en diversas revistas sobre las materias penal y procesal penal”.1

Apenas hace unos días se publicó en la revista Iter Criminis del INACIPE la separata 2015 con un trabajo suyo en el que aborda, en 150 páginas, el estudio de algunos artículos del Código Nacional de Procedimientos Penales.

Tuve la oportunidad de escucharlo en el despacho de Ricardo Franco Guzmán, por allá del año 2007. A pesar de haber terminado una larga jornada en los tribunales agrarios, pasaba a ver a su antiguo maestro y amigo para hablar de lo que le apasionaba: las minucias del proceso penal. Durante algunas horas retomaba su cátedra para quienes lo escuchábamos en un espacio informal. Casi no había diálogo. Tomaba con mucha seriedad los tópicos planteados y le preocupaba la terminación de un viejo sistema con argumentos que no terminaban de convencerlo.

Poco tiempo después coincidimos en un rito cotidiano en el salón de profesores del INACIPE donde registraba su entrada y su salida. Luego, ese rito se terminó. En los últimos años dejó la cátedra. La novedad de los temas del nuevo sistema de justicia penal paulatinamente se fue apropiando de los diversos programas de estudio sobre la materia procesal penal. Se puso énfasis en el juicio oral y en las llamadas estrategias de litigación, pero todo a la luz de códigos inexistentes y de prácticas de otras latitudes. El maestro dejó su cátedra y con ello dejó también un gran vacío; sin embargo, su inquietud por la ciencia procesal se mantuvo vigente hasta el último de sus días.

Escribió sobre la arena movediza que en estos tiempos implica abordar una ley o comentar un artículo de un código. Hoy en día las normas carecen de una temporalidad similar a la de otras épocas. Las leyes hechas sobre las rodillas requerían una nueva composición, modificaciones o supresiones, según el criterio del legislador. Así que muchas de sus obras sufrieron el terrible deterioro que le dejaron los vaivenes legislativos. Y sin embargo dos obras quedaron en pie para la posteridad: las relativas a la historia del Derecho penal y su enorme tratado sobre las pruebas penales que, muy al estilo de Mittermaier, sobrevivirán por generaciones.

La ironía de la vida es que el plazo de un nuevo sistema de justicia penal se cumplió y el doctor se fue. Dejó la antorcha de ingentes trabajos de interpretación de la ley. Muchos se quemarán antes de poder apropiarse de esa luz que no está hecha para improvisados. Sus obras son producto del tiempo, de su tiempo.

Marco Antonio Díaz de León era un hombre práctico: fue magistrado agrario a pesar de que su vocación estaba con las ciencias penales. Había que trabajar para cubrir los gastos terrenales y, por otra parte, escribir y estudiar sobre el proceso penal para vivir. Ahora que ha partido, parafraseando a Borges, estoy seguro de que sigue desentrañando el sentido del enigma y de las otras leyes.

Hasta otro día, maestro.

Notas

[1] Cf. Sergio J.Correa García, Historia de la Academia Mexicana de Ciencias Penales, Porrúa, México, 2001, pp. 749-750.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado