Mediación: mecanismo pacífico de solución de controversias

Mediación: mecanismo pacífico de solución de controversias

 

La mediación —que debe ser considerada no como una medida alternativa a la justicia, sino como un recurso de la misma— fomenta la participación activa de la sociedad civil y presenta algunas ventajas sobre los procedimientos judiciales formales, tema sobre el cual reflexiona el autor.

 

 

La justicia tiene dos vertientes: la justicia heterocompositiva o adversarial, a cargo de tribunales y juzgadores, y la justicia autocompositiva o consensuada, a cargo de las personas involucradas en un conflicto o controversia que, para gestionarla, resolverla o prevenirla, cuentan con profesionales calificados, principalmente mediadores.

Ni la mediación ni los demás mecanismos pacíficos de solución de controversias, conocidos genéricamente como justicia alternativa, se derivan de la justicia heterocompositiva, y aunque existen casos en que se han impulsado con el principal propósito de descargar de asuntos a los juzgados y a los tribunales, es un error considerar a esos mecanismos como instrumentos de limpieza. Por su naturaleza contribuyen a racionalizar el uso de los servicios jurisdiccionales.

La justicia autocompositiva o consensuada, de la cual la mediación es el mecanismo por excelencia, ya es una institución tan reconocida por la Constitución y la legislación, como la administración de justicia. Fomenta la participación activa de la sociedad civil y presenta algunas ventajas sobre los procedimientos judiciales formales.

Si se ve a la justicia holísticamente, y no sólo como la burocracia que administra procedimientos aislados, se verá que la mediación no debe considerarse una medida alternativa a la justicia, sino un recurso de la misma justicia.

La mediación para la prevención, la gestión y la resolución de conflictos está llamada a solucionar problemas legales que nos presenta el mundo contemporáneo. Es justicia consensuada, es democracia y es diálogo, y debemos apostarle a que genere una verdadera cultura de avenencia en la sociedad.

En la mediación cualquier persona es considerada con capacidad racional para dirimir voluntariamente sus conflictos. Que sea ella misma, con el apoyo de un mediador que legitime su pacto, quien encuentre la solución pactada y consensuada frente al desencuentro y el conflicto.

La mediación procede para gestionar conflictos legales en materias civil, mercantil, familiar, penal y de justicia para adolescentes, principalmente.


 

* Abogado y mediador profesional. Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y @Phmergoldd.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado