Sistema penal y Constitución (1917-2017). Entre la norma y la realidad

Sistema penal y Constitución (1917-2017). Entre la norma y la realidad

 

Sergio García Ramírez, Olga Islas de González Mariscal y Victoria Adato Green

INACIPE, México, 2018

 

 

Desde 1917, año en que se promulgó la Constitución mexicana, el constituyente revolucionario inició una intensa discusión sobre el sistema penal que operaría en México, con el objetivo de fijar el papel fundamental del sistema punitivo del Estado y sentar las bases que permitirían fijar el papel fundamental de tres figuras centrales: el órgano jurisdiccional, el ministerio público y la policía.

Desde entonces y hasta la fecha se han promovido reformas que buscan hacer más eficiente el sistema de procuración y administración de justicia, y en el marco constitucional se han establecido “las fronteras de la libertad y al mismo tiempo sus más poderosas defensas: el sistema penal anclado en la Constitución limita la libertad, pero también crea libertad”.

Posteriormente, con la reforma en materia de procuración y administración de justicia de 2008, se realizó la más importante transformación en la materia: la introducción del sistema acusatorio y adversarial dio un giro de 360 grados al dejar atrás un anquilosado sistema para transitar a otro de carácter garantista.

Por ello, con el objetivo de celebrar el largo camino que ha recorrido el sistema penal mexicano desde el marco constitucional, Sergio García Ramírez, Olga Islas de González Mariscal y Victoria Adato Green publicaron el texto Sistema penal y Constitución (1917-2017) para estudiar todas esas modificaciones constitucionales que han sentado las bases normativas del sistema penal desde la promulgación de la Ley Fundamental hasta nuestros días.

En este texto se recogen 24 ponencias realizadas en el marco de la XVIII Jornadas sobre Justicia Penal, organizadas por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Así, es posible advertir los avances relacionados con los derechos de las víctimas, los límites de la libertad personal y la introducción de la justicia restaurativa.

Sergio García Ramírez, en su ponencia “Temas penales en la Constitución”, toma el pulso a las diversas reformas constitucionales que inciden en la conformación del sistema penal mexicano, con el fin de advertir que hoy por hoy “el litigio corre en dos vías: vertical que corre a través del entendimiento entre el Estado y el inculpado —que se traduce en ventajas procesales y sustantivas para éste, independientemente de la verdad material y de las exigencias de la justicia—, y horizontal, entre la víctima y el victimario —inevitable e incluso deseable en múltiples supuestos, pero susceptible de incursiones leoninas habida cuenta de las fuerzas desiguales de quienes participan en la composición—”.

Por su parte, Olga Islas de González Mariscal observa la evolución de la institución del ministerio público en su devenir histórico y su conformación actual. A lo largo de su ponencia, la autora advierte la conceptualización de dicha figura en la Constitución de 1917 y su actual estructuración a raíz de la reforma constitucional de 2014 que creó la Fiscalía General de la República.

Juan José Olea Valencia, por su parte, observa las figuras del juez de control y el juez de ejecución con el fin de establecer las diferencias entre ambos. Esto es porque a raíz de la reforma constitucional de 2008 se conforma un juez que busca garantizar el cumplimiento de los procedimientos y la protección de los derechos, y otro más que en la etapa del juicio oral conoce la causa y resuelve sobre la existencia o no de un delito.

Es así que, de la mano de los autores, podemos conocer la evolución del sistema penal mexicano, pero también atender los retos que éste enfrenta en la actualidad, porque conocer el pasado es entender el presente y atender al futuro.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado