Reporte de tendencias otoño-invierno 2018

Reporte de tendencias otoño-invierno 2018

 

Si hay un elemento común en todas las tendencias de la nueva temporada es que el hombre contemporáneo necesita formas de vestir prácticas que le permitan estar bien presentado, cómodo y listo para toda ocasión. Por eso la ropa deportiva se ha vuelto una especie de parámetro para construir todos los atuendos, infiltrándose en las otras categorías del guardarropa. Esto provoca fusiones geniales, aunque también pueden parecer algo bizarras. En cualquier caso, la incursión en el estilo deportivo incuestionablemente es la ruta a seguir en el futuro de la moda masculina.

 

La suma de los opuestos

Una característica esencial de la moda de otoño consiste en abordar el atuendo masculino como una especie de “armadura” que protege a su portador, tanto de las inclemencias del medio ambiente como de aparecer en público mal vestido. Eso se hace evidente en sacos y abrigos con hombros cuadrados y bien marcados, en la mayoría de los casos tan voluminosos que pueden ser calificados como oversize. A esta poderosa silueta se suman detalles del léxico de la ropa deportiva que “contaminan” la sastrería tradicional; por ejemplo, un resorte en la bastilla del pantalón de vestir que revela zapatos con prominentes suelas de formas ergonómicas idénticas a la de un zapato tenis.

 

Sofisticación en óxido

Este otoño es ideal para vestir de café, pero no cualquier tono, sino color óxido, que es el matiz favorito de la estación. Ya sea en un blazer, en un abrigado chaquetón, en una chamarra de piel, en las indispensables bomber jackets, en un mullido suéter y, para los más audaces, en un traje. El caso es que esta intensa tonalidad debe ser parte del guardarropa de temporada, pues le pone interés a cualquier conjunto.

 

El traje pin stripe

Son muchas las connotaciones que tiene el casimir pin stripe, que recibe su nombre por las delgadas líneas que lo decoran, las cuales, en teoría, no deben ser más gruesas que la cabeza de un alfiler. Considerado como uno de los arquetipos del traje, este uniforme del caballero constituye un atuendo de poder, propio del hombre de negocios, que nunca desaparece sino solamente se replantea. A pesar de todo lo que significa este traje, no está libre de la influencia de la ropa deportiva, que le quita algo de su seriedad, aunque nada de su elegancia.

 

El senderismo es la inspiración

Salir a caminar para rencontrarse con la naturaleza requiere un atuendo especial. Esta práctica ahora se proyecta a las pasarelas como toda una tendencia. Todo el equipo que requiere este deporte es reinterpretado por la moda, como es el caso de los botines especiales para caminar por largo tiempo, los chaquetones propios de un alpinista, los gorros y las grandes mochilas de nappa. Este singular atavío será una imposición de la moda casual de la estación, muy práctica para afrontar los días de frío, aunque algo teatral para lucirla en el entorno de la ciudad.

 

Una prenda de alta montaña

Así como la gabardina trinchera es una prenda indispensable durante las lluvias de verano, el equivalente en la época de frío es la chaqueta de piel. Esta temporada los modelos con el forro de vellón estarán a la orden del día. Quién diría que esta prenda, propia de leñadores, cazadores y demás habitantes de la alta montaña, luciría tan bien al ser reinterpretada de maneras tan sofisticadas, con construcciones novedosas que logran un atuendo elegante y varonil para lucirlo en la ciudad.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado