Virgilio Andrade

La administración pública: entre Derecho y política

Virgilio Andrade

 

A la luz de la reciente publicación del libro “La administración pública en la Constitución mexicana. Del anhelo a la ley”, su autor explica por qué es importante analizar el contexto histórico y político en el que se dan las reformas constitucionales en cada sexenio, entendidas como la vía para hacer realidad la transformación del país según la visión que ha tenido cada presidente desde hace 100 años.

 

 

¿Por qué el título de esta obra?

A 100 años de promulgarse la Constitución percibimos una dimensión específica, que es la de los aterrizajes de las políticas públicas; es decir, cada gobierno, y esto se traduce en cada periodo presidencial a partir de Álvaro Obregón, ha buscado llevar a cabo acciones, tomar decisiones e incluso transformar el país. Esos anhelos buscan convertirse en ley y el instrumento fundamental para lograrlo es la Constitución. Por eso el subtítulo “Del anhelo a ley”, pues describe los anhelos que ha tenido cada presidente y cómo los ha llevado a la Constitución.

 

¿Por qué una exposición cronológica a partir de periodos presidenciales?

Porque partimos del concepto del anhelo, el cual nace de grupos políticos o de sus líderes que son los presidentes de la República. En virtud de que cada uno tiene sus propios anhelos, se establece en el libro una lógica sexenal. Desde mi perspectiva, le da una mayor riqueza histórica porque, además de ver la dimensión administrativa, permite ver la dimensión política y el contexto específico de las reformas.

 

¿Qué es la dimensión administrativa de la Constitución que señala en su obra?

Consiste en entender el conjunto de elementos que existen para resolver problemas específicos de gobierno: instrumentar políticas públicas, distribuir recursos o proveer servicios. La educación, los derechos de propiedad, la competencia económica o asuntos relacionados con salud, medio ambiente o energía son temáticas que permiten hablar de que la Constitución tiene una dimensión administrativa.

 

¿Cómo contribuye el análisis histórico de la administración púbica al fortalecimiento del Estado de Derecho?

La historia de la Constitución nos permite conocer las principales preocupaciones que han existido en los distintos periodos presidenciales y de gobierno. Por ejemplo, la educación se ha convertido en la preocupación central prácticamente de todos los sexenios y hemos pasado por diversas políticas, como la creación de las escuelas rurales con Álvaro Obregón, la educación socialista de Lázaro Cárdenas, la instrumentación de la educación obligatoria o el servicio de carrera magisterial y hasta los debates que se aproximan en materia educativa. Estos elementos son los que permiten ilustrar la importancia y el valor de realizar un análisis histórico para ponderar los temas y darles peso específico en el contexto histórico y en el actual y conocer las tendencias que ha vivido el interés público a lo largo de estos 100 años.

 

¿Existen reformas históricas que en la actualidad podrían ser un área de oportunidad?

Hoy a mi juicio la prioridad más importante, desde el punto de vista constitucional, es la seguridad pública y la justicia.

 

¿Cuál ha sido la reforma constitucional en materia administrativa más relevante en los últimos años?

Sin duda los cambios al capítulo económico de la Constitución, en específico a los artículos 25, 26, 27 y 28, porque se ha ratificado el principio de competencia económica, que dará estabilidad al modelo económico gracias a la autonomía del Banco de México y al seguimiento del país gracias a la autonomía del INEGI. Éste es para mí uno de los temas históricos relevantes de la Constitución. El otro gran tema constitucional digno de destacar por el impacto de sus reformas ha sido el relativo al sistema representativo y electoral que se refleja particularmente en los artículos 41, 54 y 56, e incluso el 82, el 99, el 115, el 116 y el 122. Con las reformas a esos artículos instrumentadas de 1964 a 2014 se estimuló la pluralidad, así como la alternancia y la participación ciudadana.

 

¿Cuál es el periodo en el que la Constitución ha tenido mayores cambios?

En las últimas cinco gestiones se han presentado cambios significativos a la Constitución en materia de políticas públicas, porque la pluralidad que existe en el Congreso ayuda a generar mayores consensos para la instrumentación de programas de gobierno. Los mejores consensos se reflejan en el texto constitucional derivado de las mayorías calificadas que se requieren en las cámaras para poder hacer realidad un anhelo en materia de políticas públicas. También el modelo mundial de globalización ayudó a que se propiciaran esos cambios constitucionales.

 

¿Cuál ha sido el papel de los organismos públicos autónomos en la configuración administrativa?

Los organismos constitucionales autónomos son especializados en la materia e independientes de decisiones vinculadas con la política, con regímenes específicos o con la voluntad presidencial, lo cual genera credibilidad en sus respectivas materias para quienes fungen como actores en las mismas. Así lo podemos ver en la materia electoral, monetaria, de derechos humanos, de transparencia, de competencia, de telecomunicaciones, y también en el seguimiento del entramado estadístico del país, por ejemplo, que no tiene ninguna vinculación con la voluntad presidencial, sino que es información que se desarrolla con la credibilidad de quienes encabezan el órgano superior del INEGI. Ése es el papel que tienen hoy los órganos autónomos.

 

¿Qué caracteriza a la administración pública en los procesos de cambio o transición política?

El trazo de los distintos anhelos que tiene cada grupo gobernante, así como las circunstancias específicas que se deben atender de acuerdo con los contextos. Entonces, las dos características fundamentales son: los distintos anhelos en cada gobierno, pero también la resolución de problemas con base en circunstancias y contextos específicos que generan grandes pactos entre diversas fuerzas políticas para modificar la Constitución.

 

¿Qué escenario vislumbra para la administración pública en México en los próximos años?

Es interesante porque aquí entra otro tipo de variables, además de la constitucional. Hoy la administración pública en México tiene distintas desconcentraciones y diversos centros de decisión. No sólo es la parte presidencial; también intervienen los órganos autónomos, así como directamente el Poder Legislativo, para regular temas de política pública.

Esto va generando distintos centros de decisión y el gran reto en el futuro consistirá en dar consistencia a diversas decisiones para que todo converja en un mismo punto.

 

¿Podemos hablar de una administración pública que evoluciona?

Los contenidos se adaptan al contexto social, a las circunstancias específicas y a los anhelos. Las estructuras en esencia se mantienen con la evolución que se ha tenido en el hecho de delegar facultades en diversas dimensiones, como el pacto federal, por un lado, y por otro, la generación de órganos autónomos para tomar decisiones de arbitraje entre distintos actores, según la materia de la que estemos hablando.

 

¿Cuáles fueron los motivos que lo llevaron a escribir esta obra?

Para mí resulta relevante rescatar en el país la historia de los aterrizajes de las políticas públicas en la Constitución, porque nos muestra los esfuerzos que se han hecho para poder construir un país más sólido y propiciar avances en los ángulos fundamentales del desarrollo.

 

¿Por qué considera importante el seguimiento histórico?

Es importante dar seguimiento a cuáles han sido los propósitos, las motivaciones y también los resultados que ha tenido cada sexenio, en este anhelo compartido de poder impulsar un mejor desarrollo para el país por parte de quienes tienen esa responsabilidad en el momento en que han tenido que asumirla.

 

¿Considera que se tiene que dirigir mayor atención al estudio de la administración pública?

Es indispensable que siempre esté presente, pues forma parte de la toma de decisiones de gobierno. Para tomar mejores decisiones en el futuro desde el gobierno a favor de la sociedad es necesario contar con antecedentes y enriquecer el contexto.

 

¿Cómo definiría su obra en una palabra?

El recorrido de un camino.

 

¿Cuál es el público al que está dirigida la obra?

Cualquier persona lo puede conocer desde su perspectiva y su contexto. Los estudiantes de Derecho, con base en el conocimiento depurado que tienen de la materia; las personas en general, con el interés que les despierte conocer el pasado para que, con base en los conocimientos o las nociones que tengan sobre la historia, se puedan adentrar con recuerdos o situaciones que marcaron un capítulo de su vida o de la vida familiar.

 

¿Algo que desee agregar?

La obra tiene el propósito de que las personas disfruten y que, a partir de ello, puedan tener un referente adicional acerca de cómo ha evolucionado la historia de los gobiernos en nuestro país, y asomándose a la Constitución es como pueden valorar los cambios propuestos de manera enriquecida y objetiva.

 


 

Virgilio Andrade Martínez es licenciado en Derecho por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y maestro en administración y políticas públicas por la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Se ha desempeñado como coordinador de asesores del oficial mayor de la Secretaría de Gobernación, director general adjunto de Análisis de Legislación Financiera en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, secretario técnico de Banrural, consejero electoral del Instituto Federal Electoral, titular de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria, secretario de la Función Pública y, desde el 27 enero de 2017, director general del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi).

  

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado