El Consejo General de la Abogacía Mexicana: ANADE, Barra e Ilustre unen sus fuerzas

El Consejo General de la Abogacía Mexicana: ANADE, Barra e Ilustre unen sus fuerzas

El pasado 18 de enero los tres colegios de abogados más importantes de México marcaron un paradigma al dar a conocer la creación del Consejo General de la Abogacía. La sesión histórica, titulada “Liderazgo de la abogacía”, es resultado colectivo de los órganos de gobierno para formalizar la unión del gremio jurídico.

 

El acto fue presidido por Alfonso Guati Rojo, presidente de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE); por Alfonso Pérez-Cuéllar Martínez, presidente del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México (INCAM), y por José Mario de la Garza Marroquín, presidente de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados (BMA). Contó con la presencia de los miembros de la junta menor del INCAM, del consejo directivo de la BMA y del consejo directivo nacional de la ANADE.

Durante su intervención, Alfonso Guati Rojo hizo una remembranza del trabajo conjunto efectuado por los tres colegios; afirmó que con esa colaboración se logró plantear un diagnóstico y un plan de acción con objetivos y metas; un esquema unificado, pero que respeta la esencia de cada uno. Manifestó que se trata de la conclusión de un largo proceso de interconexión e interlocución con una misma misión y una misma visión que pretende llegar a todo el país.

Por su parte, Alfonso Pérez-Cuéllar indicó que el consejo general unifica a la abogacía más importante, más seria y más organiza del país. Explicó que los fines que se persiguen son los mismos que se han establecido para los colegios, pero con un énfasis en la representación de la defensa y la vigilancia del ejercicio de la profesión y de la defensa de los intereses de los colegios y sus colegiados.

Lo anterior también comprende la elaboración de códigos deontológicos que sean generales para la abogacía mexicana, así como la promoción de una ley general y la participación activa en la formulación de proyectos de regulaciones y modificaciones concernientes o que afecten el ejercicio de la profesión. El consejo también prevé crear y regular todo tipo de premios y distinciones, además de intervenir en la formación jurídica.

“Estamos convencidos de que la abogacía desempeña un papel relevante en la sociedad; creemos que ese papel puede generar un eco con mayor fuerza si lo hacemos unidos”, puntualizó.

Asimismo, reconoció la labor de los ex presidentes que los precedieron en el impulso de la unidad y que generaron estas sinergias.

Al reflexionar en torno de para qué constituir un Consejo General de la Abogacía, José Mario de la Garza, exhibió el estado actual de fragmentación en el que se encuentra la profesión, lo que ha ocasionado el deterioro en la capacidad de incidir y articular una transformación.

Señaló que los colegios, actuando de forma aislada, difícilmente podrán impulsar una agenda de la abogacía. Exhortó a los presentes a asumir una posición de responsabilidad y autocrítica que permita formular planteamientos concretos para que el país pueda salir de la situación delicada en la que se encuentra.

Expuso los principales objetivos que se pretenden:

  • Constituir el Consejo General de la Abogacía. Un contexto institucional a largo plazo que permita articular, con mucha precisión, qué se quiere para la abogacía y para nuestro país.
  • Impulsar una iniciativa de ley para el ejercicio de la abogacía —la cual ya fue elaborada por Óscar Cruz Barney—, que regule a través de la certificación obligatoria y el control ético de la profesión.
  • Constituir un observatorio para impulsar y evaluar la agenda del Estado de Derecho.
  • Tener una agenda de la abogacía para México.

El 31 de enero quedó constituido formalmente el Consejo General de la Abogacía; su estructura integrará a los órganos de gobierno y tendrá una asamblea de asociados, un consejo directivo, un secretariado general y diversas comisiones.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado