Manuel Soto Gutiérrez

En defensa de la propiedad intelectual

Manuel Soto Gutiérrez

Con casi 50 años de práctica profesional en materia de propiedad intelectual, Manuel Soto Gutiérrez, socio consejero de la firma Uhthoff, Gómez Vega & Uhthoff, explica la importancia de esta rama del Derecho, hace una evaluación del marco jurídico que la regula y explora el pantanoso tema de la propiedad intelectual en el apogeo de internet.

¡Suscríbete a nuestro Newsletter para seguir leyendo!

El acceso a nuestros artículos es gratuito para nuestros Suscriptores del Newsletter. Regístate gratis y obtén acceso inmediato a miles de artículos de El Mundo del Abogado. Además recibe en tu correo un resumen semanal de las mejores notas del mes.

 

¿Por qué es tan importante el tema de la propiedad intelectual?

El tema es importante porque en todo lo que nos rodea hay propiedad industrial e intelectual: en los programas de televisión, en la música que escuchamos, en nuestra ropa, en los accesorios que utilizamos… Afortunadamente en la actualidad el tema ha cobrado una trascendencia significativa y en casi todas las empresas grandes e importantes hay un director de propiedad intelectual.

 

¿Cómo llegó a encabezar usted una de las firmas más importantes en la materia en México?

Entré a la firma el 16 de diciembre de 1970, para ser exacto a las 10:23 de la mañana. Son fechas que no se olvidan porque son parte de la vida de una persona. Fui socio durante muchos años. Ocupé el cargo de socio director de 1980 hasta 2016; a través de todo ese tiempo he sido testigo de muchas cosas, como el crecimiento extraordinario de la firma. Cuando ingresé a ella éramos por lo mucho 60 personas y ahora somos 270. Este crecimiento ha sido gracias al trabajo de las personas que se involucran y se comprometen; pero también es un reflejo del crecimiento y la importancia que ha tenido y que ha cobrado la propiedad intelectual.

Por ejemplo, cuando ingresé a la firma trataba los asuntos con la auxiliar de la secretaria del contador. Entonces no se le daba importancia a la propiedad industrial. Con el paso del tiempo personalidades como don Bernardo Gómez Vega yAlejandro Uhthoff Julvecourt, y de otros despachos David Rangel, Guillermo Sesma, Mariano Soni (padre) y Sergio Olivares influyeron en el crecimiento de la importancia de la propiedad intelectual en México. Yo puse un granito de arena con mi trabajo de muchos años.

Mi trabajo abarcaba desde la investigación para ver si una marca se podía registrar hasta la opinión que se le daba al cliente en la solicitud de registro ante la Dirección de la Propiedad Industrial, donde tuve la oportunidad de ser amigo de los funcionarios con quienes platicaba, comentaba y pedía ciertas mejoras en la práctica cotidiana.

Traté con clientes muy importantes que afortunadamente todavía siguen en nuestro despacho, con los cuales tuve la oportunidad de intercambiar ideas, de cambiar incluso su manera de llevar en sus empresas el cuidado y la protección de los derechos de propiedad industrial. También tuve la fortuna de haber sido presidente durante tres años de la Asociación Mexicana para la Protección de la Propiedad Intelectual (AMPPI ), en la cual, durante mi gestión, hice el mejor papel que pude ante las cámaras y ante elInstituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), cuyo director de entonces, Jorge Amigo Castañeda, nos apoyó mucho en la modernización y a utilizar las nuevas armas tecnológicas. Asimismo, tuve un apoyo enorme de quien aún es director del Indautor, Manuel Guerra.

 

¿Cuáles son los retos más importantes que enfrenta este tema?

La tramitología, no obstante que el registro y la protección de una marca son muy rápidos, siempre y cuando se trate de una marca libre de requisitos y objeciones...

 

¿El marco jurídico para la protección de invenciones y patentes es adecuado?

En México tenemos las mejores leyes en materia penal, civil y de propiedad industrial, pero para aplicarlas… “ahí está el detalle”, cómo diría Cantinflas. No obstante, en nuestro ámbito hemos avanzado mucho en la aplicación de la Ley de la Propiedad Industrial. En mi época, en los años en que fui presidente de la AMPPI, soñaba con una sala especializada, y ahora ya la tenemos. Y trabaja muy bien.

Sin embargo, todavía hay atrasos: cuando hay una objeción, una anterioridad, las acciones de defensa contra una negativa, el juicio de nulidad, el amparo, la revisión, no sabemos cuánto tiempo va a llevar resolver el asunto.

Considero que tenemos autoridades muy eficientes, pero el problema sigue siendo la tramitología que hace que los titulares de la propiedad intelectual, cuyos derechos están siendo infringidos, se desesperen. Vayamos al caso de quienes quieren registrar su marca y no pueden hacerlo porque hubo una anterioridad y ahí se quedan, sin poder usar dicha marca hasta que culmina el trámite. Creo que aún se puede hacer mucho para la defensa de estos derechos tan importantes.

 

¿Cuál es el promedio de tiempo que tarda un proceso “normal”, durante el cual no hay contratiempos, y cuál sería el ideal?

En caso de que no haya ningún problema, el IMPI es una de las mejores y más rápidas oficinas del mundo para otorgar un registro de marca, por lo que el trámite tardará de cuatro a seis meses. En comparación, en Estados Unidos, si no hay problemas, dicho trámite se demorará alrededor de año y medio.

Pero si hubo una anterioridad al solicitar una marca, en nuestro país el proceso tardará un año; pero si le niegan el registro y se va al tribunal, a la acción de nulidad, al amparo y a la revisión del proceso, puede demorarse hasta cuatro años.

 

¿De qué magnitud es la uniformidad en los ordenamientos jurídicos a nivel global?

Considerable, porque aparte de que una gran cantidad de países somos miembros de convenciones y tratados internacionales en relación con la propiedad industrial, la práctica, la solicitud, las oposiciones y la búsqueda es muy parecida. Por ejemplo, el Convenio de París, que es uno de los más antiguos del mundo —vigente desde el 20 de marzo de 1883— fue revolucionario, todavía se aplica y ayuda tanto en materia de marcas como de patentes. Por supuesto que cada país tiene sus particularidades en algunos aspectos, pero el sistema es muy similar.

Si usted decidiera realizar prácticas de propiedad industrial e intelectual en Portugal no tendría ningún problema, porque los trámites son muy parecidos. Que en unos países los trámites se tarden más o menos, ya es cuestión de otros factores. Brasil es uno de los más demorados del mundo.

 

¿En qué medida se interesan los abogados por este tema?

Profusamente, porque en mi época había por lo mucho seis o siete despachos y ahora son como 30. Los miembros de la AMPPI éramos alrededor de 40 y ahora somos como 400.

En este sentido hay que destacar la saturación de otras áreas del Derecho; sin embargo, quiero aclarar que puede haber muchos abogados en todas las áreas, pero buenos hay pocos.

 

¿Cuál es la situación de la propiedad industrial en materia de intangibles? Pongamos el caso de la propiedad intelectual en internet, el uso indebido de las marcas y la distribución ilegítima de música, películas, obras de arte, fotos, guiones y programas informáticos.

En marcas está perfectamente regulada. Existe la Ley de la Propiedad Industrial, así como el combate a la piratería, que antes se iniciaba por querella pero que ahora se lleva de oficio. La música grabada o el uso de la composición de un autor con fines de lucro también está regulada en la Ley Federal del Derecho de Autor, al igual que las obras artísticas y los libros.

El internet no, ése es otro mundo. Usted puede ejercer acciones y venir al despacho si están infringiendo sus derechos. Nosotros tenemos que localizar al infractor, pero ubicarlo físicamente es un gran problema porque una vez que se publica una página en la red, puede desaparecer al día siguiente. Lamentablemente todavía no hay una regulación específica para combatir las infracciones, las invasiones de derechos y los robos de propiedad intelectual en internet.

Es un problema muy serio para el cual no tenemos una legislación específica. Se puede recurrir a otras herramientas para defender a la víctima de este tipo de delitos y castigar al infractor; que aunque no sean aplicables puedan ayudar a defender los derechos vulnerados. Debemos hacer algo, buscar una nueva legislación, quizá en materia penal, porque un gran problema de nuestro país es la impunidad.

 

¿Cómo se podría atender este problema?

Ejercitando y aplicando en serio las leyes que tenemos. Si hay una ley contra la piratería, vamos a agarrar a los piratas. Son problemas muy serios y delicados que afectan a la economía; no sólo la piratería de películas, ropa, lociones y libros, sino la piratería de medicinas y bebidas alcohólicas que afectan la salud, por ejemplo. Lamentablemente, este ilícito deja mucho más que las ventas legales y el dinero que produce no va a parar a obras de caridad o a mejorar la educación, sino a financiar otros actos ilícitos.

Necesitamos tolerancia cero para combatir esta problemática, al estilo de la política de Rudolph Giuliani. Urgen sanciones severas y la correcta aplicación de las leyes para poder vivir en un verdadero Estado de Derecho.

 

¿Cómo afecta el daño moral a una marca y cómo se determina?

El daño moral en materia de marcas es difícil de identificar, aunque sí existe. Por ejemplo, cuando alguien utiliza una marca, propiedad de otro, de manera peyorativa.

Siempre aconsejo a quienes tengan un proyecto que se protejan a tiempo; porque en México, para demandar a cualquier persona que use o infrinja sus derechos, necesariamente deberá tener registrada la marca. De lo contrario, aunque la haya utilizado durante 30 años, no podrá hacer nada.

Hay muchas personas que piensan que si solicitan su patente o su marca se las van a piratear en las oficinas de la autoridad. Esto es falso. El IMPI tiene mucho cuidado con los derechos que se le solicitan y que tiene a su cargo para protegerlos.

No obstante, es necesario seguir promoviendo la propiedad industrial e intelectual en nuestro país. Es preocupante que en algunas universidades la materia todavía sea optativa.

 

¿Cómo se capacitan en Uhthoff, Gómez Vega & Uhthoff para afrontar estos problemas?

Cuando inicié en esta área aprendí con la práctica, pero ahora existen cursos, maestrías y diplomados que impulsa el despacho para que nuestro personal se especialice, e incluso los apoya económicamente.

Los motivamos para que sigan estudiando, para que salgan a dar conferencias y participen en convenciones y jornadas de trabajo, y para que no sólo se dediquen a su especialidad, ya sea marcas o patentes, sino que también sepan de litigio, de contencioso. Los persuadimos para que participen en las clínicas de la AMPPI, para que tengan un panorama completo de la materia.

Estamos preparados para afrontar los retos en materia jurídica y tecnológica, pero también en la práctica.

 

¿Qué es lo más valioso de sus 46 años de práctica profesional en el tema?

Los amigos que he hecho, incluidas las grandes leyendas de la propiedad industrial, y no sólo de mi firma, sino de otros despachos.

Me gustaría añadir mi gusto por que la gente se refiera a mí como abogado, porque efectivamente soy el que actúa para ayudar a otros, el que aboga por sus derechos. Y eso es lo que he tratado de hacer durante toda mi vida profesional: ayudar a proteger y defender a las personas de los infractores, pero, principalmente, a salvaguardar sus valiosos derechos de propiedad industrial e intelectual en México y en el extranjero.

El cariño (más que gusto) por esta materia nació cuando era pasante. Recuerdo que en 1967 mi jefe llegó con la Ley de la Propiedad Industrial en la mano y me dijo: “Lee esto, porque a esto te vas a dedicar”. Y así fue. A eso me he dedicado los últimos 50 años de mi vida.

 

 


 

 

Manuel Soto Gutiérrez estudió la licenciatura en Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y administración de negocios en la Drake University en Des Moines, Iowa.

Es miembro de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados, A.C., de la International Trademark Association, de la Asociación Interamericana de la Propiedad Industrial, de la Asociación Internacional para la Protección de la Propiedad Industrial, de la Asociación Mexicana para la Protección de la Propiedad Industrial y de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa.

Actualmente es socio director en Uhthoff, Gómez Vega & Uhthoff, S.C., con más de 46 años de experiencia en propiedad intelectual, y responsable del Departamento de Marcas.

 

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones - Edición del mes

El Mundo del Abogado

¡Edición de Agosto gratis!

Debido a las restricciones de distribución de la revista impresa con motivo de la pandemia de Covid-19, puedes descargar nuestra edición actual de forma gratuita.

¡Sólo registra tu correo y recibe la revista digital!

Por favor introduce un nombre válido
Por favor introduce un email válido
Por favor confirma que eres humano
Debe aceptar los términos y condiciones