Focos rojos en la renegociación del TLCAN

Focos rojos en la renegociación del TLCAN

El 15 de agosto pasado se llevó a cabo una conferencia de prensa organizada por la Asociación Abogados por México, parte de la Institución Nacional para la Celebración del Día del Abogado, que cuenta con más de 8,000 agremiados en todo el país, en la que se abordaron los focos rojos de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Estados Unidos y Canadá.

 

Jorge Eduardo Pascual, presidente nacional de la Institución Nacional para la Celebración del Día del Abogado; Gustavo Uruchurtu Chavarín, quien fuera uno de los negociadores originales del TLCAN en tiempos de Carlos Salinas de Gortari, y Eduardo Sadot, Virgilio Serrano y Alejandra del Río, miembros del consejo de la Institución Nacional para la Celebración del Día del Abogado, reflexionaron en días pasados acerca de los focos rojos en la renegociación del TLCAN.

Gustavo Uruchurtu habló sobre las áreas de oportunidad de la renegociación y señaló que sería casi imposible para Estados Unidos retirarse del tratado como se rumoró durante los primeros días de la administración del presidente Donald Trump, ya que por 25 años las reglas de cooperación han regido el comercio entre los tres países y cambiarlas afectaría enormemente no sólo a la industria nacional, sino también a la estadounidense, que ha sido nuestro principal socio comercial durante más de dos décadas.

Uruchurtu invitó a los negociadores a tomar en cuenta todas las implicaciones de sus actos, ya que cualquier arancel o medida que se acuerde y que afecte directamente los intereses de los tres países tendrá repercusiones directas en aranceles y medidas específicas que seguramente se tomaran contra los productores y las exportaciones nacionales.

Uruchurtu añadió que nuestra mejor oportunidad de salir bien librados de esta necesaria renegociación del tratado es hacer frente común con Canadá y así lograr un mayor peso específico y un mejor apalancamiento en las negociaciones.

Por su parte, Jorge Eduardo Pascual afirmó que es importante para el gremio de los abogados del país señalar a los dos negociadores principales el mayor vicio del Tratado de Libre Comercio inicial, que es justamente el que para nuestro país sea un “tratado” que constitucionalmente nos vincula con obligatoriedad y que el mismo documento para los estadounidenses y canadienses fue un agreement (acuerdo) que no los vincula de manera obligatoria, por lo que hay fracciones del mismo que se han pasado por alto. Puso el ejemplo de lo que sucede con el gremio de los abogados mexicanos que no pueden ejercer su profesión en Estados Unidos y Canadá sin haber pasado los exámenes de las barras, mientras para los grandes bufetes extranjeros no existen estos requisitos en México.

Pascual López subrayó que ya es tiempo de que México retome la colegiación obligatoria de las profesiones y que este tipo de tratados emparejen el piso para todos los profesionistas mexicanos, pero en particular para los bufetes de abogados mexicanos, que evidentemente se quedaron en desventaja con los bufetes estadounidenses y canadienses, ya que no pueden ejercer su profesión sólo con su título de licenciados en Derecho, sino que deben someterse a las barras de los otros dos países.

En el acto, Alejandra del Río leyó la carta abierta que la INCDA ya entregó al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, al canciller Luis Videgaray Caso y al secretario de Economía Ildefonso Guajardo, en la que se les pide que revisen a conciencia el asunto de la reciprocidad en el ejercicio de las profesiones en los tres países.

 

Sr. Presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto

Sr. Secretario de Relaciones Exteriores, Dr. Luis Videgaray Caso

Sr. Secretario de Economía, Lic. Ildefonso Guajardo

 

Ante la inminencia de la revisión del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, siendo los secretarios Videgaray y Guajardo los responsables de la representación mexicana, los abogados de México debemos y queremos hacerles algunas observaciones, que no fueron consideradas en el tratado original y que en el ámbito de nuestra profesión nos colocó en una gran desventaja ante los otros dos países:

a) Es conocido que como resultado de la negociación del TLCAN estábamos firmando un “tratado” que, según nuestro mandato constitucional, en su artículo 133, adquiere fuerza constitucional, o sea, se incorpora a la letra de nuestra Constitución, y que los otros dos países sólo firmaban un agreement (acuerdo), lo que para ellos no alcanzaba el nivel o el rango constitucional. Es importante pugnar por que al tratado se le dé esa naturaleza en los tres países y que se aplique la letra del tratado y no una ley con la interpretación de su Legislativo sobre lo que se pretendió negociar.

b) El presidente de México, encantado con los logros, llegó a promover una enorme reforma constitucional con el fin de adecuarla al tratado, creando perjuicios a diestra y siniestra, sobre todo a nuestra profesión.

c) Al ser un tratado, lleno de entusiasmo inició la reforma a nuestra Ley de Profesiones, ya que se había acordado el libre ejercicio de la profesión de abogado, por lo menos, en los tres países, establecido en el capítulo 12 del TLCAN.

 

1. México garantizará que:

a) A un abogado autorizado para ejercer en una provincia de Canadá o en un estado de Estados Unidos, que busque ejercer como consultor legal extranjero en México, se le otorgará una licencia para hacerlo, si a los abogados con cédula profesional para ejercer en México les es otorgado un trato equivalente en tal provincia o estado.

b) Un despacho de abogados cuya matriz se encuentre en una provincia de Canadá o en un estado de Estados Unidos y que busque establecerse en México para prestar servicios legales a través de consultores legales extranjeros con licencia para ejercer, le será autorizado el hacerlo si a los despachos de abogados cuya casa matriz se encuentre en México se les otorga un trato equivalente en tal provincia o estado.

2. De conformidad con el párrafo 1(a), México denegará los beneficios otorgados a los abogados extranjeros empleados o asociados con despachos extranjeros de consultaría legal establecidos en México, de acuerdo con lo dispuesto en el párrafo 1(b), si tales abogados no están autorizados para ejercer en una provincia de Canadá o un estado de Estados Unidos que autorice a los abogados con cédula para ejercer en México como consultores legales extranjeros en su territorio.

3. Sujeto a los párrafos 1 y 2, página 3, del anexo VI del TLCAN, México adoptará medidas con respecto a la práctica de los consultores legales extranjeros en el territorio de México, incluyendo las cuestiones relacionadas con la asociación y la contratación de abogados para ejercer en México.

4. Al día siguiente de nuestra promulgación llegaron en hordas los bufetes, sobre todo estadounidenses, a instalarse en México, Monterrey, Guadalajara y en toda la frontera, convirtiendo nuestro mundo jurídico en imperio de Baker and McKenzie, Harrys y muchos más, quienes rápidamente fueron contratados por las grandes empresas internacionales de nuestro país.

5. La sorpresa apareció cuando los otros dos países aclararon que aquél era sólo un acuerdo y que para ellos no tenía fuerza constitucional. Y recibimos la noticia que, en concordancia con la organización jurídica de las bars en Estados Unidos y en Canadá, nuestros abogados no tendrían libre ejercicio en esos países y requerían, como siempre, pasar los exámenes de las barras estatales para ejercer.

Ahora hay que observar, señores negociadores, la importancia que tienen dos aspectos de este problema: el primero, que es muy importante para 25 millones de mexicanos y sus descendientes, contar con el auxilio y la asesoría de abogados de nuestro país; el segundo, que tuviéramos derecho competir en nuestra propia nación con los despachos norteamericanos, por la representación de las empresas transnacionales, a base, ahora sí, de negociar con ellos la igualdad en el derecho del ejercicio libre de nuestra profesión en los tres países.

 

Atentamente,

 

El presidente, consejo y delegados de la INCDA en toda la República, en representación de nuestros 8,000 abogados miembros.

 

Jorge Eduardo Pascual López, presidente del consejo

 

Miembros del consejo ejecutivo: Gustavo Uruchurtu, Edmundo Elías Musi, Luciano Silva Ramírez y Alfredo Ríos Camarena

 

Delegados de la INCDA, en Aguascalientes, Sergio Delfino Vargas; en Baja California, Cuauhtémoc Castilla Gracia; en Baja California Sur, Miguel Ángel Robles Gastélum; en Campeche, José Luis Chi Pérez; en Chiapas, José Manuel Blanco Urbina; en Chihuahua, Irma Celia Medrano Flores; en la Ciudad de México, María de la Parra; en Coahuila, Celestino Torres Mata; en Colima, Esteban Arroyo; en Durango, Alma Graciela Hernández García; en el Estado de México, Aurelio Alba Vargas; en Guanajuato, Juan Aboytez Pisano; en Jalisco, Luis Octavio Cotero Bernal; en Nayarit, Jorge Javier Vargas López; en Michoacán, Marco Antonio Aguilar Cortés; en Morelos, María Elena Medina Vargas; en Nuevo León, Roberto Flores de la Rosa y Adolfo Treviño Garza; en Oaxaca, Genaro Vázquez Colmenares; en Puebla, Felipe Miguel Carrasco Fernández; en Querétaro, Leopoldo Baeza Muguerza; en Quintana Roo, Eduardo Sadot Morales Figueroa; en Tabasco, Marcelino Sánchez Nivon; en Tamaulipas, Enrique Perales Jasso; en Tlaxcala, Daniel Morales Cruz, y en Veracruz, Rafael Marín y Marín.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado