La importancia de las fibras y su trama

La importancia de las fibras y su trama

Existe una íntima relación entre la confección y la naturaleza de cada tela. Los expertos de la aguja y el dedal saben bien que los textiles poseen una personalidad que los lleva a comportarse de diversas maneras, por lo que un buen diseño es aquel que sabe aprovechar elementos como la textura, el cuerpo y la caída del material.

Todo comienza con las fibras, el proceso mediante el cual éstas se transforman en hilo y cómo son tejidas o tramadas en una tela. Por regla general, las fibras naturales como la lana, el algodón y la seda, por ejemplo, tienen limitantes en su uso, pero aun así siguen siendo las favoritas por la belleza de los tejidos que se obtienen con ellas. Las fibras artificiales, al ser creadas por el hombre, poseen muchas cualidades útiles, como el ser resistentes a las arrugas, pero su encanto es menor. Por eso, la ingeniería textil busca obtener las mejores características de ambos grupos para combinarlas en fibras que sean tanto resistentes como atractivas.

Sobre las fibras y los tejidos

Existe una gran variedad de telas, pero cada una es diferente incluso si se elaboran con la misma fibra. A continuación presentamos dos de las que se usan más comúnmente en el atuendo masculino, de las cuales puntualizamos sus singularidades.

La lana

Una combinación de elegancia, resistencia y protección son las características del material más versátil que existe. La lana tiene una cualidad térmica que le permite mantener el calor corporal cuando hace frío y la frescura durante un clima cálido. Todo depende del grosor del tejido.

Son muchos los textiles realizados con lana, así que nos conformaremos con echar un vistazo a los principales. El paño de lana, que en México se conoce como “casimir”, se distingue por ser de una trama cerrada pero que conserva cierta elasticidad y su tacto suave. Éste es el material con el que se confecciona la mayoría de los trajes.

La “pata de gallo” es de un tejido al que se le conoce como sarga y que resulta elástico pero algo pesado, por lo cual se usa en prendas como los abrigos, aunque también puede utilizarse en pantalones o sacos casuales de invierno. Todo depende del gramaje de la tela.

El “príncipe de Gales” y el “tartán” son dos de los tejidos a cuadros favoritos de todos los tiempos. El primero se urde estrictamente en blanco y negro, resultado de lo cual da la apariencia de una tonalidad gris. El segundo, originario de Escocia, presenta tramas con infinidad de variaciones en los colores que le dan vida y que tradicionalmente se utiliza para reconocer a los miembros de los distintos clanes de ese país.

Otras telas obtenidas de la lana que son de las más usadas son el crepé y la franela, entre muchas, muchas más.

El algodón

Inmaculado, cómodo y con la gran virtud de dispersar la temperatura del cuerpo es el algodón. Por eso, uno de sus principales usos es la elaboración de camisas de vestir. De los tejidos de algodón se obtienen texturas como la de la gabardina, característica por las líneas diagonales que forma su trama. Mientras más finas sean dichas líneas, mayor será la calidad del material.

Una variación de este tejido es la mezclilla que, a fin de cuentas, podría considerarse como gabardina, sólo que mucho más gruesa y, por consiguiente, más pesada. Otros tejidos de algodón muy usados en las camisas masculinas son la popelina, que tiene una textura tan plana como el papel, y el madrás, originario de la India, que se caracteriza por sus cuadros a color, muy usados en verano por su ligereza. También del algodón se obtienen tejidos para la época de frío, como la pana, un tejido compacto que forma líneas verticales y que, como todos los materiales obtenidos de esta planta, es de un tacto cómodo y suave para la piel.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado