Para estar a la moda, hágase la barba

Para estar a la moda, hágase la barba

A lo largo de la historia de la moda masculina la barba ha tenido un sinfín de significados. En la Roma antigua, por ejemplo, llevar el rostro afeitado era símbolo de civilización, mientras que los pueblos bárbaros lucían enmarañadas barbas que les daban una apariencia fiera. Por el contrario, durante el Renacimiento, en las distintas cortes europeas, llevar barbas era un distintivo de refinamiento y estatus, propio de los caballeros de alta cuna. Siglos después, durante la época victoriana, las barbas de los hombres constituían una muestra de su sólida moralidad, pues las lucían únicamente los patriarcas que servían de modelo a la sociedad. Justo lo opuesto, un grito de rebeldía, fueron las barbas y los cabellos largos de los hippies, quienes en los años sesenta y setenta del siglo XX los utilizaban de esa manera para manifestarse contra el sistema opresivo.

 

Estos son sólo algunos episodios trascendentales de la barba en la historia, que, hoy por hoy, es un accesorio más de la moda: un símbolo de virilidad y hasta de glamour. Y con ella han vuelto las barberías, pues es indiscutible que la barba requiere cuidados que hagan la diferencia entre el rostro de un caballero y el de un salvaje.

La barbería, un espacio exclusivo para los hombres

El regreso de los rostros barbados ha traído consigo la reaparición de las barberías. Pero antes de adentrarnos en el concepto de las barberías modernas deberíamos cuestionarnos: ¿por qué desaparecieron? Hubo un tiempo, no muy lejano, en que el barbero era más cercano a un hombre que su confesor, pero la aparición del concepto unisex en la moda, junto con los estilistas, fue acabando con el espacio exclusivamente masculino. Con la revolución de la moda hipster y su look barbado se hizo evidente que las estéticas no eran suficientes y así surgieron las nuevas barberías. Éstas, además de retomar la tradición del poste de barbería y los tradicionales asientos rojos, han añadido una serie de mejoras.

Para descubrir las nuevas propuestas nos acercamos a Héctor Torres Fitch director de Barber Depot, una exitosa cadena en este rubro que amablemente nos ofrece una panorámica de estos lugares.

¿Cuál es el concepto en Barber Depot?

Retomamos la idea de la barbería tradicional y la recontextualizamos en el momento presente. Cubrimos la necesidad del hombre de contar con su propio espacio para cuidar su apariencia, donde los cortes de cabello y de barba se realizan en función de las necesidades y los estilos de la moda masculina y de los gustos del cliente. Es un lugar donde se pueden relajar mientras disfrutan su música preferida y hasta de una cerveza.

¿Qué tipo de servicio se puede esperar de estos establecimientos?

Por una parte, hay una generación que tiene una idea muy clara de lo que busca, tanto en el corte de cabello como al darle forma a su barba. Para ellos, los barberos están capacitados para realizar todo tipo de cortes. Particularmente los que van al ras, muy cerca del cráneo, y que se conocen como fade, porque se van difuminando. Ya no existen los cortes cortos, medianos o largos, pues un mismo peinado puede involucrar distintos estilos de cada corte. También hay clientes que requieren una orientación sobre qué les queda y las opciones que tienen para elegir. Es importante aclarar que a cada hombre le nace la barba diferente: cerrada, media y escasa, y según las características de ésta, junto con las proporciones de su rostro, nuestros barberos les sugieren los estilos que le quedarían bien.

¿Qué cuidados cotidianos requiere una barba?

La barba tiene memoria, por lo que es necesario cepillarla diariamente para que por sí misma encuentre su lugar. Otro cuidado esencial es aplicar aceites, ya sean minerales o vegetales, para evitar que se reseque, ya que la resequedad le da un aspecto desaliñado. También es importante delinearla periódicamente para que se vea limpia y descubra la cara. Esto último no es necesario hacerlo en la barbería pues puede realizarse en casa con una navaja libre, como las antiguas. Hoy está de regreso el afeitado clásico aplicando espuma con una brocha y rasurando con una mononavaja en lugar de un rastrillo.

¿Qué tan importante es la relación de la barba con el atuendo?

Visualmente, la barba tiene un peso importante, por lo que va a cambiar mucho la intención de la ropa. Por ejemplo, un hombre bien vestido de traje con barba adquiere un aire de intelectual o científico, que, claro, es un estereotipo; así como con un look de moda lo va hacer parecer un hipster. Una vez que se utiliza la barba, ésta cambia por completo la presencia de una persona.

Si un hombre ha tomado la decisión de dejarse la barba, ¿cuáles son los productos básicos que debe utilizar para su cuidado?

Aceite, como ya mencioné, cera para modelar los bigotes, y un bálsamo para que las puntas de la barba no se abran. Todos estos productos son fabricados pensando en el PH de la piel masculina, por lo que en su mayoría contienen una base de agua para no tapar los poros ni aumentar la producción de sebo. Además se debe utilizar un peine especial cuyo diseño está pensado para doblarse y guardarse como si se tratara de una navaja de bolsillo.

Para mayor información, pueden visitar la página barberdepot.mx.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado