Tomorrow’s Lawyers: An introduction to Your Future

Tomorrow’s Lawyers: An introduction to Your Future

 

Richard Susskind

Oxford University Press, Oxford, 2013

 

 

Ciertos usos y costumbres de los abogados en México —y en el mundo— se están viendo superados por las nuevas tecnologías de la información. Esto no sólo influye en los litigantes, sino también en el personal del sistema de justicia.

Pero, ¿qué beneficios —o perjuicios, en su caso— conlleva esta inminente modernización de la práctica del Derecho?

En su libro Tomorrow’s Lawyers, Richard Susskind nos brinda un breve pero conciso panorama de lo que podemos esperar los abogados ante las tendencias mundiales hacia la simplificación de procesos, el uso de internet y la implementación de sistemas informáticos.

La obra se divide en tres apartados, a través de los cuales Susskind aborda los cambios radicales que se han dado en el mercado legal, el nuevo panorama del mundo jurídico y las prospectivas para los jóvenes abogados.

Entre sus planteamientos más disruptivos, Susskind establece que mientras jueces y litigantes siguen buscando conservar el control sobre los costos de los juicios y los procedimientos, lo que deberíamos hacer es permitir la celebración de audiencias virtuales y establecer mecanismos de solución de controversias en línea.

El futuro del Derecho no serán las pelucas —formalidad que aún se aplica en Gran Bretaña—, los tribunales con acabados en madera, los tomos encuadernados en piel y el uso de jerga jurídica arcaica, sino que estará enfocado en la implementación de tecnologías de la información y la liberalización de la profesión jurídica.

Susskind subraya que los despachos de abogados deben transitar hacia un esquema de negocio en el que se garantice a los clientes más servicios por menos dinero. Al respecto, desarrolla el proceso de evolución de los servicios jurídicos, dividiéndolo en cinco etapas: personalizar, estandarizar, sistematizar, empaquetar y masificar.

Las firmas de abogados —considera el autor— deben modificar sus procesos y sus procedimientos internos, aderezándolos con el uso de internet y el desarrollo de aplicaciones informáticas en línea, con el objeto de que su trabajo se haga más rápido, más barato y de forma más eficiente, pero a la vez con mucha mayor calidad.

Susskind sugiere que los abogados podrían empezar a verse a sí mismos como “líderes de proyecto”, en el que se definan las distintas tareas que implica atender un caso, buscando especialistas para cada una e incluso reclutando a personas que no sean abogados —los cuales por lo general no cuentan con todas las habilidades necesarias y, no obstante, son más costosos—.

El libro plantea un panorama en el que los juicios se llevarían en línea, los conflictos se resolverían en internet, los tiempos y los costos se reducirían y, con todo ello, se garantizaría el acceso a la justicia para toda persona, como fin último del Derecho.

Considerando que en pleno siglo XXI la práctica del Derecho en nuestro país sigue anclada a anquilosadas costumbres e inútiles formalismos burocráticos, la obra de Susskind plantea una refrescante perspectiva de lo que puede llegar a ser el ejercicio de la profesión jurídica y los necesarios cambios que hay que implementar en el mundo de los abogados, al tiempo que nos hace ver que litigantes y jueces también estamos sujetos a aquella frase que dice: “Renovarse o morir”.

 

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado