El INACIPE avanza a todo vapor

El INACIPE avanza a todo vapor

 

A casi 43 años de su creación como organismo descentralizado de la administración pública federal dedicado a la investigación, la docencia y la divulgación de las ciencias penales, el INACIPE da muestras de juventud y vigor. Prueba de ello son las numerosas actividades que realiza, de las cuales este reportaje da cuenta.

  

El periódico El Universal del 26 de junio 1976 anunció que el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE) había sido creado para “romper viejas estructuras”. Cuarenta y tres años después, sigue innovando en la forma en que se estudia, se entiende y se vive la política criminal y el sistema de procuración de justicia en México.

Fue puntal en la instauración del sistema acusatorio y de los juicios orales, lo mismo que en la redacción del Código Nacional de Procedimientos Penales. En el INACIPE el diálogo es constante, ya sea a través de libros y paneles, mesas redondas y congresos internacionales, pláticas TED y diplomados o maestrías y especialidades.

Es cierto que no siempre se le ha hecho caso. Ahí está, como ejemplo, la ampliación del catálogo de delitos que merecen prisión oficiosa —reforma efectuada apenas en 2019—, pero su labor está presente en la Constitución, en las leyes y en las políticas públicas más avanzadas del país.

Como centro público de investigación, sus propuestas sobre legislación de narcóticos, control de armas, Código Penal Nacional, aborto, eutanasia, criterios de oportunidad, procedimiento abreviado, extinción de dominio y otros temas afines son, de manera invariable, un punto de referencia en las cámaras de senadores y de diputados.

Echando mano de una perspectiva similar a la de un think tank, una de sus máximas es que sus propuestas tengan utilidad social. Por añadidura, la buena comunicación que tiene con diversos gobiernos, nacional, estatales y locales, ha facilitado el intercambio de ideas y la implementación de las mejores prácticas en materia de capacitación de policías, peritos y fiscales.

Las clases de posgrado, las actividades de educación continua (foros, seminarios, conferencias, cursos sabatinos y diplomados) y sus programas de educación a distancia lo distinguen como un lugar donde el pluralismo abarca a todas las corrientes del penalismo contemporáneo.

Por medio del otorgamiento de becas y opciones de financiamiento, contribuye a que más personas puedan tener oportunidad de continuar estudiando. Actualmente, el instituto cuenta con ocho maestrías, un doctorado por investigación y nueve especialidades. Varios de estos programas son de nueva creación, como la maestría en políticas anticorrupción y, más recientemente, las maestrías en justicia internacional y psicopatología forense.

Con un laboratorio de criminalística y alrededor de un centenar de docentes activos en el área de posgrado, varios de los cuales pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, el INACIPE está a la vanguardia de la enseñanza y la investigación de las ciencias penales en México.

Presidida por el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, la Junta de Gobierno del INACIPE está integrada por los titulares de la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la Secretaría de Educación Pública, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Autónoma Metropolitana, entre otros.

Recientemente, el INACIPE se consolidó como una entidad que certifica y evalúa destrezas como Protocolo de Estambul, Justicia para Niños y Adolescentes, Reglas Mandela y Prácticas para la Libertad de Expresión.

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado