Ocho países sudamericanos contra Amazon

Ocho países sudamericanos contra Amazon

 

A finales de julio de 2017 tuvo lugar uno de los casos más controversiales alrededor de un dominio en internet. Por un lado, la empresa de comercio electrónico más grande a nivel mundial solicitaba el dominio “.amazon”, y por el otro, se encontraba el nombre del bosque tropical más extenso del mundo, que abarca nueve países, de los cuales Brasil y Perú poseen la mayor extensión, seguidos por Bolivia, Colombia, Venezuela, Ecuador, Guyana y Surinam. El autor, experto en propiedad intelectual, ofrece un panorama de este caso.

 

 

Antecedentes

Jeff Bezos creó la compañía Cadabra el 5 de julio de 1994. Bezos cambió el nombre de dicha empresa a Amazon un año más tarde. Se dice que optó por este nombre porque el Amazonas era el río más grande del mundo y un lugar exótico y diferente, como él había conceptualizado su empresa.

Como preámbulo, es de suma relevancia hacer mención de la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN), una organización sin fines de lucro, que desempeña la función de mantener la plataforma de internet segura, estable e interoperable. Fue creada por geeks informáticos con la finalidad de mantener un internet democrático y libre del control de las empresas y los gobiernos.

Ahora bien, existen dos grupos de dominios: los que se encuentran asociados a países —como .mx, .pe, .br, .ar, entre otros— y los genéricos —como .com y .org—. Los dominios asociados a países son un conjunto cerrado y predecible, debido a que están conformados por letras que forman parte del nombre de cada uno de los países, a diferencia de los nombres genéricos que son “virtualmente infinitos” y cuya creación depende directamente de la ICANN.

 

Nuevo programa para nombres de dominio genéricos

A finales de 2010 la ICANN lanzó un nuevo programa para los nombres de dominio genéricos con la intención de incentivar la creación de dominios genéricos nuevos a través de un sistema de aplicación y subasta, dirigido específicamente al sector privado.

Como parte del sector privado, en junio de 2012 la empresa Amazon presentó una solicitud del dominio “.amazon”, la cual fue sometida al periodo de observación por órganos constitutivos de la ICANN. Posteriormente, en noviembre de ese mismo año, el GAC, el comité asesor de la ICANN, y el Objetador Independiente, figura dentro del proceso cuya función es velar por los intereses de los usuarios de internet, refutaron el registro del dominio, ante la protesta e inconformidad de Brasil y Perú.

La solicitud del dominio presentada por la empresa americana contenía diversos argumentos por los que consideraban que Amazon debía retirarla de manera unilateral, sin necesidad de entrar en un debate o disputa por el dominio “.amazon”. La postura de la ICANN siempre fue evitar cualquier confrontación entre los gobiernos, ya que en principio Estados Unidos respaldó a la empresa, aunque después decidió optar por una postura neutral con respecto al dominio solicitado por Amazon.

 

Argumentos de países afectados

Una de las premisas expuestas por los países afectados se basó en que, si un usuario deseaba realizar alguna búsqueda de cualquier tipo sobre el Amazonas en el navegador, se encontraría con la web de la empresa y no con información de la región de Sudamérica. Este argumento es sólido, ya que los primeros resultados en los buscadores se determinan con base en la popularidad.

A cambio de ello, los gobiernos de Sudamérica propusieron a Amazon utilizar dominios que son relevantes para sus intereses comerciales, como “kindle.amazon” o “books.amazon”; sin embargo, esta proposición fue rechazada por la compañía, que, por su parte, propuso que los países de la selva amazónica utilizaran la extensión “.amazon” asociada con dos letras que representan a su país; por ejemplo “pe.amazon”. Además, la empresa ofreció a esas naciones millones de dólares en Kindles (lectores de libros electrónicos propiedad de Amazon), para fomentar la lectura y la educación de las personas que residen en el Amazonas, oferta que fue rechazada por los países.

En todo momento, la ICANN solicitó el diálogo entre las partes para resolver esta controversia; sin embargo, los intentos fueron en vano, ya que Brasil y Perú (quienes lideraban las objeciones) se negaron a llegar a una solución viable.

 

Negativa de registro

Finalmente, casi dos años después de haberse solicitado el registro del dominio “.amazon”, el ICANN decidió rechazar la solicitud de la empresa estadounidense. El argumento con más peso emitido por los miembros del GAC, y expresados por Brasil, Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana y Surinam, se enfoca en que el hecho de otorgar el registro a Amazon hubiera implicado repercusiones negativas para toda la región amazónica.

Al ser rechazada la solicitud de registro planteada por Amazon, la empresa tenía tres posibles acciones a seguir:

1. Desistir del proceso de registro del dominio.

2. Solicitar una segunda revisión del caso.

3. Acudir a los tribunales de California, donde se encuentra domiciliado la ICANN.

En este sentido, Amazon optó por la revisión del caso en una segunda instancia, tomando en consideración que desde un inicio la ICANN exhortó a las partes a llegar a un acuerdo mediante el diálogo y a evitar que la controversia escalara a niveles de naturaleza política.

En julio de 2017 el panel encargado de la revisión en segunda instancia emitió una resolución final. Cabe recalcar que Amazon no tuvo la posibilidad de presentar su caso ante todos los representantes que conforman el GAC, lo cual puso a la empresa en una situación de desventaja. Aunado a lo anterior, la compañía asegura que la ICANN basó su decisión en los argumentos de los miembros del GAC, situación que genera una vez más un desequilibro entre las partes.

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil comentó públicamente que, derivado de la similitud que existe entre el dominio “.amazon” y el Amazonas, el dominio solicitado por la compañía por ningún motivo deberá convertirse en el monopolio de una empresa privada. De igual forma, los representantes del GAC mencionan que las naciones amazónicas deberían compartir la administración y el uso del dominio, defender el patrimonio cultural de la región y fomentar el crecimiento económico y la inclusión digital de las personas que viven en la región.

En relación con lo anterior, es importante mencionar que la ICANN no puede verse obligada a fundar su resolución en los argumentos emitidos por los miembros del GAC que se mencionan en líneas anteriores, ya que demostraría que la ICANN es susceptible de manipulación cuando se trata de un asunto que por su naturaleza involucra temas políticos.

Si bien se ha hecho alusión a los argumentos por los cuales se debe rechazar el dominio a la tienda en línea Amazon, también existen criterios que consideran que no es necesario que una región, un río en este caso, deben tener su propio dominio en internet.

El último intento realizado por el gigante del comercio consistió en presentar una propuesta, compuesta por 26 folios, respetando el legado de los países amazónicos; no obstante, las naciones pidieron más tiempo para intentar alcanzar un acuerdo con el gigante. El directorio de la ICANN, conformado por 21 especialistas, podría ampliar el plazo una vez más, o bien, tomar una decisión final.

El enfrentamiento por el dominio “.amazon” es uno de los pleitos más relevantes que han existido en la historia, así como también de los más largos, pero no es el único. Existen unas 1,200 peticiones aproximadamente para el uso de dominios con fines comerciales.

 


 

* Socio de signos distintivos en la firma Becerril, Coca & Becerril, S.C., especializada en propiedad intelectual.

  

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado