Entendiendo el CoDi nuestro de cada día

Entendiendo el CoDi nuestro de cada día

 

Con la plataforma CoDi (Cobro Digital) desarrollada por el Banco de México dará inicio de una nueva etapa en las transferencias bancarias. El autor nos ofrece un panorama sobre cómo funciona el CoDi y de qué manera podemos aprovecharlo mejor.

 

 

¿Cuánto tiempo necesitamos para adaptarnos a algo nuevo que usaremos tal vez todos los días? Aprender a usar los celulares y adaptarlos a nuestra rutina diaria, por ejemplo. La respuesta es relativa, ya que depende del interés o la necesidad que tengamos de ello. Pero, ¿qué ha pasado con el uso de un sistema de pagos como el SPEI (Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios) en este sentido? ¿Los mexicanos hemos tenido mucho interés o necesidad para usarlo? La realidad es que no, ya que, aun cuando es un sistema muy eficiente y seguro, son pocos los que lo utilizan todos los días considerando el espectro de usuarios bancarios en el país. Pero esta realidad está a punto de cambiar con la plataforma CoDi (Cobro Digital) desarrollada por el Banco de México, ya que se van a poder realizar pagos a través de los teléfonos celulares de una manera fácil y segura, mucho más fácil de lo que ya lo hacemos, ya que los pagos se van a liquidar por medio del SPEI y, sobre todo, no nos van a cobrar comisiones por hacerlo.

Por eso muchos consideramos que este es el inicio de una nueva etapa en las transferencias bancarias, y por eso nos conviene entender bien cómo funciona y de qué manera podemos aprovecharlo mejor.

En primer lugar, hay que entender para qué sirve CoDi. Esta nueva plataforma servirá para realizar pagos electrónicos entre dos personas de forma presencial o no presencial (a través del comercio electrónico), a las cuales, para efectos de claridad, les llamaremos comprador y vendedor, aunque no necesariamente tienen que serlo. Es un esquema en el que uno va a solicitar el pago y el otro va a autorizarlo, todo a través de un dispositivo móvil o por medio de internet.

Pues bien, en nuestro ejemplo, el comprador y el vendedor primero deben instalar una app CoDi en sus teléfonos celulares, las cuales serán proporcionadas por los bancos o por cualquier participante del SPEI, y después deberán registrarse en esos aplicativos. Es todo; después de estos pasos ya estarán listos para usar la plataforma CoDi.

En este esquema se pueden dar varios supuestos para el uso de CoDi, pero haremos referencia al más común de los casos presenciales para que a partir de ahí podamos entender los demás.

Pongamos un ejemplo. En una taquería, el taquero (vendedor) genera un código QR con su app CoDi con el objeto de incluir en éste la información de un producto que va a vender. Puede imprimirlo o sólo tenerlo a la vista en su teléfono celular para que un cliente (comprador), al pagar su consumo, acerque su dispositivo móvil al código QR para que éste lo lea y después pueda aceptar el mensaje de pago que se le va indicar en su pantalla y realice el pago correspondiente. Y para que haya certeza legal respecto de esto, el Banco de México enviará, tanto al vendedor como al comprador, un mensaje de texto indicándoles que el pago fue realizado correctamente, o no lo fue. Después, el taquero (vendedor) recibirá una notificación de depósito en su cuenta y el cliente (comprador) obtendrá otra notificación, pero respecto del pago realizado.

Los códigos QR son barras bidimensionales en forma de cuadrado que permiten almacenar gran cantidad de información con el objeto de que, por medio de un lector (que estará incluido en las app CoDi), se pueda leer y retransmitir la información a las pantallas de los teléfonos celulares. Por eso el Banco de México determinó que estos códigos QR puedan ir cerrados o abiertos (predefinir la información o dejarla abierta para que incluyan el monto a pagar), estático o dinámico (generarse antes de la operación o en el momento de llevarla a cabo), así como tener o no vigencia, con el propósito de que podamos usar estos códigos, adoptándolos a las necesidades de cada transacción. De esta manera el taquero, en nuestro ejemplo, podrá tener impresos varios códigos QR con el costo y la información de los productos que vende o guardarlos en su teléfono celular y usarlos cuando los necesite.

En este caso también se van a poder usar los mensajes NFC (una tecnología inalámbrica de corto alcance de comunicación) y hacer un proceso similar, aunque esto sólo podrán hacerlo las personas que posean teléfonos celulares de última generación.

Por su parte, el pago no presencial va ir dirigido principalmente al negocio de los proveedores de servicios, como la luz, el agua, el teléfono o la televisión de paga, así como a los portales de comercios electrónicos. Por medio del CoDi estos negocios van a poder enviar mensajes de cobro a sus clientes y éstos van a poder realizar los pagos correspondientes de una forma rápida y segura.

Por último, es importante señalar que en este esquema el Banco de México determinó que los participantes del SPEI no van a poder cobrar comisiones por el uso de CoDi y que el límite en el monto para realizar los pagos va a ser hasta de 8,000 pesos por mensaje, o por montos mayores previamente autorizados.

 


 

 

* Abogado especializado en Derecho bancario con más de 16 años de experiencia en el sistema financiero mexicano, y experto en cumplimiento normativo, regulación financiera, consultoría legal, supervisión, auditorías legales y contratos financieros.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado