Santiago Oñate Salemme. Vida y obra de un litigante

Santiago Oñate Salemme. Vida y obra de un litigante

 

Santiago Oñate Yáñez

Porrúa, México, 2019

 

Recientemente la editorial Porrúa ha publicado un libro inusual. Poco común por su contenido y por el personaje al que se refiere. En nuestro país poco se conoce sobre la vida y la obra de los abogados. Fuera de lo anecdótico y de las historias oficiales que tratan a personajes que si bien fueron abogados se les recuerda no por su profesión sino por su participación política o de alguna otra índole, como si haber estudiado Derecho hubiese sido un mero accidente. En realidad, poco se sabe y menos se entiende acerca del mundo del abogado.

Santiago Oñate Yáñez, autor de la publicación reseñada, nos regala una obra que recopila los trabajos de su abuelo, Santiago Oñate Salemme. Además, los enmarca en una forma elocuente y nos presenta el mundo de un litigante singular, poco común, pero destacado en el foro de los años cincuenta y sesenta del siglo pasado. Personaje polifacético, de vasta cultura y de singular erudición, su fama hasta ahora sólo había corrida de boca en boca, a pesar de que sus rasgos apreciables abarcaban no sólo el litigio sino la investigación original y la docencia. Sus publicaciones, aunque escasas, abrieron brecha en materias capitales de la historia constitucional.

Este novedoso libro y la forma como está estructurado permiten al lector no sólo asomarse a la vida cotidiana de un litigante de mediados del siglo pasado, sino a la vida de un abogado que rompió moldes al incursionar en raras investigaciones cuyo contenido se presenta hoy al lector y que posee muchas veces insospechada riqueza, precisión y trascendencia.

En el prólogo del libro, José Ramón Cossío Díaz rememora los comentarios que le hizo el maestro Fix-Zamudio sobre este prestigioso abogado que litigaba ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Asimismo, anuncia al lector la inclusión del debate periodístico que sacudió al mundo jurídico mexicano a finales de los sesenta: la contienda de Santiago Oñate Salemme con Ignacio Burgoa en torno de la “más mexicana” de las instituciones jurídicas: el juicio de amparo. Bastaría la publicación de este debate —por primera vez en forma íntegra y precedido de una nota introductoria— para justificar la aparición de este libro. Esta polémica entre dos abogados litigantes tiene como arena no un tribunal sino periódicos nacionales y versa sobre la forma como se debe entender, analizar, estudiar y enseñar el amparo. Durante 50 años se transmitió de generación en generación de abogados en forma verbal y hoy, gracias a la publicación de Santiago Oñate Yáñez, podrán acudir a ella las nuevas generaciones de abogados. En palabras del ministro en retiro Cossío: “Agradezco… el que nos compartan las ideas de un hombre que contribuyó a la construcción y al debate de las ideas jurídicas en tiempos en donde prevalecía un nacionalismo mal entendido, ese que supone que tenemos que explicarnos a partir de nuestra propia historia, idiosincrasia o modo ser. De ese peligroso andar en el laberinto de nuestra soledad”.

Mucho más que la semblanza o la vida del abogado tampiqueño, el entretenido y revelador estudio introductorio a cargo del autor nos presenta ilustrativas viñetas sobre el quehacer artesanal de un litigante a mediados del siglo XX, así como también inesperadas e inusuales incursiones del abogado ante tribunales de Estados Unidos para contribuir, mediante un singular dominio del Derecho novohispano, a establecer criterios aún vigentes en las sedes judiciales de Estados Unidos en materia de Derecho de aguas. También nos transporta con la poco común práctica de un abogado en aquellos años para impartir cátedra en universidades extranjeras tan prestigiadas como la de Texas, en Austin, o para establecer lazos entre la Barra Mexicana de Abogados y su homóloga tejana.

Después, el libro se divide en cinco capítulos que sirven de marco para exponer las obras jurídicas de Santiago Oñate Salemme —varias de ellas ven la luz por primera ocasión y las que ya habían sido publicadas son cada día más difíciles de conseguir—. El primero contiene la tesis de licenciatura de don Santiago Oñate, titulada “La novación en Derecho privado mexicano”. El segundo se llama “Interpretación y aplicación del Derecho novohispano por tribunales estadounidenses”. Este capítulo resulta no sólo interesante sino particularmente original dada la magra literatura en nuestro país sobre el Derecho vigente durante la época más larga de nuestra historia jurídica y, por supuesto, la menos estudiada. Sorprende, por decir lo menos, la profundidad y la acuciosidad desplegada por el litigante mexicano en la investigación de un Derecho elusivo y poco familiar. Es inusitada la elocuencia desplegada para convencer a tribunales tan diversos a aquellos donde solía litigar de que su criterio y su opinión debían ser los aplicables —dichos criterios continúan vigentes— en los tribunales estadounidenses ante los que compareció.

El autor concentra en un tercer capítulo los artículos periodísticos de don Santiago, entre los cuales se encuentran sus entretenidas y punzantes polémicas con Ignacio Burgoa, ya mencionadas, así como la sostenida con Mario de la Cueva a propósito de la transformación de la Escuela Nacional de Jurisprudencia en Facultad de Derecho y de la instauración del doctorado en Derecho, en 1951. La litis de esta controversia recayó en los doctorados ex officio y los criterios poco académicos para otorgarlos que advertía don Santiago Oñate.

El capítulo cuarto se titula “Derecho constitucional y su defensa a través del juicio de amparo”. En esta parte del libro se exponen los trabajos que realizó don Santiago en la primera edición de Los derechos del pueblo mexicano. México a través de sus constituciones, publicado por la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión. En esa publicación don Santiago aborda el tema del Acta de Reformas de 1847 y el amparo como herencia que recibieron los Constituyentes de 1856. Por otro lado, no podía faltar en este libro el hallazgo emblemático de Santiago Oñate Salemme: el de la primera sentencia de amparo dictada por el juez Sámano, de San Luis Potosí, originalmente publicada en 1957. Por último, el capítulo cinco recopila las reseñas bibliográficas que hizo don Santiago, inclusive de obras en italiano, como la de Carlo Creti, Corso di Diritto Costituzionale Italiano.

En síntesis, se trata de un libro que muestra la forma en la cual ejercía su profesión un distinguido postulante del foro mexicano a mediados del siglo XX; los valiosos y acuciosos estudios de investigación, tanto histórica como jurídica, de un litigante que concebía la investigación como la primera actividad del litigante; los agudos y sarcásticos artículos periodísticos mediante los cuales debatía en medios impresos temas legales; la concisa y convincente prosa de un inusual litigante que combinaba todas estas actividades con un único propósito: proporcionar la mejor defensa a sus clientes. Bienvenidos los libros que nos muestran la forma en la cual se ejerce la profesión de abogado con notas sobresalientes.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado