Situación mundial en materia de asilo y refugiados

Situación mundial en materia de asilo y refugiados

Desde la Segunda Guerra Mundial el número de refugiados no había alcanzado cifras tan alarmantes. Y no es para menos: en la actualidad existen 65 millones de personas desplazadas por la fuerza, de las cuales 21 millones son refugiados, tres millones solicitantes de asilo, 40 millones personas desplazadas internamente, y 10 millones apátridas.

Según estadísticas de las Naciones Unidas, por un lado, 54 por ciento de los solicitantes de asilo provienen de Siria (4.9 millones), Afganistán (2.7 millones) y Somalia (1.1 millones), y, por el otro, los países que acogen al mayor número de refugiados son Turquía (2.5 millones), Paquistán (1.6 millones), Líbano (1.1 millones), Irán (979,000), Etiopía (736,000), Jordania (664,000), Kenia (553,000), Uganda (477,000), República Democrática del Congo (383,000) y Chad (369,000).

Para identificar y responder de la mejor forma posible a este fenómeno, durante septiembre tendrá lugar la reunión de alto nivel de las Naciones Unidas sobre grandes desplazamientos de refugiados y migrantes. En esta reunión —así como en la que auspiciarán los gobiernos de México, Canadá, Estados Unidos, Etiopía, Alemania, Jordania y Suecia— se hará énfasis en la necesidad que tienen los Estados de cooperar entre sí para prevenir los conflictos y tratar de solucionarlos, así como para auxiliar a las personas que se vean desplazadas por los mismos. De igual forma se reconocerá la aportación que tienen los migrantes a las economías nacionales; el derecho que tienen los Estados para controlar sus fronteras; la necesidad de proteger los derechos humanos de todas las personas; la corresponsabilidad que existe entre los Estados y la sociedad civil para atender este fenómeno, entre otras buenas practicas.

Detención de menores de edad: Australia y la detención indefinida

Un punto importante por tratar durante dicha reunión será el trato hacia los menores de edad, acompañados o no acompañados, ya que se destacará que éstos no deben ser detenidos, y en caso de que lo sean, dicha detención debe servir como último recurso y los detenidos deben estar en el ambiente menos restrictivo, durante el periodo más corto posible. Uno de los compromisos al que se llegará durante dicha reunión es el de trabajar en aras de erradicar esta práctica, la cual lamentablemente todavía es replicada por algunos países a nivel mundial. Por ejemplo, de acuerdo con el documental Chasing Asylum, Australia ha implementado una política disuasiva a través de la cual ningún solicitante de asilo que llegue en una embarcación marítima podrá asentarse en su territorio. Los solicitantes de asilo que viajan por esta vía son interceptados y enviados a centros de detención, en condiciones paupérrimas, ubicados en la República de Nauru o en las Islas Manus en Papua Nueva Guinea. De esta forma, se trata de esquivar cualquier responsabilidad al asignar la operación de dichos centros de detención a autoridades extranjeras o a contratistas privados.

Según cifras del documental, hay más de 2,000 personas en estos centros de detención, incluyendo niños, que también son detenidos como parte de la política de disuasión de Australia, la cual hasta hace unos años le había valido el deplorable reconocimiento de ser el único país a nivel mundial que mantenía a menores de edad detenidos por cuestiones migratorias de forma indefinida.

Asilo territorial: México y la reforma constitucional al artículo 11

En México, el pasado 15 de agosto se publicó la reforma al artículo 11 constitucional por la cual se incorpora formalmente el reconocimiento del derecho fundamental a buscar y recibir asilo. A pesar de que dicho derecho ya se hallaba reconocido en el texto constitucional, éste contradecía los tratados sobre la materia, como señala la iniciativa de reforma constitucional presentada por la senadora Gabriela Cuevas. El derecho a solicitar y recibir asilo era circunscrito por la Constitución a “motivos de orden político” y el refugio lo vinculaba a “causas de carácter humanitario”. Esto provocaba que dichos términos —asilo y refugio— fueran tratados erróneamente como dos instituciones de Derecho internacional diferentes, ya que se confundía, por un lado, “el derecho a solicitar y recibir asilo”, y, por el otro, la consecuencia del otorgamiento de asilo: que es el reconocimiento de “la condición de refugiado a la persona que así lo solicite”.

Cabe destacar que en la reforma constitucional quedó excluida la figura del asilo diplomático (que no goza de aceptación mundial), y sólo se reconoce como derecho humano el asilo territorial que es aquel —como su nombre lo indica— que se otorga en el seno del territorio del Estado. Otro punto que vale destacar de la reforma es la incorporación del principio de non refoulement o “no devolución”, y la ampliación de su aplicación para personas no solicitantes de asilo cuya vida, seguridad, libertad o integridad personal esté en riesgo en su país de origen o donde vayan a ser devueltas. Resulta relevante este punto porque en la praxis se extiende tanto a solicitantes de asilo como a migrantes irregulares que enfrenten una posible deportación.

No obstante que esta práctica es reconocida como una medida de protección temporal para aquellas personas que no califican para ser reconocidas como refugiadas, ésta se convertirá en un reto para el Estado mexicano en casos de deportación, ya que, de comprobarse la existencia de alguna de las causales que dan pie al principio de non refoulement, las autoridades mexicanas, en tanto no consigan un tercer Estado en el que el extranjero no corra riesgos, se verán en la necesidad de mantenerlo detenido o bajo otras medidas restrictivas similares.

Este tipo de escenario es común en Estados Unidos en los casos en que terceros Estados deciden no expedir documentos de viaje a sus nacionales que migran de manera irregular y que posteriormente son deportados. Por desgracia para el migrante, esto implica permanecer detenido durante largos periodos, inclusive años, los cuales llegan a su fin cuando a la luz de la inacción de las autoridades de su país de origen las autoridades estadounidenses deciden liberarlos.

De los datos que la senadora Gabriela Cuevas divulgó en relación con esta reforma constitucional, llama la atención que en la actualidad existen 3,500 refugiados en México y que la mayoría provienen de Centroamérica, especialmente de El Salvador, Guatemala y Honduras. De manera complementaria, de acuerdo con información de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, se da a conocer que, de enero a abril del presente año, les fue reconocido el estatus de refugiados a 785 personas en México, mientras que en 2015 aconteció lo mismo con 940 personas.

¿Cuántos mexicanos solicitan asilo en el extranjero? Naturalmente la mayoría de los peticionarios de asilo mexicanos prefieren hacerlo en Estados Unidos y Canadá, por su vecindad con México. Según cifras del gobierno estadounidense (divulgadas en abril de 2016), durante 2014 a 591 mexicanos se les reconoció la calidad de refugiados en el país vecino; las autoridades canadienses, por su parte, divulgaron que dicha calidad le fue reconocida a 625 mexicanos.

Asilo diplomático: Ecuador y el caso Assange

Uno de los ejemplos más emblemáticos sobre el tema de asilo diplomático es el caso de Julián Assange, quien ya lleva cuatro años en la embajada de Ecuador en Reino Unido. Durante las últimas semanas este tema volvió a tomar relevancia por dos acontecimientos. Primero, el gobierno de Ecuador desahogará la petición de asistencia jurídica que el gobierno de Suecia le presentó para interrogar a Julián Assange respecto de los hechos de abuso sexual que dieron pie a la investigación preliminar que abrieron las autoridades suecas en su contra desde hace ya cinco años. Como nota al margen, cabe destacar que para que pudiera concretarse dicha diligencia ambos Estados tuvieron que negociar un acuerdo de asistencia legal mutua, que fue firmado en diciembre de 2015. Segundo, el gobierno ecuatoriano reiteró la vigencia del asilo, aclarando que el desahogo de la diligencia no afecta la conclusión a la que llegó el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas en el sentido de que Julián Assange se encuentra en situación de detención arbitraria, y reafirmando que la protección a Assange persistirá mientras subsista la persecución política en su contra. Las teorías de conspiración, sin embargo, se dispararon cuando —en vísperas de más divulgaciones por parte de WikiLeaks respecto de diversos actores políticos estadounidenses— se supo que “alguien” intentó ingresar escalando a la embajada de Ecuador en Reino Unido el pasado 22 de agosto a las 2:47 de la madrugada.

Conclusión

Desafortunadamente, en materia de refugiados podemos apreciar que la tragedia no discrimina y es un hecho que a gente buena le pueden pasar cosas malas. Por esta razón es importante tener en mente la declaración del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon: “Debemos acompañar a los millones de hombres, mujeres y niños que huyen de sus hogares cada año, velando por que se protejan sus derechos y su dignidad, dondequiera que se encuentren, y recordando que la solidaridad y la compasión son la esencia de nuestra respuesta colectiva”.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado