¿Qué opina de la creación de la Guardia Nacional?

¿Qué opina de la creación de la Guardia Nacional?

 

Blanca Ivonne Olvera Lezama

La seguridad nacional está a cargo de militares y marinos que tienen su Manual del uso de la fuerza. Por otra parte, la seguridad pública que comprende la prevención, la investigación y la persecución de los delitos está a cargo de policías federales, estatales, municipales y ministeriales, los cuales no cuentan con normatividad uniforme sino dispersa e incompleta en el uso de la fuerza. Por eso la ONU y la CNDH, desde la administración anterior, recomendaron a México la creación de una ley nacional para dar legitimidad al uso de la fuerza policial en materia de seguridad pública. Por lo que si hoy la alternativa a la inseguridad que priva en el país es la creación de una Guardia Nacional que fusione a militares, marinos y policías para crear una nueva autoridad (como sería la policía militar), luego entonces deberán establecerse reglas claras para que el uso de la fuerza sea acorde con las funciones de seguridad pública.

 

Juan Velásquez

Ante la inseguridad y la violencia extrema provocadas por el crimen organizado, y ante la inexistencia de una policía que lo combata, nada más queda la Guardia Nacional, compuesta en su mayoría por militares, que son absolutamente confiables, pues hasta con su vida defienden a la sociedad civil.

 

Juan Moreno Sánchez

La seguridad ciudadana se ha vuelto una de las vertientes más complejas de la agenda gubernamental mexicana, controvirtiendo la naturaleza de nuestro Estado de Derecho. Desde finales del siglo pasado, las múltiples fallas de los cuerpos de seguridad pública propiciaron que las acciones en esa materia fueran encomendadas a las fuerzas armadas, las cuales han tenido que acatar una errónea política criminal orientada sólo al “combate” de la criminalidad, particularmente organizada. La creación de una Guardia Nacional pareciera racionalizar la participación de los institutos armados en las labores de seguridad, que son ajenas a su naturaleza jurídica. Conforme al Plan (sic) Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024, la nueva institución surge como un instrumento primordial del Ejecutivo federal: a) para la prevención del delito, b) para la preservación de la seguridad pública y c) para el combate a la delincuencia en todo el país. Pese a que esta estructura se aproxima a una política criminal integral (prevención, persecución y sanción del delito, así como atención a sus víctimas), es deseable que la intervención de las fuerzas armadas en el ámbito de la seguridad sea la excepción y no la regla, en cumplimiento tanto del mandato constitucional como de las normas, la jurisprudencia y las recomendaciones del sistema interamericano de protección de los derechos humanos.

 

Ana María Kudisch

Todos los gobiernos han hecho diferentes propuestas para combatir la delincuencia organizada, utilizando diversos organismos y estrategias. La historia nos enseña que las instituciones que tienen poder buscan conservarlo e incluso acrecentarlo. Cuando las fuerzas militares han intervenido en tareas de seguridad, aumentan los muertos y los desaparecidos. Prevenir y evitar la repetición de graves violaciones a los derechos humanos de las personas debe ser el objetivo principal del organismo o la institución que se genere para combatir la delincuencia, debiendo utilizar la Constitución en beneficio de los ciudadanos. La Guardia Nacional deberá demostrar que aceptará renunciar a su poder cuando llegue el término para ello (cinco años) y que buscará, en su ejercicio, la consolidación de un Estado donde la democracia, la paz social y los derechos humanos se conjuguen para la verdadera protección de los gobernados.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado