Heredarás el viento

(Inherit The Wind, 1960)

Heredarás el viento

 

Entre el 10 y el 21 de junio de 1925 se llevó al cabo un proceso penal en Dayton, pueblo estadounidense de 2,000 personas, donde se denunció a John T. Scopes, maestro de secundaria, por enseñar a sus alumnos la teoría evolucionista de Darwin. Esto contravenía la Butler Act que prohibía expresamente tales enseñanzas en el estado de Tennesse.

Para garantizar que todo el peso de la ley cayera sobre el infractor, y se enviara, así, un mensaje moral al país, William Jennings Bryan decidió trasladarse a aquel pueblo para asistir al fiscal. Bryan había sido dos veces candidato a la Presidencia de la República y se le conocía por su encono contra los monopolios, pero también por la firmeza de sus principios cristianos y su oratoria incendiaria.

Con lo que no contaron las autoridades políticas y religiosas de Dayton fue con que Clarence Darrow, uno de los más deslumbrantes abogados que ha tenido Estados Unidos, se ofrecería como defensor. Darrow veía la oportunidad de defender la libertad religiosa y también la libertad de expresión.

Durante unos días, Dayton tuvo al país atento a lo que ocurriría en su tribunal. En la sala principal había 700 personas sentadas y otras 300 de pie. Los periódicos de todo el país enviaron corresponsales al lugar. En las fotografías de la época destacan personas empapadas en sudor y hasta un policía que abanica al juez John Raulston.

Fascinados por la historia, Jerome Lawrence y Robert Edwin Lee escribieron Inherit the Wind, obra de teatro que se estrenó en Broadway en 1955. Cinco años después, Stanley Kramer dirigió la película, en blanco y negro, donde recrea este juicio. Los nombres se cambiaron: Dayton se convirtió en Hillsboro; Scopes, en Bertrand Case; Bryann, en Brady, y Darrow, en Drummond.

Asistí a la obra de teatro que la Compañía Nacional de Teatro adaptó y montó en la Ciudad de México en 1978, y quedé fascinado. Augusto Benedico hacía el papel de Drummond, y Luis Gimeno, el de Brady. Los dos, magníficos. “¿Esto significa ser abogado?”, pensé. Si entonces aún abrigaba alguna duda sobre la carrera que pretendía elegir, aquella puesta en escena la despejó.

¡Suscríbete a nuestro Newsletter para seguir leyendo!

El acceso a nuestros artículos es gratuito para nuestros Suscriptores del Newsletter. Regístate gratis y obtén acceso inmediato a miles de artículos de El Mundo del Abogado. Además recibe en tu correo un resumen semanal de las mejores notas del mes.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones - Edición de Mayo 2020

El Mundo del Abogado

¡Edición de Mayo gratis!

#QuédateEnCasa leyendo nuestra revista durante esta cuarentena. Nuestra edición de Mayo está disponible gratuitamente a todos nuestros subscriptores del Newsletter.

¡Registra tu correo y recibe nuestra revista digital!

Por favor introduce un nombre válido
Por favor introduce un email válido
Por favor confirma que eres humano
Debe aceptar los términos y condiciones