Jared Genser

Por qué hablar de derechos humanos

Jared Genser
Jared Genser, director de la reconocida firma norteamericana de abogados Perseus Strategies, autor de diversos libros (entre ellos The Responsibility to Protect —en coautoría con Irwin Cotler, en su momento abogado de Nelson Mandela—) habla en esta entrevista del tema que sigue poniendo en jaque a las sociedades contemporáneas: los derechos humanos.

 

¿Qué son los derechos humanos?

Son derechos inherentes a todos los seres humanos, cualquiera que sea nuestra nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos por igual tenemos derecho a ellos, sin discriminación alguna; estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisibles.

¿De quién es responsabilidad ejercer los derechos humanos y proteger a cualquier ser humano?

En primera instancia es responsabilidad de los gobiernos, de las instituciones intergubernamentales y de los pueblos del mundo. Pero la comunidad internacional tiene la obligación de garantizar que los Estados no estén cometiendo abusos graves en éstos contra su propio pueblo, en violación de las obligaciones legales nacionales e internacionales de dicho Estado.

¿Cuál debe ser la garantía para que a una persona se le respeten sus derechos?

Hay sistemas interconectados para proteger los derechos de las personas, comenzando con la Constitución y las leyes que tiene cada Estado, y que se extiende a los tratados internacionales y al Derecho internacional consuetudinario. Debe haber tribunales nacionales con jueces independientes e imparciales capaces de hacer cumplir los deberes de los derechos humanos de los Estados. Y se necesitan tribunales internacionales y órganos cuasi judiciales capaces de proteger los derechos de los pueblos. El derecho a la seguridad e integridad de la persona es necesario para ejercer todos los derechos.

¿Ejercer correctamente los derechos humanos es lo mismo que hacer justicia? ¿Cuál sería la diferencia?

Defender los derechos humanos es un concepto muy amplio, que puede incluir trabajo legal, pero también implica activismo ciudadano, exigiendo a los gobiernos que cumplan con sus obligaciones bajo el Derecho nacional e internacional, hablar sobre los derechos humanos en los medios de comunicación, etcétera.

¿Por qué los países o las instituciones fallan en lo que se refiere a derechos humanos? ¿Cuál es su principal problema?

Cualquier país puede y debe, en todo momento, preservar y proteger los derechos humanos de sus ciudadanos. Un grave problema ocurre cuando hay gobiernos autoritarios y antidemocráticos; en contraste con las democracias que tienen mecanismos de rendición de cuentas de los gobiernos que son responsables de los delitos que se cometen en los derechos humanos.

Cuando alguien se siente desprotegido en sus derechos, ¿cuál sería su alternativa para garantizar su protección?

En pocas palabras, y algo muy importante, es la vía legal. Una víctima puede presentar una demanda contra un agresor en un tribunal nacional, en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, o donde se ofrece ayuda de resolución internacional de controversias. Las víctimas pueden movilizar apoyo político con el objetivo de presionar a un gobierno para proteger sus derechos. También esta persona puede contar su historia en los medios de comunicación nacionales e internacionales.

Cuando una institución falla en su tarea, ¿debería afrontar alguna sanción o un castigo? ¿Cuál?

Cuando las instituciones fallan es porque no han sabido rendir cuentas, ni tampoco se les ha exigido que lo hagan. Es importantísimo que rindan cuentas; esto puede ser a través de juicios nacionales o internacionales, los que promueven las relaciones políticas públicas, para que alguien superior a ellos vigile lo que hacen para que no cometan atropellos.

¿Quién tiene la obligación de imponer ese castigo?

Castigar a una institución es muy difícil y abstracto. La gente debe tener sus instituciones, que son responsables de acatar la Constitución y el Derecho internacional.

¿Qué áreas de la vida de un ser humano deben abarcar sus derechos humanos?

Definirlo es muy amplio: abarca los derechos civiles y los políticos así como los derechos económicos, sociales y culturales. Pero en el siglo XXI hay tratados enfocados en temas como la tortura, derechos de la mujer, derechos de los discapacitados, discriminación racial, entre muchos otros.

Cuando se denuncia, ¿se debe de proteger la identidad de la persona?

Una persona tiene el derecho de quejarse de los abusos contra sus derechos humanos. Sin embargo, cuando hay una víctima, ésta debe estar preparada para ofrecer testimonios contra su agresor y seguir el debido proceso de la ley penal.

¿Qué pasa cuando no se protegen identidades?

En los regímenes autoritarios las víctimas a menudo se convierten en objetivos cuando hablan en contra de los poderosos. Por lo tanto, deberían tomarse medidas para permitir las denuncias de abusos. Es importante aclarar que los derechos de los acusados de delitos también deben respetarse.

¿Cuáles son las características del que sabe ejercer los derechos humanos?

Hay una serie de rasgos que son necesarios e importantísimos en la defensa de los derechos humanos. Incluye un compromiso con la verdad. Además, la creencia en la universalidad de los derechos humanos y en una sola interpretación de lo que significan los derechos bajo el Derecho internacional, así como la disposición a ser valiente y el poder desafiante e implacable para perseguir la justicia y exigir la rendición de cuentas.

¿En qué consisten los derechos universales?

Éstos son derechos que han sido adoptados por la comunidad internacional, sujetos a una sola interpretación, para que todos los gobiernos y las instituciones intergubernamentales actúen para proteger las libertades fundamentales de los individuos.

¿Algo que quiera añadir en relación con la importancia de los derechos humanos?

Es fácil sólo afirmar que es imposible actuar contra un régimen represivo. Pero la firmeza contra la represión es necesaria para reivindicar los derechos humanos fundamentales. La historia ha demostrado repetidamente que los gobiernos represivos que ignoran la voluntad de su pueblo pueden durar mucho tiempo, pero al final caerán. Hay que mantenerse fieles a la creencia en la universalidad de esos derechos, insistir en su aplicación y tener fe en que es posible la restauración de la democracia y de los derechos humanos.

 

Nota

* Periodista y colaboradora de El Nuevo Herald (Miami, Estados Unidos), El Universal y La Crónica de Hoy, entre otros medios.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado