El INACIPE entrega el doctorado honoris causa a Miguel Sarre y Carlos Castresana

El INACIPE entrega el doctorado honoris causa a Miguel Sarre y Carlos Castresana

 

El pasado 26 de abril el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE) condecoró con el doctorado honoris causa —distinción de excelencia para aquellos que han dedicado su vida a las ciencias penales— al español Carlos Castresana y al mexicano Miguel Sarre. Al primero, “por la resuelta lucha que, como fiscal, emprendió contra la corrupción a nivel global, así como por el compromiso y la valentía con los que aplicó las leyes nacionales e internacionales, procurando que el responsable de un delito no quedara impune”; al segundo, “por el impulso que ha dado a la defensa de los derechos humanos y la protección del inocente, así como por el esfuerzo realizado para modernizar el sistema de ejecución penal en México y contribuir a colocarlo a la vanguardia de las mejores prácticas internacionales”.

La ceremonia de investidura fue encabezada por el presidente de la Junta de Gobierno del INACIPE, Alberto Elías Beltrán, y por su director, Gerardo Laveaga. Estuvieron presentes los miembros de la Junta de Gobierno —los titulares de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Educación Pública, de la Secretaría de Gobernación y del Conacyt, así como los abogados generales de la UNAM y de la UAM, los representantes de la Academia Mexicana de Ciencias Penales y el rector de la UAM—, miembros del claustro de investigadores del INACIPE, funcionarios del Poder Judicial Federal y de la PGR, académicos y familiares.

Durante su mensaje de bienvenida, Gerardo Laveaga sostuvo que ambos son juristas ejemplares cuya tarea, por su naturaleza, es incómoda, pero se preguntó “qué sería de nuestro marco constitucional y jurídico sin hombres como ellos”.

La laudatio de los galardonados estuvo a cargo de Armando Ponce y Ana Lorena Delgadillo. Ambos destacaron los méritos que han llevado a estas dos personalidades a imprimir su huella en la vida jurídica nacional e internacional.

En su discurso, Miguel Sarre denunció que para el fortalecimiento del Estado Democrático de Derecho se requiere una fiscalía verdaderamente autónoma que no responda a ningún interés político: “Sólo debe responder a la justicia y a la ley”, argumentó el doctorando.

Por su parte, Carlos Castresana denunció los graves problemas de corrupción en América Latina que no permiten que sus países se desarrollen y superen los niveles de pobreza. Sin embargo, destacó: “La justicia es adictiva: cuanta más se obtiene, más se quiere”. “Si Guatemala pudo, México con más razón puede superar sus problemas de corrupción”, menciono el fiscal, a quien se le atribuye el procesamiento de los ex presidentes Augusto Pinochet, de Chile, y Álvaro Colom, de Guatemala.

Por último, Alberto Elías Beltrán reconoció que no es solamente un reconocimiento a los dos galardonados, sino a lo que representan: a la perseverante lucha por la defensa del inocente y de la justicia. La investidura de ambos, resaltó, “es un reconocimiento a la academia, a la innovación y a la voluntad para mejorar la justicia penal”.

 

 

 

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado