Lorenzo Córdova

“Hay que defender al INE de las pretensiones de intromisión”

Lorenzo Córdova

 

La sonrisa de Lorenzo Córdova no debe hacernos olvidar las enormes presiones que enfrenta todos los días el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE). El conocimiento que tiene del Derecho electoral —como pocos mexicanos— lo ha ayudado a sortear las tempestades, las críticas, las inconformidades y las amenazas a la autonomía del INE. En esta entrevista nos refiere los desafíos del INE ante la próxima jornada electoral del 1° de julio.

 

 

¿Cuál es el mayor reto que enfrenta el Instituto Nacional Electoral en el actual proceso electoral?

Lograr que en, un contexto de desencanto con la democracia, las y los ciudadanos respondan a nuestra convocatoria y se apropien de la elección. En nuestro país, el INE organiza y conduce el desarrollo del proceso elctoral, pero los protagonistas son las y los ciudadanos. Son ellos, a través de su involucramiento y su participación, las verdaderas anclas de confianza del sistema electoral mexicano.

 

Entonces, el proceso avanza bien…

A unas cuantas semanas de la jornada electoral, el proceso electoral más grande de nuestra historia democrática avanza muy bien y, además, se ciudadaniza: el INE cuenta con 2.7 millones de ciudadanas y ciudadanos capacitados (casi el doble de los que necesitamos) para fungir como funcionarios de las casi 157,000 casillas que instalaremos en todo el territorio nacional.

 

¿Qué panorama tiene previsto el Instituto Nacional Electoral el día de la jornada electoral?

Considerando la concurrencia de 30 elecciones locales con la renovación del Congreso de la Unión y la Presidencia de la Rerpública, es de esperarse una participación copiosa de la ciudadanía: alrededor de 68 por ciento de los mexicanos en edad de votar. Además, será necesario que todas y todos los actores políticos y públicos que tienen algún tipo de responsabilidad o de corresponsabilidad en la recreación de la democracia, cumplan puntualmente el rol que les toca.

 

¿No prevé incoformidades?

Es indispensable que los aspirantes se asuman como demócratas y respeten la voluntad de la ciudadanía emitida en las urnas. Hace casi 20 años, Felipe González, ex presidente del gobierno español, presentó una conferencia en el entonces IFE que tituló La aceptabilidad de la derrota como condición de funcionamiento de la democracia y, precisamente, partiendo de la premisa de que en una democracia nadie gana todo y nadie pierde todo de una vez y para siempre, es deseable que la aceptabilidad de la derrota forme parte de la cultura política y de la conducta de los actores a partir de la propia jornada electoral. Dicho de otra manera, espero que tanto los competidores como los diferentes actores públicos estén a la altura del compromiso democrático que están manifestando las y los ciudadanos.

 

¿Cuál es la diferencia entre el conteo rápido y el Programa de Resultados Electorales Preliminares?

Ambos son instrumentos para dar a conocer información sobre los resultados electorales, pero se integran de manera diferente. Son complementarios entre sí. El conteo rápido es una estimación estadística que establece rangos de votación para cada candidato. Esta estimación es elaborada por científicos y expertos con base en una muestra representativa. Utiliza, como insumos, los resultados asentados en los cuadernillos de operaciones (mismos que posteriormente se transcriben en las actas de escrutinio y de cómputo de las casillas) de las secciones incluidas en la muestra. Dichos rangos permiten saber si la diferencia en la votación estimada entre uno y otro candidato es significativa, o si, en cambio, hay traslape de rangos (se enciman o “se cruzan”) y ello impide saber, con precisión, quién quedará en primero, segundo o tercer lugar. Por eso, para evitar cualquier espacio que pudiera dar lugar a la especulación, el próximo 1º de julio el INE, por conducto de la Presidencia, dará a conocer, alrededor de las 23:00 horas, los resultados de estos conteos rápidos cualquiera que sea el resultado de la estimación: con traslape de rangos o sin traslape.

 

¿Y el Programa del Resultados Electorales Preliminares? ¿No es, también, un ejercicio estadístico?

No. El PREP es un censo que agrega, conforme van llegando y durante 24 horas, los resultados obtenidos en cada una de las actas de escrutinio y cómputo de las casillas. Al respecto, es importante subrayar dos aspectos, para mayor transparencia sobre el funcionamiento del PREP y los resultados preliminares que emite: el primero, que cada acta de escrutinio y cómputo capturada puede ser consultada en el mismo PREP, ya que se digitaliza su imagen; el segundo, que este sistema está siendo auditado por la UNAM. Los resultados de dicha auditoría serán presentados en junio, para brindar certeza sobre la imparcialidad y la confiabilidad de este programa de resultados preliminares.

 

¿Qué acciones interinstitucionales se van a llevar a cabo con la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y la Comisión Nacional de Seguridad?

La democracia es una obra colectiva. Para que ésta llegue a buen puerto es necesario que cada institución, cada contendiente y la propia sociedad, cumplan con su papel conforme a las reglas del juego democrático que nos hemos dado. En ese sentido, con el TEPJF será fundamental terminar de construir una relación de comunicación fluida para que haya claridad del contexto que está detrás de cada una de las decisiones del INE. De esta forma, la justicia será un control de legalidad de los actos que tienen como objetivo recrear la democracia y generar estabilidad política. La comunicación con la FEPADE, por su parte, también es importante. Ciertamente, el INE tiene sus propios mecanismos de investigación y derivado de ellos es posible aportar insumos indispensables para que la FEPADE haga su trabajo y viceversa.

 

¿Y con la Comisión Nacional de Seguridad?

La coordinación y la comunicación con ella es imprescindible. Lo anterior, debido a que dependemos de que haya un contexto de seguridad y paz pública para poder organizar elecciones y para que las y los ciudadanos salgan y voten. El INE es responsable de la organización de las elecciones, pero la seguridad y la paz pública son responsabilidad de otras instituciones del Estado mexicano. De ahí que la democracia no sea producto de una sola institución sino resultado de la corresponsabilidad de los contendientes, de la sociedad y de sus organizaciones, así como de las diferentes instituciones del Estado, conforme al mandato constitucional.

 

¿Qué sucede si, de forma paralela, el INE denuncia a un candidato o candidata sobre la posible comisión de ciertos delitos y, paralelamente, el TEPJF emite una resolución que parece contraintuitiva con las denuncias que ha presentado el INE?

Nuestro sistema electoral es complejo. Su diseño institucional trae una tensión intrínseca y cada institución tiene establecidas competencias específicas; en el caso del INE, es órgano técnico-administrativo; el TEPJF, por su parte, tiene el mandato de revisar la legalidad y la constitucionalidad de los actos u omisiones del INE, y la FEPADE es una instancia con competencias penales exclusivamente. Así, un hecho puede propiciar el conocimiento del mismo de parte de las tres instancias electorales, y no necesariamente las conclusiones a las que llegue cada una de las instituciones tienen que ser las mismas, aun cuando el hecho que dio origen al pronunciamiento de estos órganos sea idéntico.

 

¿Cuáles considera los logros principales Consejo General durante su gestión?

Primero, demostrar la viabilidad de una reforma tan compleja como la de 2014 a través de la expedición de una enorme cantidad de criterios, lineamientos y reglamentos para traducirla y volverla practicable. Segundo, haber alcanzado la funcionalidad del nuevo modelo de fiscalización ya que, en un tiempo récord, se construyó un sistema informático que no existe en el mundo para fiscalizar el dinero que se invierte en la competencia política, y además, se desarrolló la capacidad para auditar los gastos de campaña apenas en 40 días después de la jornada electoral. Tercero, haber concretado la gobernabilidad institucional del INE, que es un órgano muy complejo en cuanto a estructura, integración y toma de decisiones. Pese a ello, se ha desarrollado un trabajo de coordinación y de corresponsabilidad interno que ha funcionado y que hoy nos coloca como una institución fuerte, en términos de capacidad de reacción y toma de decisiones, de cara a una elección tan complicada como la que enfrentamos.

 

¿Cuál ha sido el reto más complejo que ha tenido que enfrentar siendo consejero presidente?

Defender la autonomía frente a las pretensiones de intromisión y a las presiones de distintos actores. A pesar de que la autonomía se encuentra establecida constitucionalmente, es necesario construirla todos los días con cada una de las decisiones que tomamos.

 

¿Cómo incide la corrupción en el proceso electoral?

Se refleja en conductas como la compra y la coacción del voto, en el desvío de recursos públicos o en el uso indebido de programas sociales. Por eso, la corrupción debe combatirse desde diversos ángulos. Es necesario que las instituciones, la sociedad organizada y cada ciudadano se asuman con la dignidad de rechazar y denunciar la corrupción y los delitos electorales para, así, votar por quien decida. Al echar a andar el Sistema Nacional Anticorrupción será necesario combatir la corrupción con mecanismos anticorrupción y no con mecanismos electorales. En esa medida, estoy convencido de que contribuiremos a mejorar la calidad democrática y de las elecciones.

 

¿Es necesario realizar una reforma electoral para introducir la segunda vuelta en el proceso electoral? ¿Qué implicaciones políticas tendría?

¿Qué problema queremos resolver con la segunda vuelta? Uno de los intelectuales que más respeto y que ahora ha sido defensor de la segunda vuelta es José Woldenberg. Él planteó, como problema a resolver, la fragmentación del voto. Lo cierto es que, hasta ahora, las elecciones presidenciales acaban siendo carreras entre dos. En 2000 fueron Fox y Labastida; en 2006 Calderón y López Obrador; en 2012 Peña Nieto y López Obrador. No quiero especular, pero sí plantear que cuando se discuta la segunda vuelta primero hay que tener claro qué problema queremos resolver con ello. Luego, responder si la segunda vuelta es la mejor manera para resolverlo. Desde mi óptica, la crisis de gobernabilidad que tiene el país no tiene que ver con cuántos votos o con qué porcentaje de votos se gana la Presidencia de la República.

 

¿Las prerrogativas actuales para las y los candidatos independientes son equitativas comparadas con las que reciben los partidos políticos? ¿La contienda es equitativa?

La figura de las candidaturas independientes tiene que revisarse. Hay muchas aristas y detalles que no están resueltos y que se han ido resolviendo por la vía de la interpretación. Todas las elecciones son una especie de ensayo-error de las propias normas. Son un laboratorio de prueba donde se constata la necesidad de permanencia o de cambio de cada una de las normas.

 

¿Habrá que reestructurar esta figura entonces?

Al cabo de esta elección va a ser necesario hacer un corte de caja y uno de los muchos temas que hay que revisar será el de las candidaturas independientes que, permíteme decirlo así, es una figura que llegó para quedarse. Tenemos que volverla cada vez más armónica con un sistema electoral que fue construido y pensado para operar con un sistema de partidos que no incluía dicha figura.

 


 

Lorenzo Córdova Vianello es licenciado en Derecho por la UNAM y doctor en teoría política por la Universidad de Turín, Italia. Es investigador titular B del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM (con licencia), reconocido con el PRIDE D, y miembro del Sistema Nacional de Investigadores, nivel III.

Es autor de diversos textos sobre temas electorales, constitucionales y de teoría política. En 2010 recibió el premio Universidad Nacional para Jóvenes Académicos de la UNAM. Ha tenido una intensa participación en medios de comunicación electrónicos e impresos y en dos ocasiones ha recibido el Premio Nacional de Periodismo del Club de Periodistas de México.

En abril de 2014 fue designado consejero presidente del Consejo General del Instituto Nacional Electoral.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado