Al margen

Al margen

 

Al magistrado José Luis Vargas le llueve sobre mojado. Ya no es lo duro sino lo tupido. Con investigaciones abiertas en la FGR y en la UIF, el presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación parece no darse cuenta del daño que le está causando a la institución. Si a su descrédito personal sumamos las desatinadas decisiones del Tribunal, como corregir la plana al INE, que pretendió evitar que el presidente de la República hiciera proselitismo político, el coctel está servido...

 


 

Mientras la corrupción sigue rampante en las grandes ligas y la solicitud de “aportaciones” está a la orden del día, algunos órganos internos de control de las dependencias y entidades (OIC’s) la han cargado contra los intercambios de regalos que suelen organizarse, año tras año, en todas partes. Los impolutos contralores emitieron circulares a granel para advertir a los servidores públicos que obsequiar un libro, un disco o unas galletas puede constituir cohecho. ¿No tendrán algo mejor que hacer estos burócratas?

 


 

La designación de Socorro Flores Liera como magistrada de la Corte Penal Internacional es una gran noticia por donde se le mire. Nunca antes habíamos tenido a una jueza mexicana en este organismo internacional de tal relevancia. Hay que desearle éxito.

 


 

Tiene razón Alejandro Gertz Manero cuando señala que la búsqueda de personas no tiene por qué seguir en la FGR. La Fiscalía es un órgano dedicado a perseguir el delito en los tribunales y no a realizar investigaciones que corresponden a las entidades federativas o, en todo caso, a la Secretaría de Seguridad Pública, a la Guardia Nacional o a las Fuerzas Armadas. Si algo ha estorbado la labor de hallar a las personas desaparecidas es, justamente, la enorme cantidad de responsables que hay con el mismo objetivo. ¿No sería más fácil responsabilizar a un solo organismo y exigirle cuentas a él?

 


 

Hizo bien el Gobierno de la CDMX en anunciar que, en enero, se condonará el impuesto sobre nómina de establecimientos del Centro Histórico que se vieron afectados por la pandemia. Ojalá esto sirva de ejemplo para estudiar e impulsar otros subsidios. Cualquier gobierno responsable y eficaz debe meter el hombro cuando se le necesite.

 


 

Entre quienes mejor se han desempeñado en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está, sin duda, Luisa Alcalde, secretaria del Trabajo. Pese a las advertencias y amenazas de la COPARMEX, ella impulsó el alza de 15% al salario mínimo, lo cual parece una medida justa en un país que, durante años, sólo ha impulsado el crecimiento de unos cuantos. Este aumento se hace aún más urgente si consideramos que Costa Rica, Argentina, Colombia, Guatemala y El Salvador pagan más a sus trabajadores... Si echamos un vistazo a las cifras de la OCDE, México ocupa el lugar 26 en este aspecto. ¿Tendrá consecuencias graves este aumento? Sí: reducirá ligeramente las ganancias de algunos empresarios.

 


 

Otro tema ligado al anterior es la necesidad de regular el outsourcing, una práctica que implica simulación tras simulación. Es cierto que el reparto de utilidades puede ser desequilibrado, pero esto se puede negociar. El Consejo Coordinador Empresarial lo ha entendido bien, mejor que algunos altos jerarcas de la COPARMEX, quienes se empeñan en mantener el modelo de las tiendas de raya del porfiriato.

 

¡Edición de Agosto gratis!

Debido a las restricciones de distribución de la revista impresa con motivo de la pandemia de Covid-19, puedes descargar nuestra edición actual de forma gratuita.

¡Sólo registra tu correo y recibe la revista digital!

Por favor introduce un nombre válido
Por favor introduce un email válido
Por favor confirma que eres humano
Debe aceptar los términos y condiciones