Iliana Rodríguez Santibáñez

Desafíos del Derecho internacional en el siglo XXI

Iliana Rodríguez Santibáñez

 

Iliana Rodríguez es un referente para numerosos medios impresos y electrónicos en materia de Derecho internacional y una pieza clave en las áreas de Derecho y relaciones internacionales en el Tecnológico de Monterrey. En esta entrevista analiza, desde su perspectiva como abogada, diversos fenómenos que afectan de manera global a nuestro mundo.

 

 

¿Cuándo decidió ser abogada?

El entorno familiar fue profundamente humanístico. Mis padres fueron egresados de la UNAM; mi madre, Graciela Santibáñez, estudió en Filosofía y Letras, y mi padre, Moisés Rodríguez Puyhol, en Ingeniería. Ambos, académicos, nos impulsaron hacia la lectura, el arte y la filosofía. Teníamos una vasta biblioteca que incluía libros de todo tipo, pero recuerdo mucho los de sociología, economía y Derecho; Weber, en especial. Mis padres fueron una gran influencia para mí. Eso me llevó a estudiar la licenciatura en Derecho en la UNAM, en Ciudad Universitaria.

 

¿Dónde adquirió el interés por el Derecho internacional público?

En la universidad. En principio, por las clases de don Victor Carlos García Moreno y luego, durante la maestría en relaciones internacionales, gracias al extraordinario abogado y profesor internacionalista Leonel Pereznieto Castro, quien fue mi mentor y, finalmente, mi guía y mi ejemplo más importantes, para seguir esta línea de estudios.

 

¿Cómo era el contexto internacional cuando usted comenzó a investigar sobre esta rama del Derecho?

El estudio del Derecho internacional supone nuevos retos, pues los problemas internacionales son constantes y, en algunos casos, desafortunadamente, permanentes por la búsqueda de objetivos y ventajas políticas que inciden en el ámbito económico.

En mi caso, el periodo de la historia que me alentó a investigar sobre la materia fue 1989, tras la caída del Muro de Berlín. El desmembramiento de la URSS supuso un cambio radical en las estructuras de poder y una nueva reconfiguración del mundo y surgieron nuevos mecanismos de aliento para el comercio internacional, a través de la teoría de la integración económica. El surgimiento de bloques económicos (América, Europa y Asia) presentaba retos que merecían ser estudiados desde su origen.

 

¿Cuáles son los problemas actuales del Derecho internacional público?

La antinomia que se presenta entre el sistema internacional y los Estados para obligarse por medio del ordenamiento jurídico internacional. Norberto Bobbio lo describe muy bien cuando pregunta qué se busca con este Derecho: ¿un sistema internacional autocrático compuesto por Estados democráticos o un sistema internacional democrático compuesto por Estados autocráticos?

Al hallarse los Estados en diferentes etapas históricas de desarrollo, los intereses de unos y de otros cambian, por lo cual no logran orientar sus intereses de la misma forma como se espera que suceda con el Derecho, y lograrlo conlleva un largo proceso de negociación en diversos foros. El objetivo principal del Derecho internacional público es la preeminencia de la seguridad y la paz internacionales, donde en ocasiones esos intereses chocan con los mecanismos para lograrlos.

 

¿Hacia dónde va el mundo en esa materia?

Hacia la búsqueda de equilibrios en la asimetría que guardan los Estados.

 

¿Pueden coexistir los nacionalismos que están despertando en distintas regiones del mundo con el concepto de globalización?

Sí, desde luego. El nacionalismo (no el populismo) puede privilegiar el reconocimiento cultural y frenar algunos efectos nocivos de la globalización, que nacen en el momento en que los Estados no adoptan las políticas idóneas de aprovechamiento de este modelo económico. El reto es encontrar el equilibrio entre el nacionalismo y la globalización.

 

¿Cuáles son los desafíos de México en el contexto global?

Mantener vigentes y útiles los tratados celebrados a la fecha, generando con ellos beneficios para la sociedad; buscar la implementación efectiva de mecanismos internos que comuniquen y hagan viable los tratados de libre comercio existentes, para fomentar el impacto en el consumidor.

México debe mantener una presencia activa en foros bilaterales y multilaterales para fortalecer una proyección positiva de su imagen, para mantener y fomentar el nivel de inversiones extranjeras de manera recíproca y generar un liderazgo regional y, a la postre, internacional.

 

¿Cuáles son las aportaciones de México a la globalización?

México cuenta con una red de 12 tratados de libre comercio con 46 países, 32 acuerdos para la promoción y la protección recíproca de las inversiones con 33 países y nueve acuerdos de alcance limitado (acuerdos de complementación económica y acuerdos de alcance parcial) en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración. En 2018 México suscribió el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico con Australia, Brunéi Darussalam, Canadá, la República de Chile, Japón, Malasia, Estados Unidos, Nueva Zelanda, la República del Perú, la República de Singapur y la República Socialista de Vietnam. Las aportaciones son diversas en esta materia, fortalecen nuestra presencia en el ámbito internacional y generan liderazgo regional.

 

¿Existe algún tema en particular que deba recalcarse?

En los últimos años el tema ambiental ha cobrado auge en nuestra política exterior con participaciones en foros internacionales y en el futuro tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, el T-MEC, donde la posición de México en el tema laboral y en el de protección ambiental fue encomiable. Del TLCAN retomamos el Acuerdo de Cooperación Laboral de América del Norte que ofrece canales para prevenir el conflicto y comprender las diferencias jurídicas de los tres países y previene riesgos de sanciones económicas o comerciales. Sus conceptos quedaron insertos en el T-MEC, en el sentido de que “ninguna parte dejará de aplicar efectivamente sus leyes laborales, a través de un curso de acción o inacción sostenido o recurrente, en una manera que afecte el comercio o la inversión entre las partes después de la fecha de entrada en vigor de este acuerdo”.

En el Acuerdo de Cooperación Ambiental de América del Norte, negociadores como Ricardo Aranda Girard, de la Secretaría de Economía, mantuvieron aciertos en materia ambiental para México, que son recogidos en el T-MEC, como el diálogo y la cooperación para resolver conflictos ambientales, antes de recurrir a los mecanismos contenciosos previstos por el propio acuerdo, a través de un sistema de peticiones relativas a la aplicación de la legislación ambiental como un mecanismo activo.

En esta materia se logró incorporar en el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica desde disciplinas tradicionales o ya existentes, como los compromisos generales o los estándares de cumplimiento, hasta innovaciones con la inclusión de apartados relativos a especies exóticas invasoras, conservación y comercio, comercio y biodiversidad, pesca de captura marina (primer acuerdo de subvenciones a la pesca), bienes y servicios ambientales, transición a una economía resiliente y baja en emisiones.

Lo anterior conlleva a futuras negociaciones multilaterales, aunque sólo en temas ambientales. En síntesis, puedo afirmar que México es relevante en el escenario internacional en los procesos de globalización.

 

¿Qué retos debe enfrentar nuestro país para estar a la vanguardia?

El reto para México ha sido su transformación política, jurídica y económica, para adaptarse al ámbito internacional y lograr mayor competitividad en aras de elevar la calidad de vida de los mexicanos. Todavía tenemos el desafío de lograr mayor inversión en los siguientes rubros: educación, investigación en ciencia y tecnología, creación de espacios de innovación tecnológica, capacitación o actualización en temas que profesionalicen la planta laboral, creación de empleos, etcétera.

Falta una política integral efectiva, donde el crecimiento económico incida realmente en el desarrollo social, donde valdría la pena considerar los indicadores del Índice de Desarrollo Humano (PNUD: disfrutar de una vida larga y saludable, acceso a educación y nivel de vida digno). De lo contrario, de nada sirven los logros económicos.

 

¿Qué es el altermundismo?

El altermundismo consiste en la generación de estrategias por parte de la sociedad civil para amortiguar o detener los efectos nocivos del modelo económico que pueden provocar algunos procesos de la globalización. En esta corriente, como en todas, nacen radicales (globalifóbicos) y moderados. La realidad es que la globalización llegó para quedarse. En todo caso deben generarse mecanismos que permitan una integración económica favorable para el desarrollo social.

 

¿La humanidad va hacia un mundo feliz o hacia el mundo controlado, según preveía Orwell?

La humanidad está enfrentando paradigmas que la colocan en la disyuntiva de alcanzar un mundo feliz o un mundo controlado. En el primer caso, Aldous Huxley, autor de Un mundo feliz (1932), elimina estructuras e instituciones sociales (la familia, por ejemplo) para privilegiar la tecnología y controla las emociones a través del consumo de drogas para el manejo de emociones, mientras que en un mundo controlado, como el de 1984 de George Orwell, el totalitarismo se ejerce gracias a la abolición del pensamiento libre mediante una Policía del Pensamiento, un Ministerio de Paz que fomenta las guerras, un Ministerio del Amor que administra emociones negativas y persigue a quienes guardan emociones positivas diferentes al dolor, todo bajo la lupa de un Big Brother que espía a todos.

En ambos contextos, Huxley y Orwell, influidos por su época y por la historia, ironizan sus observaciones sobre un mundo caótico cuyos cambios no siempre evolucionan a favor de la sociedad, o donde se piensa que ésta no valora ni sabe aprovechar responsablemente su libertad, por lo cual, de acuerdo con su interpretación distópica de la realidad, para alcanzar la utopía de lo que debiera ser la sociedad perfecta, se recurre a gobiernos que terminan por limitar la voluntad del ser y por cortar sus expectativas de libertad y de realización humana.

 

¿Cuál es su interpretación de esos fenómenos?

Mi interpretación es más positiva: sin perder los objetivos y los intereses de los Estados, la estructura internacional procura la cooperación internacional a través de la igualdad soberana. La gobernanza internacional, a través del andamiaje de las organizaciones internacionales, genera las vías para el diálogo y la negociación, por lo cual, mientras se privilegien estos foros, también desde el ámbito internacional podemos impedir o prevenir el surgimiento de escenarios caóticos como los de Huxley u Orwell. La fatalidad no puede ser destino; la esperanza sí.

 

¿Cuál es su visión del fenómeno migratorio de nuestros tiempos y de la respuesta internacional a ese fenómeno?

El problema de los migrantes extranjeros con las características de refugio y asilo se ha exacerbado por la violencia y la inseguridad. En este sentido, el Derecho internacional humanitario, como una rama del Derecho internacional público, lucha por la difusión de su normativa en tiempos de paz para evitar riesgos en el futuro. Este tema limita la soberanía de los Estados, pues permite que seamos observados y hasta supervisados por organismos internacionales como la ONU, a través del ACNUR.

Los migrantes ambientales seguirán aumentado como resultado de la falta de contención del cambio climático. La África Subsahariana es la evidencia de este nuevo tipo de migración: la zona desértica acaba con las zonas verdes o cultivables necesarias para la vida. El Derecho internacional ha promovido diversos tratados en materia ambiental, pero aunque mantienen obligaciones para los Estados no todos cumplen o no todos están adscritos a éstos, o a la jurisdicción de cortes internacionales que puedan imponer las sanciones ante incumplimiento. De ahí el valor de la ONU y de las normas imperativas de este Derecho para tratar de obligar a aquellos Estados en franco desacato a los designios establecidos por la comunidad internacional.

 

¿Cómo está limitado el Derecho internacional humanitario? ¿Cuál es su postura sobre la injerencia de terceros para hacerlo valer?

Este es un tema muy extenso. Sólo puedo comentar, en concordancia con la pregunta anterior, que el Derecho internacional humanitario no tiene límites desde el punto de vista de la costumbre internacional, en conflictos internacionales armados, pero sí con base en los tratados que puedan conllevar la injerencia o la intervención de otros Estados en un territorio, como el Protocolo II Adicional a los Convenios de Ginebra de 1949 relativo a la protección de las víctimas de los conflictos armados, sin carácter internacional, de 1977. Para que otro Estado participe se requiere la voluntad del Estado que padece esos conflictos.

Un tema aparte es la comisión de crímenes de genocidio, de guerra, de agresión y de lesa humanidad, donde es posible la decisión de intervención, por parte del Consejo de Seguridad de la ONU (sólo con el voto unánime de nueve miembros [de 15], de los cuales cinco sean de los miembros permanentes).

 

Pasando a otros temas, ¿cómo ingresó al Tecnológico de Monterrey? ¿Cómo se inició en la investigación?

Ingresé al Tec de Monterrey campus Ciudad de México en 1997, para dar clases de organismos internacionales y política exterior a jóvenes de relaciones internacionales; posteriormente, fui invitada para dar clases en la carrera de Derecho, específicamente Derecho internacional público.

Cuando terminé el doctorado, me enfoqué en la investigación, en la formación de alumnos y en la publicación de libros y artículos arbitrados, por lo cual me clasifiqué como investigadora en el Tec. Posteriormente, fui aceptada en el Sistema Nacional de Investigadores, donde he alcanzado la distinción como miembro nivel II.

La comunicación horizontal y el ambiente creativo en el seno del Tec propician condiciones naturales para la investigación. La competencia es fuerte dentro y fuera, pero el reconocimiento, tarde o temprano, siempre llega.

 

¿Cuáles han sido las mayores satisfacciones que ha obtenido durante su desarrollo profesional?

Ver que mis estudiantes aprenden y que, al egresar, muchos se dedican, directa o indirectamente, a la investigación o al trabajo en temas del Derecho internacional en sus múltiples aristas, o que incluso opten por posgrados en el exterior (señal de que vamos andando). Eso es muy gratificante: lograr que vean que el Derecho no sólo es local sino también internacional.

 

¿De qué manera busca despertar la inquietud en las nuevas generaciones para que estudien el Derecho internacional público?

Promoviendo el diálogo dentro y fuera del aula, con la difusión de mis investigaciones y las de mis estudiantes a nivel licenciatura y posgrado (artículos y textos). También a través de los medios, pues actualmente soy analista internacional de El Financiero Bloomberg TV y del Noticiero de Canal 22 y participo como invitada en diversos programas nacionales e internacionales (CNN, Xinhua, Le Monde, etcétera).

 

Finalmente, en el contexto del caso que recientemente cimbró al ITAM y, de algún modo, a todas las universidades del país, ¿cuál es su opinión en relación con el suicidio de adolescentes y jóvenes?

Durkheim explica el fenómeno del suicidio con base en el funcionamiento de las reglas sociales. En 2019, Estados Unidos alcanzó los índices de suicidio más altos de adolescentes y adultos, por lo que hablar a la ligera de generaciones de cristal sería irresponsable sin haber investigado lo suficiente el origen y las causas de esta problemática social que enfrentamos en la actualidad.

Pienso que crecer con las redes sociales, influidos por sus cámaras de eco, es complicado y puede impactar en la salud mental del individuo. El sistema educativo debe tener como eje a este individuo y, por ende, procurar la capacitación de los profesores de manera constante. Para educar no basta poseer un grado y pararse al frente del aula a impartir una clase, sino prepararse para tener conciencia del otro. Esto puede lograrse mediante una metodología que propicie el aprendizaje en ambientes positivos, orientados a desarrollar competencias disciplinares y transversales que permitan el florecimiento del ser humano.

 

¿Las universidades deben implementar áreas de apoyo para sus estudiantes y académicos?

Por supuesto. En el Tec tenemos el área Life, orientada a los estudiantes. Mantiene un programa llamado Te Queremos, que brinda apoyo para que nuestros alumnos alcancen la armonía en todos los ámbitos de su vida (social, emocional, intelectual, ocupacional, espiritual, físico, financiero y ambiental). En esta área también se desarrollan talleres para profesores, que son de mucho apoyo para nuestros estudiantes, como el Question, Prevent, Respond (QPR), que nos capacita para detectar situaciones emocionales adversas y actuar de manera oportuna. Incluso tenemos una Línea de Atención disponible las 24 horas, todos los días del año, atendida por especialistas. Los profesores debemos entender que cada generación enfrenta problemáticas diversas, por lo cual nunca hay que comparar una situación con la que nosotros hayamos enfrentando antes. Cada persona tiene su propia historia, única e irrepetible.

 

 


 

 

Iliana Rodríguez Santibáñez es licenciada en Derecho, con maestría en relaciones internacionales y doctorado en Derecho con especialidad en Derecho internacional por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Es investigadora nivel II del Sistema Nacional de Investigadores del CONACyT, investigadora del Tecnológico de Monterrey e investigadora invitada del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Forma parte de la International Law Association y del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales.

Ha participado como ponente en temas de Derecho internacional público en diversas universidades de Estados Unidos: Columbia University, Brigham Young University, Georgetown Law School, John F. Kennedy School of Government at Harvard University, The Washington College of Law American University y Chicago-Kent College of Law Illinois Institute of Technology, así como en Guatemala, Colombia, Canadá, Japón y España, en diversos foros.

Es analista permanente de asuntos internacionales de Canal 22 y de El Financiero Bloomberg TV. Colabora en Forbes, CNN, Le Monde y Xinhua entre otros medios destacados.

Actualmente es directora asociada del Departamento Regional de Derecho del Tecnológico de Monterrey campus Ciudad de México.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado