Notarios de supermercado

Notarios de supermercado

Si desde hace tiempo es posible encontrar en los supermercados sucursales bancarias, tintorerías, estéticas y quioscos de cualquier producto que sea del interés de los miles de visitantes que día con día acuden a realizar sus compras, ¿por qué los notarios habrían de quedarse fuera de la jugada? A decir verdad, esta descabellada idea no lo es tanto para los clientes, como lo retrata el autor de este artículo.

 

I. Es media tarde de un ajetreado sábado en el Walmart Super Center de Markham, un suburbio al noreste de la ciudad de Toronto, en la Gran Área Metropolitana.

En la moderna tienda recién inaugurada, exactamente en la entrada principal donde se encuentran las cajas registradoras y compitiendo con una peluquería, una farmacia, un local de comida para llevar, una improvisada florería y hasta un McDonald’s y un spa de uñas, llaman mi atención varios anuncios en modernas pantallas digitales a todo color que dicen, entre otras cosas:

$99.99 personal wills / 50% Off! / Limited time offer!

Axess Law Office

Simple wills, $99 / Powers of attorney, $59

Two for only $79

Letter of invitation, $49. Plus $10. Each additional invitee / Notarized documents, $25

Under 18 child travel consents, $39 / Certified true copies, $55 / Oaths, $25.

Notary Services

Affordable prices

Hours that work for you

Locations that can't be beat

Open seven days a week!

Free consultation!

Free will review!

II. ¿Un despacho de abogados y notarios dentro de un supermercado? A unos pocos pasos delante de mí puedo ver que, en efecto, la gente merodea frente a una pequeña oficina legal en vivos colores azul y naranja. Algunos clientes atisban con curiosidad mientras se recargan en los carritos de la compra; otros sostienen con dificultades las bolsas grises de la tienda y uno más manda a los niños a guardar los carritos de la compra. Una señora joven que espera con dos niños gorditos y rubios me dice, a modo de justificación, que ella no tiene el tiempo necesario para ir a una oficina legal o esperar una cita para consulta.

“¡Tenemos oficinas en lugares convenientes para usted!”, “¡Abrimos siete días a la semana!”, “¡Mejoramos cualquier precio de la competencia!”, ratifican los lujosos folletos anaranjados que me ofrece un empleado de aspecto maduro y con vestimenta casual el cual atiende solitario en el pequeño local, a pesar de los tres escritorios desplegados en el interior. Me dice que se llama Assim (no estoy seguro de que así se escriba su nombre, pues no tenía tarjetas de visita) y, en efecto, parece de ascendencia árabe.

De hecho, en el pequeño rectángulo del local (de apenas unos cinco por 10 metros) caben unas cuantas computadoras, los escritorios, las pantallas digitales y, en el rincón, un juego de sala color negro que hace las veces de sala de espera. Un cuarto pequeño, seguramente el almacén o el archivo, aparece al fondo.

Un espacio modesto, sin duda, comparado con las lujosas suites revestidas de mármol y fina madera que el corporativo posee en un moderno edificio de University Avenue 425, en pleno downtown Toronto. En este punto, rodeado de rascacielos, en el corazón del centro financiero de la ciudad más cosmopolita y grande de Canadá, se ubica lo que ellos califican como una boutique law firm, donde, según la red, se atiende a los clientes en ocho idiomas —desde inglés y francés, hasta hebreo y gujarati—.

Un cliente con aspecto de trailero, de gorra, mezclilla y botines, pide que le informen si aquí también le pueden arreglar una multa de tráfico, pero Assim responde que para ese trámite tiene que ir a las oficinas del corporativo. “Please, recuerde que nosotros sólo redactamos simple wills”, aclara una hoja de instrucciones para los clientes. Los atractivos folletos, en efecto, consignan una lista, no demasiado larga, que enumera apenas testamentos “simples”, cotejos de copias, certificaciones de firmas, codicilos, constancias de invitación para extranjeros, permisos para viajes de menores de edad, cartas juramentadas y poderes para abogados. “Everyday legal contracts.” Pero si un cliente pide tramitar una adopción, quitar a un heredero, condicionar un legado, comparecer a una cita en la Corte, o hacer un convenio patrimonial con su cónyuge, entonces tiene que acudir a la oficina matriz y probablemente confirmar cita para unos pocos días.

No parece que en este despacho se lleven asuntos más complejos. En el interior del local volteo inútilmente a todos lados repasando las desnudas paredes anaranjadas mientras busco anaqueles con los usuales libros o códigos legales. Assim, mientras tanto, me sigue ofreciendo atractivos folletos que rezan: “Axess, Law Offices, Notary Services”, siempre rubricados con la leyenda “Law made easy!” Y todo lo anterior por encima de una improvisada mesa de rifas de “¡Atínale al dinero en la panza del cochinito!”, que aprovecha sin duda la afluencia de consumidores en esta época prenavideña.

           

III. Sé que a veces la gente suele cohibirse en el interior de elegantes oficinas con pisos de terrazo y lujosos escritorios donde se encuentran abogados de rostro adusto en trajes oscuros y portafolios de piel. Sin duda, es una virtud acercar los actos legales a la gente que los necesita y estar donde la gente está, porque el Derecho es parte de la vida diaria. Pero al final, en el marketing de los abogados anglosajones esto no tiene otra ciencia más que aplicar un principio básico de los negocios: ofrecer un producto en las mejores condiciones de acceso, horario, servicio y precio. “¡Y si tienes el producto, tienes el mercado!”, según reza la vieja ley de las ventas.

La firma se precia de ofrecer un servicio rápido y barato a las amas de casa que acostumbran comprar en ese tipo de tiendas y a los ejecutivos que comen de prisa el lunch de mediodía y no les importa mucho el constante ir y venir de los parroquianos y el tiip-tiip de la lectura de los códigos de barra en las cajas de Walmart.

La oficina legal está disponible siete días a la semana, para que cuando la gente necesite un servicio notarial de urgencia esté en posibilidad de hacerlo; algo que no siempre es posible, es necesario reconocerlo, con los distinguidos abogados de University Avenue. De hecho, no es difícil imaginar que los fines de semana y los días festivos son los mejores días para vender. Pero por si fuera poco, Axess Law dispone de un servicio llamado low chat, el cual permite la consulta en línea, en tiempo real, con abogados especializados de la firma.

IV. En realidad, el asunto no es novedoso. Los notaries public anglosajones, si bien no son abogados, parecen tener el don de la ubicuidad. Copié estos anuncios de una tienda de abarrotes en Orlando, de una papelería en Washington y de una tintorería en Nueva York:

Notary & Fax Services / phone cards / laundry detergent / eggs and milk / film and batteries.

Fax, Print, Scan, Copy / Post Office / UPS, FedEx, DHL, Cargo / Notary.

Dry cleaning / shoe repair / notary / keys.

El dueño del primer negocio, un notary paquistano que despachaba la grocery junto con su esposa y uno de sus hijos, se dio tiempo para tomarse una foto mientras despachaba una bolsa de arroz, dos paquetes de salchichas, una baguette y un Mister Clean.

Internet ofrece asimismo numerosos ejemplos de firmas legales con servicios tan pintorescos como los de Legal Cuts, una compañía de abogados de Connecticut con servicios de peluquería, afeitado y, por cierto, renta de una camisa blanca, saco y corbata para aquellos que tienen una cita legal en la Corte.

El lema de Legal Cuts es “Let a hair cut, get a latte, get a will drafted” (“Córtate el cabello, tomate un café y redacta tu testamento"), bajo la suposición, no exenta de lógica, de que el cliente se encontrará totalmente relajado en el sillón del peluquero. Una vez apacible, la firma supone que el cliente estará mejor dispuesto a seguir un consejo legal, en lugar de mostrarse intimidado por un “abogado pomposo en un traje de 5,000 dólares que, para empezar el trámite, le pide pasar a la caja y depositar 3,000 dólares para un caso relativamente simple”.

Twin Falls ID es una empresa de Idaho, Estados Unidos, que en alianza con UPS ofrece servicios de paquetería, envío, encuadernación y enmicado de documentos (entre otras muchas cosas), además de servicios notariales. Y en algunos casos cobra sólo dos dólares por la firma del notario, pues así lo dicta la ley del estado de Idaho.

Torontonotary.com publicita en la red un servicio de entrega a domicilio urgente en el área metropolitana de Toronto (mobile service) y se ostenta como el “primer sitio web de Canadá en servicios notariales”. Formularios gratuitos están a disposición del público en el sitio de la compañía. Virtualnotary, a pesar de su nombre, anuncia una página que nunca abre.

Pero la más ubicua de todas es, sin duda, Redsealnotary, una cadena de oficinas notariales con más de 100 puntos de servicio en todo el territorio canadiense, la cual se jacta de ser la “compañía número uno en servicios de notarios públicos en Canadá”.

Legal Force, con sede en Palo Alto, California, y sucursales en China, Inglaterra y la India, es una oficina con moderna decoración en colores blanco y naranja que también se precia de ser la empresa número uno en el mundo en registro de patentes y marcas (“15,000 registros en 2015”, según se anuncia). La empresa se propone ayudar a la gente que necesita un consejo legal en un ambiente confortable y sin sentirse intimidada, pero esta vez a un costo de 45 dólares por cada 15 minutos o, si el asunto es complejo, a la friolera de 600 dólares la hora. Dispone asimismo de un moderno servicio bajo el nombre de Chattorneys, donde uno puede conversar en línea con abogados especializados.

V. “¡Dios bendiga el día que encontré a estos abogados! Ustedes me hicieron sentir como en familia. ¡Gracias!”, dice la señora Claudette, vecina de un pueblo cercano a Toronto. El testimonio, sin duda verídico, fue recogido por escrito en la magnífica publicidad de la firma. “Es lo que nuestros clientes tienen que decir”, ratifican orgullosos en Axess Law.

Abandoné la pequeña y anaranjada oficina legal del super center con un sentimiento de desazón. En pocos años, la firma avizora un crecimiento exponencial de tiendas ubicuas en toda el área metropolitana, la provincia de Ontario y, eventualmente, el resto de Canadá, todo en consorcio con Walmart, una compañía que, por lo demás, dispone de 382 tiendas y 90 000 empleados tan sólo en el país.

Tal vez Axess Law Professional Corporation sea, en efecto, un avanzado despacho de abogados con ideas novedosas y prácticas, alejadas de los salones sobrios y elegantes de las firmas tradicionales, pero cerca —sin duda muy cerca— de personas como el trailero y el ama de casa que he conocido hoy.

NOTA

* Doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México y titular de la Notaria Pública 2 en Orizaba, Veracruz. Ha sido vicepresidente del Colegio de Notarios de Veracruz y presidente de la Academia Notarial Americana.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado