Al margen - Febrero 2016

Al margen - Febrero 2016
Qué alentador habría resultado decir que la muerte de Joaquín Gamboa Pascoe cerraba una época e inauguraba otra... Pero no es así: en el ámbito del corporativismo sindical, que tanto daño ha hecho al país, todo seguirá igual.

Aunque la PGR se ha curado en salud, aduciendo que la extradición del Chapo puede llevar hasta un año, la verdad es que, desde una perspectiva técnica, la procuraduría cuenta con todo para que este procedimiento resulte expedito. Podría estar listo en mayo. El peligro al que se enfrenta la procuradora Arely Gómez está dentro de su institución: ¿los agentes del Ministerio Público actuarán conforme a la ley o se dejarán corromper en el camino? En el Poder Judicial de la Federación vale hacer la misma pregunta.


Con el pretexto de que encarnan la libertad de expresión, muchos periodistas cometen tropelía tras tropelía y siempre hallan el modo de eludir la ley. Ahora se oponen al derecho de réplica, aduciendo que la libertad de expresión sólo les beneficia a ellos y a los dueños de los medios donde trabajan. A nadie más. Si alguien desmiente a un periodista, denuncian algunos, está coartando su libertad de expresión. ¿No será hora de examinar los abusos que cometen y de poner un fin a ellos, con la ley en la mano? Desatorar el tema del derecho de réplica es fundamental para nuestra democracia. La libertad de expresión no es patrimonio de los periodistas.


 

Si un despacho de abogados externo cobra para hacer lo que debería hacer la Dirección General Jurídica del INAI, para que esta dirección pueda, así, redactar las resoluciones que toca elaborar a los comisionados, ¿qué hacen los comisionados del INAI, además de recetarse jugosos bonos por los inexistentes riesgos que dicen enfrentar?


 

A propósito del INAI, el juez Gabriel Regis determinó que en el caso de Tlatlaya sí hubo violaciones graves a los derechos humanos, por lo que el expediente respectivo deberá hacerse público. La pregunta que habría que hacer es: ¿hasta dónde está dispuesto a llegar el Ejército?


 

Más que pertinente resultó la observación que hizo la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros acerca de los riesgos que supone que 56 por ciento de los automóviles en México no estén asegurados. No sólo se trata de preguntarnos qué pasaría con los daños que pudieran sufrir sus conductores en un accidente sino los que éstos pudieran ocasionar a terceros. Si algo debemos aplaudir en el nuevo reglamento de tránsito del Distrito Federal es que se obligue a los propietarios de automóviles a comprar un seguro, al menos para sufragar los posibles daños a terceros. 


 

Muy activo anda Manuel Granados, consejero jurídico del Distrito Federal, con su programa Abogado en tu Casa. El programa no sólo está consiguiendo descuentos sustanciales para las personas de la tercera edad que quieren hacer su testamento, sino que está promoviendo unas Jornadas Notariales para regularizar inmuebles en la Ciudad de México. Incluye visitas a domicilio para asesorar y, en su caso, escriturar estos inmuebles. Hay que aplaudir iniciativas como éstas.


Tras menos de dos años de operación, 75 por ciento de las empresas acaba cerrando en México. De acuerdo con algunos analistas, esto se debe a la mala planeación, a la falta de estrategia o a los pocos recursos financieros que se invierten en el arranque de las empresas. Pero hay otro factor: el exceso de trámites que implica abrir un negocio. Estos trámites son de carácter administrativo, pero también están relacionados con los líderes sindicales que aparecen de la nada para cobrar cuotas de los “agremiados” y con muchos otros abusos que se cometen por el exceso de disposiciones reglamentarias... o por su ausencia.


 

Bien hicieron la procuradora Arely Gómez y el subprocurador de Delitos Federales, José Guadalupe Medina Romero, al cerrar más de 4,200 expedientes de la Procuraduría General de la República. Es cierto que un buen número de estos expedientes fueron enviados a reserva, pero ¿para qué mantener abiertos casos donde ya no se cuenta con mayor información ni se podrá contar con ella, o cuando el problema se solucionó ya por otro camino? El principio de oportunidad, que se prevé en nuestro sistema penal acusatorio, debe empezar por combatir la simulación.


 

Muy bien se vio la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al determinar que el artículo 48 de la Ley Federal del Trabajo es constitucional. Al menos, en lo que toca a limitar a 12 meses el pago de salarios vencidos en los casos de un despido injustificado. Nadie pone en duda los derechos de un trabajador que es despedido sin causa. Su indemnización o su reinstalación no están a discusión, pero esto no significa que un abogado pueda prolongar un juicio, ad infinitum, para sacar al patrón las mayores cantidades posibles....


 

Muy apesadumbrado se ha escuchado, a últimas fechas, a Manuel Mondragón y Kalb, titular de la CONADIC, que dice que el consumo de drogas se ha quintuplicado en los últimos años. ¿Qué significa esto? Por lo pronto, que el prohibicionismo está fracasando estrepitosamente…


 

Que 67 personas posean lo mismo que 3,500 millones, de acuerdo con el reciente informe de Oxfam, habla de la pavorosa desigualdad que impera en todo el mundo. Pero mal de muchos no debiera ser nuestro consuelo. En México, la desigualdad es propiciada por leyes diseñadas para que los que pueden costear los servicios de abogados no tengan que pagar impuestos o afrontar obligaciones que sólo para ellos son “inconstitucionales”. Quienes no tienen dinero deben cumplir con lo que prescriben esas mismas leyes que —oh, sorpresa— para ellos son constitucionales.


 

De acuerdo con Carlos de Buen, de la organización Friedrich Ebert, los sindicatos blancos, conocidos como “sindicatos fantasmas”, están operando como negocios a largo plazo entre patrones y despachos de abogados. “Lo más grave —dice de Buen— es que este tipo de sindicalismo ha liquidado la negociación real de los trabajadores, terminando con las auténticas luchas gremiales”. Puede ser que el laboralista tenga razón, pero si usted tiene un negocio y no quiere que, al día siguiente de su apertura, aparezca un líder sindical de los “auténticos” para chantajearlo y emplazarlo a huelga, más vale que contrate a algún despacho que le proporcione uno de estos sindicatos fantasmas. Esto le evitará la terrible experiencia que ha hecho fracasar a tantas pequeñas y medianas empresas, las cuales se declaran en huelga… una semana después de su inauguración.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado