Hablan los estudiantes

Hablan los estudiantes

 

Los alumnos que estudian la carrera de Derecho juegan un papel muy importante en la definición del futuro de esta profesión, con sus sugerencias sobre la forma de aplicar el Derecho en el cambiante mundo de hoy. Convocamos a los presidentes de las sociedades de alumnos de múltiples escuelas y facultades de Derecho en la Ciudad de México y a continuación presentamos las opiniones —en orden alfabético con respecto a la escuela— de quienes atendieron nuestra invitación para hablar de sus expectativas, de los aciertos y errores que han detectado en la formación que están recibiendo.

 

Emilio Alejandro Santos Pérez

Escuela Libre de Derecho

 

¿Qué es lo que más valoras de la educación jurídica que estás recibiendo actualmente?

Valoro, principalmente, la formación crítica y el hecho de poder aprender en una época de cambios constantes, siempre a través de disciplina y rigor académico. La resiliencia del estudiante de Derecho de hoy, junto con conocimientos sólidos, lo preparan para el futuro incierto, así como para contribuir en la consolidación —y reformulación— de las instituciones jurídicas.

 

¿Qué es lo que menos te agrada de la educación jurídica que recibes?

No me agrada la docencia a partir de la deferencia absoluta hacia las instituciones supuestamente permanentes, ni la educación a través de argumentos de autoridad. Los profesores de Derecho tienen el deber de encontrar el equilibrio entre la visión crítica del Derecho sin dejar a un lado lo que sí debe perdurar.

 

¿No te asusta que la carrera de Derecho sea una de las más saturadas y que por doquier estén proliferando escuelas que otorgan títulos?

No me asusta. Por un lado, porque sólo los abogados que hayan recibido una formación verdaderamente sólida, así como el hábito de la actualización constante, serán los beneficiados en un mercado laboral que va en aumento; y por otro, porque el gran problema no es la cantidad de escuelas de Derecho, sino la calidad de la educación que se imparte en ellas. Siempre harán falta buenos abogados.

 

¿Cuál es la ventaja de tu escuela en relación con otras?

1) Curso anual que da la oportunidad de estudiar de manera más completa una materia; 2) oralidad en todos los exámenes, que conlleva una mayor exigencia en las evaluaciones y potencializa la destreza de la correcta expresión oral, y 3) libertad de cátedra, donde las clases se imparten a partir de contenidos mínimos, complementados con la experiencia y la preparación del maestro.

 

Como estudiante, ¿cuál es tu apreciación del sistema legal en México?

Veo un sistema legal que no es aplicado por la autoridad, ni acatado por la población. La sobreproducción normativa no abona nada cuando de suyo las normas ya vigentes no son respetadas por sus destinatarios. El problema de la inaplicación del Derecho —así como de la sobreproducción normativa— es un problema que se combate desde las aulas.

 


 

Paulina Macías Ortega

Instituto Tecnológico Autónomo de México

 

¿Qué es lo que más valoras de la educación jurídica que estás recibiendo actualmente?

La visión holística que aporta mi universidad. Desde los primeros semestres hace que nos enfrentemos a las preguntas perennes que le dan razón de ser al Derecho: ¿cuáles deben ser sus fines?, ¿por qué lo necesitamos?, ¿desde qué perspectiva debemos abordarlo?, ¿cuál debe ser su relación con la moral? De esta forma, nos vamos forjando una cosmovisión que nos permite un mejor entendimiento de las materias.

 

¿Qué es lo que menos te agrada de la educación jurídica que recibes?

Me parece que el Derecho es tan variado y tan extenso que resulta imposible dar la debida atención que cada tema y materia requieren. Debido a la limitación temporal a la que nos enfrentamos, no siempre es posible ahondar en todas las materias como nos gustaría, no obstante que éste un problema común a todas las universidades y a todas las carreras. Se esperaría que esta inmersión y esta especialización se realice en el ejercicio de la profesión o en el estudio de una maestría o doctorado.

 

¿No te asusta que la carrera de Derecho sea una de las más saturadas y que por doquier estén proliferando escuelas que otorgan títulos?

No, al contrario. Considero que el exceso de demanda nos obliga a superarnos como profesionistas y juristas. Me entusiasma saber que el mundo jurídico laboral estará plagado de los mejores abogados, toda vez que seremos los encargados de forjar y fomentar la legalidad y, por ende, el futuro de nuestro país.

 

¿Cuál es la ventaja de tu escuela en relación con otras?

El ITAM nos forja en la excelencia. Como valor agregado, aporta una formación holística a los estudiantes. Además de los conocimientos mínimos indispensables en materia jurídica, fomenta conocimientos filosóficos, históricos y sociológicos, los cuales nos dan una visión objetiva de la realidad fáctica de México. A su vez, nos dota de herramientas técnicas, matemáticas, económicas y estadísticas, que nos permiten realizar estudios con base en los métodos necesarios para generar conocimiento científico.

 

Como estudiante, ¿cuál es tu apreciación del sistema legal en México?

Cualquier sistema legal tiene una acción recíproca con la realidad social, económica y política a la que, paradójicamente, da forma y regula de manera simultánea. El mundo del ser y del deber ser en materia jurídica, en México, dista mucho de ser análogo y exacto. Es necesario asegurar el Estado de Derecho en todas sus vertientes: que las normas sean eficaces y efectivas y que se interiorice su noción de obligatoriedad.

 


 

 

Guillermo Ucha Cabadas

Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe

 

¿Qué es lo que más valoras de la educación jurídica que estás recibiendo actualmente?

Decidí estudiar Derecho para poder ayudar a la gente, ya sea defendiendo a las personas, creando leyes o buscando la justicia. Todo esto lo encuentro en la educación jurídica que recibo actualmente.

 

¿Qué es lo que menos te agrada de la educación jurídica que recibes?

Me gustaría que ciertas materias fueran más prácticas, poder asistir a los juzgados, al Poder Legislativo y a los lugares donde se toman las decisiones para generar una idea de lo que en verdad sucede en la práctica.

 

¿No te asusta que la carrera de Derecho sea una de las más saturadas y que por doquier estén proliferando escuelas que otorgan títulos?

Creo que el sistema de justicia en México cuenta con muchas áreas de oportunidad y para poder mejorarlo tenemos que elevar el nivel de las universidades que ofrecen esta carrera.

 

¿Cuál es la ventaja de tu escuela en relación con otras?

El modelo Tec se basa en la innovación. Contamos con un plan de estudios que puede ajustarse a los intereses específicos de cada alumno, ayudándolo a especializarse en la rama que más le guste. Además, creo que el sentido de ciudadanía y responsabilidad social que enseñado el Tec es vital para la formación de un abogado. Ser gente es lo más importante para representar a la gente.

 

Como estudiante, ¿cuál es tu apreciación del sistema legal en México?

Creo que es complicado y tiene muchas áreas de oportunidad, estoy convencido que los jóvenes tenemos que trabajar juntos para mejorarlo, en temas como derechos humanos, en representación de grupos vulnerables y minoritarios.

 

 


 

 

Jorge Aguilar Martín

Universidad Anáhuac México Norte

 

¿Qué es lo que más valoras de la educación jurídica que estás recibiendo actualmente?

Lo que mas valoro de la educación jurídica es que nos da una formación completamente humana que otras carreras no tienen. Es infinita la ayuda que puedes darle a la gente como abogado. Todas las personas, en algún momento de su vida, necesitan un abogado, lo cual nos obliga a tener un trato sincero, humano y, sobre todo, honesto e íntegro con esas personas.

 

¿Qué es lo que menos te agrada de la educación jurídica que recibes?

Creo que el sistema de evaluaciones no es el adecuado para la formación jurídica, ya que hay veces que uno se juega toda la calificación en un examen final. Pensemos en un juicio en el que se presentan pruebas, alegatos y argumentos jurídicos durante un tiempo determinado, para después llegar a una resolución final. Creo que es así como debería calificarse el desempeño de un estudiante de Derecho: homologar el proceso jurídico de la vida real al proceso de evaluación académica.

 

¿No te asusta que la carrera de Derecho sea una de las más saturadas y que por doquier estén proliferando escuelas que otorgan títulos?

No, para nada. Al contrario, me motiva más a estudiar, prepararme y actualizarme en temas jurídicos para ser competitivo. Creo que no hay mejor reto que la competencia sana. Lo que sí me preocupa es que hoy en día existen escuelas que otorgan títulos en Derecho que no impulsan valores ni ética jurídica. Pienso que eso nos preocupa a todos, no sólo a mí.

 

¿Cuál es la ventaja de tu escuela en relación con otras?

El programa académico está muy enfocado en llevar el Derecho a la práctica. Tenemos muchos talleres y simulaciones de juicios, lo que nos acerca mucho a la realidad. Las materias seriadas permiten que el aprendizaje sea lineal, consecutivo, concatenado e integral, por lo que, por cada materia de tronco común, se aborda desde la teoría hasta la parte procesal, práctica y técnica.

 

Como estudiante, ¿cuál es tu apreciación del sistema legal en México?

Hoy en día, el sistema legal está muy deteriorado y lastimado por dos principales cuestiones: la desactualización y la corrupción. En México hemos permitido que prácticas poco éticas se vuelvan una costumbre, lo cual es inaceptable. Por otro lado, seguimos aplicando leyes que no están actualizadas. Me pregunto: ¿cómo podemos aspirar a ser un país mejor cuando las normas que nos rigen no se adecuan al contexto histórico, económico y social?

 


 

Oscar Raúl Durán López

Universidad Anáhuac México Sur

 

¿Qué es lo que más valoras de la educación jurídica que estás recibiendo actualmente?

La búsqueda de una relación con valores que contribuyan al desarrollo personal, con el propósito de ser, en el futuro, un abogado con los conocimientos necesarios y, a la vez, una persona íntegra.

 

¿Qué es lo que menos te agrada de la educación jurídica que recibes?

La falta de enseñanza práctica o la ausencia de vinculación académica con la realidad de un licenciado en Derecho.

 

¿No te asusta que la carrera de Derecho sea una de las más saturadas y que por doquier estén proliferando escuelas que otorgan títulos?

No considero que la demanda de estudiantes que desean estudiar la licenciatura de Derecho sea un factor que deba considerarse perjudicial, ya que necesitamos abogados preparados para lograr una mejora del sistema jurídico.

 

¿Cuál es la ventaja de tu escuela en relación con otras?

La ventaja de la Universidad Anáhuac México es el complemento ético que proporciona a sus estudiantes, preparándolos con un excelente nivel académico y una adecuada formación humana y creando líderes de acción positiva.

 

Como estudiante, ¿cuál es tu apreciación del sistema legal en México?

Considero que el sistema legal mexicano actual tiene algunas deficiencias que podrían ser mejoradas para lograr la máxima aplicación de la ley que favorezca el desarrollo de la sociedad mexicana.

 


 

Santiago Caballeros Gutiérrez

Universidad Iberoamericana

 

¿Qué es lo que más valoras de la educación jurídica que estás recibiendo actualmente?

La formación humanista de la filosofía jesuita que imparten los profesores. La Ibero me ha impulsado a forjar una mirada crítica y objetiva, pero también heterogénea y diversa, que pretende desafiar e incomodar al mundo. Me ha estimulado para volverme un abogado por y para los demás. Y, en consecuencia, he complementado mi educación con una reflexión sobre mi papel como estudiante de Derecho y en torno de mi responsabilidad como futuro abogado en México.

 

¿Qué es lo que menos te agrada de la educación jurídica que recibes?

Coincido con varios educadores alrededor del mundo en que las clases deben aportar conocimientos complementarios a los que los estudiantes pueden aprender por sí mismos como consecuencia de su curiosidad o su interés. Es decir, debe representar un valor añadido al contenido de los libros, materializado en las reflexiones o en las discusiones en clase. Sin embargo, muchas veces ha dejado de impartirse clase de esta forma (al menos en mi caso), lo que me provoca un ligero descontento.

 

¿No te asusta que la carrera de Derecho sea una de las más saturadas y que por doquier estén proliferando escuelas que otorgan títulos?

No me asusta porque en todos lados hay talento y el hecho de que existan más escuelas genera una posibilidad de acceso a esta carrera para estudiantes que no pueden trasladarse lejos de su casa para cursarla. Lo que está mal es que haya un exceso de abogados debido a la baja exigencia para la expedición del título.

 

¿Cuál es la ventaja de tu escuela en relación con otras?

Que se profundiza mucho más en materias relacionadas con el Derecho internacional y los derechos humanos. Como consecuencia, muchos egresados han destacado en esas materias a nivel mundial. Otra fortaleza es el impulso de la interacción multidisciplinaria. Al estar en constante contacto con estudiantes de otras carreras, se pueden abordar temas desde diversas perspectivas y hacer amistades con ellos que pueden ser muy fructíferas, tanto a nivel personal como profesional.

 

Como estudiante, ¿cuál es tu apreciación del sistema legal en México?

Decía Lee Kuan Yew que la prueba de fuego de cualquier sistema legal no es la grandeza o la magnificencia de su idealismo, sino si en verdad es capaz de producir orden y justicia. Considero que muchas leyes en México son excesivamente idealistas. Los legisladores engendran disposiciones que son buenas en su esencia pero que no son ejemplificativas; su buena intención no se ha visto reflejada.

 

 


Emiliano Oaxaca Paterna

Universidad La Salle, Ciudad de México

 

¿Qué es lo que más valoras de la educación jurídica que estás recibiendo actualmente?

La objetividad y el método jurídico riguroso me han hecho entender mejor la dialéctica humana y la dinámica social. Estudiar Derecho ha alimentado considerablemente mi deseo de conocer más y de conocer mejor, de generar argumentos sólidos que sustenten lo que se transmite —consciente de su refutabilidad—, propiciando mejores condiciones para la superación social.

 

¿Qué es lo que menos te agrada de la educación jurídica que recibes?

El exceso de formalismos y la inocuidad de ciertos conceptos que resultan importantes. Me desagrada el mundo de las definiciones incuestionables que no hacen pensar, pero que sí hacen memorizar. Tampoco me complace la enseñanza de los maestros que, sin importar la cuestionabilidad de lo que puedan decir, son intocables por su apellido o por su trabajo. Urgen menos aires de grandeza.

 

¿No te asusta que la carrera de Derecho sea una de las más saturadas y que por doquier estén proliferando escuelas que otorgan títulos?

Me asusta porque la sociedad se encuentra en detrimento. No es correcto mirar a nuestra profesión con base en la competencia individual o en el éxito personal. Más bien debemos entenderla con fundamento en su papel en la evolución social y en las victorias públicas. Si hay malos abogados —y muchos— entonces no habrá buena justicia —y poca—.

 

¿Cuál es la ventaja de tu escuela en relación con otras?

La Universidad La Salle forma parte de una sistema educativo mundial con 300 años de historia y presencia en 80 países. Independientemente de las cuestiones religiosas —que no comparto—, La Salle enseña a tolerar, a crecer en comunidad, a crear oportunidades para todos, siempre con un riguroso estándar de calidad técnica envidiable. Logra conjuntar lo humano y lo científico como ninguna otra.

 

Como estudiante, ¿cuál es tu apreciación del sistema legal en México?

Lo veo como un sistema atiborrado y desgastado que sufre porque está imposibilitado para satisfacer las grandes demandas de la población. Es un sistema lleno de formalismos y de vasta retórica superficial. Carece de contenido acatable, profundo y trasladable a nuestra realidad social.

 


 

Miguel Arturo Macías Corona

Universidad Nacional Autónoma de México

 

¿Qué es lo que más valoras de la educación jurídica que estás recibiendo actualmente?

Valoro el esfuerzo que han invertido todas las generaciones pasadas y poder tomar clase con los autores de los libros con los que aprendemos todos los alumnos de Derecho del país, cuestionarlos y debatir con un ex presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con un presidente del Instituto Nacional Electoral o con un investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas.

 

¿Qué es lo que menos te agrada de la educación jurídica que recibes?

Los estereotipos que se construyen alrededor de la figura del abogado. La pérdida de la noción y el sueño en que muchos abogados en formación caen por querer ser o pertenecer a un grupo o “ideal”. Siendo el principal objetivo de un abogado defender y proteger a los más vulnerables, somos responsables de rescatar la imagen de nuestra profesión.

 

¿No te asusta que la carrera de Derecho sea una de las más saturadas y que por doquier estén proliferando escuelas que otorgan títulos?

Soy consciente de que tener el mejor maestro influye en ser un buen abogado; sin embargo, el apasionado de la cultura jurídica no depende de la mejor escuela, del mejor profesor o del mejor sistema, sino del compromiso que se tiene consigo mismo, la dedicación y la práctica que convierten a un abogado cualquiera en un jurista. La carrera puede estar saturada, pero ahí radica la diferencia entre el auténtico jurista y un simple aprendecódigos.

 

¿Cuál es la ventaja de tu escuela en relación con otras?

Al ser la UNAM un reflejo muy exacto de la situación de nuestro país, tiene un grado de sensibilidad único con respecto a las problemáticas sociales, lo cual fortalece al abogado postulante desde el inicio de su formación, con una visión de una realidad que no muchos quieren ver.

 

Como estudiante, ¿cuál es tu apreciación del sistema legal en México?

Hay muchas deficiencias y vacíos. Considero se debe legislar con una visión orientada a la reinserción social; menos penas y más educación. Nuestra generación debe procurar y velar siempre por la administración y la impartición de la justicia, respetando y haciendo respetar la ley, para lograr el tan anhelado Estado de Derecho que México y la sociedad tanto necesitan.

 


 

Patricio Palacios Ruiz

Universidad Panamericana

 

¿Qué es lo que más valoras de la educación jurídica que estás recibiendo actualmente?

Aprender a aplicar los conocimientos que nos transmite, ya que el simple hecho de conservar grandes cantidades de información sin utilidad, ya sea doctrinal o práctica, vuelve obsoleto al Derecho. Nuestra carrera se caracteriza por ser dinámica y algo que cualquier estudiante de Derecho debe valorar es el profesorado que nos da una visión real de la vida laboral y nos explica cómo funciona el mundo.

 

¿Qué es lo que menos te agrada de la educación jurídica que recibes?

Que muchas veces suelen ofrecerse ciertos consejos o lecciones de vida que desvían al estudiante del ideal de buscar mejorar nuestro país y hacer algo bueno por los demás de manera desinteresada. Se enseña muy seguido que el mundo ya está afectado por corrupción y violencia, lo que al parecer incita a buscar sólo el dinero, la fama y el reconocimiento. Creo fielmente que lo anterior es algo que se debe modificar al momento de enseñar las leyes, pues el Derecho está hecho para regular la convivencia y respetar a los demás.

 

¿No te asusta que la carrera de Derecho sea una de las más saturadas y que por doquier estén proliferando escuelas que otorgan títulos?

No me preocupa que haya muchas escuelas, sino que se otorguen títulos sin que los alumnos hayan estudiado lo suficiente por obtenerlos. Eso sí es aterrador. Lo que más miedo me da no es la competencia por la cantidad de personas que estudian Derecho, sino la incompetencia de aquellos que se encuentran en el mismo medio, que por “experimentar” o “aprender” terminan perjudicando a alguien que depositó en ellos su confianza, su patrimonio o su libertad.

 

¿Cuál es la ventaja de tu escuela en relación con otras?

El carácter humanista con el que forma a sus estudiantes, de manera que los impulsa a buscar primero la integridad personal y del cliente antes que cualquier otra cosa. Por otro lado, es muy importante fortalecer en los alumnos una actitud que los estimule a perseguir la excelencia en todos los ámbitos de su vida y que enaltezca los valores de la universidad.

 

Como estudiante, ¿cuál es tu apreciación del sistema legal en México?

Me parece triste contar con un sistema tan manipulado y manipulable. No hay estabilidad y eso es culpa de todos los que conformamos la sociedad: siempre se busca la flexibilidad de la ley para obtener un beneficio o evitar alguna consecuencia. Como personas y estudiantes universitarios deberíamos poner el ejemplo y ser los primeros en instruir a las generaciones siguientes, con la experiencia que nos legaron las generaciones pasadas, pues, como dijo Napoleón Bonaparte: “Aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla”.

  

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado