Vientos adversos para López Obrador

Vientos adversos para López Obrador

 

No hay que seguir a ninguna empresa encuestadora para advertir que, en el último mes, la popularidad de Andrés Manuel López Obrador quedó mermada. Nada que deba preocupar al político tabasqueño, desde luego —rebasa el 55 por ciento de popularidad—, pero sí debe alertarlo acerca de lo que el “pueblo” aprueba y lo que desaprueba. Y si no el “pueblo”, sí sus bases electorales.

Para empezar, la toma de protesta de Jaime Bonilla como gobernador de Baja California por cinco años, cuando sólo había sido elegido para dos. Algunos analistas lo vieron como un laboratorio de lo que pudiera avecinarse al final de sexenio: “Si ya se eligió al presidente de la República para seis años, que se quede 12 de una vez”. Afortunadamente, a impulso del ministro Fernando Franco, de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Tribunal Federal Electoral se puso las pilas y remedió la pifia.

Otro suceso que ensució la imagen del titular del Ejecutivo federal fue la escalofriante ejecución de la familia LeBaron, en Sonora, donde se acribilló por igual a mujeres y a niños de la comunidad mormona de México. La lentísima reacción de los gobiernos, local y federal, el absurdo intento de este último al asegurar que se había tratado de una confusión, la declaración de que más de 200 mormones volverán a Estados Unidos porque nuestro país no se hace responsable de nada y la presencia del FBI en México, enviaron un mensaje desolador: nos aproximamos a un Estado fallido, donde la autoridad no sirve para nada. Si a esto agregamos la balandronada de Donald Trump de que declararía “terroristas” a los cárteles, el coctel está servido.

El tercer acontecimiento que influyó en la percepción ciudadana sobre el presidente de la República fue el asilo que le brindó a Evo Morales. Ni el asilo ni las declaraciones de Morales han sido contrarias a Derecho, pero la costumbre internacional haría esperar que un asilado no convierta en plataforma política la tierra que le cobijó. La posición de López Obrador había sido no intervenir en política exterior. Con sus luces y sombras, el boliviano lenguaraz acabará por refugiarse en Cuba o Venezuela —sus destinos naturales— y, desde ahí, hacer todo el activismo que quiera. México no es propicio para que se le convierta en plataforma ideológica de la izquierda latinoamericana.

Finalmente, la elección de la presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), cuando ya el PAN había accedido a dar sus votos a otro candidato para sacarlo con las dos terceras partes, como exige la ley, se vio como una imposición presidencial. Ricardo Monreal, que aspira a ser el Manlio Fabio Beltrones de los próximos sexenios, no vaciló en pisotear la ley para cumplir con su encomienda. Esto no sólo dañó a Rosario Piedra Ibarra sino que, prácticamente, aniquiló a la CNDH y, de paso, raspó la imagen del Senado, del titular del Ejecutivo... y de México. De acuerdo con algunos observadores, nuestro actual Senado es escandalosamente vertical: “idéntico al de Díaz Ordaz”.

La popularidad de López Obrador, repito, sigue siendo muy alta. Pero nada es para siempre. Mientras Carlos Slim lo invita a dar señales de confianza a la iniciativa privada y éste dice que lo hará, pero no dice cuándo, México comienza a rezagarse. Otorgar tanto dinero a ninis y a personas de la tercera edad, a costa de programas sociales más eficaces, le brindará una formidable base electoral para 2021 pero, si los vientos arrecian en la economía internacional, de poco le servirá a su partido haber dejado un México frágil, así arrase en 2024.

¡Suscríbete a nuestro Newsletter para seguir leyendo!

El acceso a nuestros artículos es gratuito para nuestros Suscriptores del Newsletter. Regístate gratis y obtén acceso inmediato a miles de artículos de El Mundo del Abogado. Además recibe en tu correo un resumen semanal de las mejores notas del mes.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones - Edición del mes

El Mundo del Abogado

¡Edición de Agosto gratis!

Debido a las restricciones de distribución de la revista impresa con motivo de la pandemia de Covid-19, puedes descargar nuestra edición actual de forma gratuita.

¡Sólo registra tu correo y recibe la revista digital!

Por favor introduce un nombre válido
Por favor introduce un email válido
Por favor confirma que eres humano
Debe aceptar los términos y condiciones