Criptomonedas en México: ¿se puede repetir la historia?

Criptomonedas en México: ¿se puede repetir la historia?

 

¿Qué futuro les espera a las criptomonedas? ¿Qué regulaciones se están implementando para proteger a los consumidores y evitar la comisión de ilícitos relacionados con ellas? ¿Conservarán su valor conforme pase el tiempo? ¿Los bancos centrales emitirán sus propias criptomonedas? Sobre estas y otras cuestiones reflexiona el autor.

 

 

México ha sido uno de los primeros países en legislar en materia de tecnología financiera. El 9 de marzo de 2018 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley para Regular a las Instituciones de Tecnología Financiera. Esta ley clasifica a estas instituciones en tres tipos: instituciones de fondos de pago electrónico, instituciones de financiamiento colectivo (crowdfunding) e instituciones que desarrollen “otros modelos novedosos”. Esta legislación no confiere a las criptomonedas curso legal, sino que las clasifica como “activos virtuales” y delega al Banco de México la facultad de autorizar su comercialización en el territorio nacional.

Las instituciones de tecnología financiera reciben pesos mexicanos de sus clientes de manera electrónica. No necesariamente operan con criptomonedas. Sus clientes realizan operaciones con estas instituciones con pesos mexicanos bajo su propio riesgo y ni el gobierno federal ni ninguna entidad paraestatal asumen responsabilidades con respecto a los recursos que los clientes utilicen con esas instituciones. Sin embargo, las sujeta a un régimen de vigilancia y de sanciones por parte de los reguladores. Las operaciones con criptomonedas deben ser autorizadas por el Banco de México mediante disposiciones de carácter general. Las primeras de ellas se encuentran en la circular 4/2019, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 8 de marzo de 2019.

Las criptomonedas surgieron hace más de una década mediante una tecnología llamada cadena de bloques (blockchain). Esta tecnología permite que una transacción económica sea almacenada en los bloques de una red y que no pueda ser alterada sino con la autorización de los operadores de dicha red (“consenso”). De esa manera, existe la posibilidad de rastrear las transacciones y las modificaciones. Es un sistema técnicamente confiable, capaz de funcionar a nivel global y no requiere la intervención de los bancos para operar. No obstante, un problema práctico es el de la cooperación de las autoridades mexicanas con los gobiernos de otros países en caso de que los operadores humanos de alguna criptomoneda no sean confiables, incurran en conductas delictivas en contra de clientes mexicanos y se encuentren en otros países.

¡Suscríbete a nuestro Newsletter para seguir leyendo!

El acceso a nuestros artículos es gratuito para nuestros Suscriptores del Newsletter. Regístate gratis y obtén acceso inmediato a miles de artículos de El Mundo del Abogado. Además recibe en tu correo un resumen semanal de las mejores notas del mes.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones - Edición del mes

El Mundo del Abogado

¡Edición de Agosto gratis!

Debido a las restricciones de distribución de la revista impresa con motivo de la pandemia de Covid-19, puedes descargar nuestra edición actual de forma gratuita.

¡Sólo registra tu correo y recibe la revista digital!

Por favor introduce un nombre válido
Por favor introduce un email válido
Por favor confirma que eres humano
Debe aceptar los términos y condiciones