Erradiquemos la fabricación de culpables

Erradiquemos la fabricación de culpables

 

Los días 5 y 6 de noviembre la LXIV legislatura de la Cámara de Diputados albergó un foro sin precedentes para analizar la “Fabricación de culpables en México. Hacia una política pública para su atención y erradicación”. Durante dos días se llevaron a cabo tres mesas de trabajo, dos conferencias magistrales y una exposición artística.

El acto fue convocado por diputados de la bancada de Morena con el objetivo de develar los casos de fabricación de culpables como un problema público de seguridad y de derechos humanos, además de crear un espacio para las víctimas, a través de grupos de trabajo con expertos, periodistas, activistas y legisladores, con el objetivo de construir una estrategia de atención, sanción, erradicación y regulación en la materia.

La coordinación del foro estuvo a cargo de la periodista Guadalupe Lizárraga y de David Bertet, presidente de la Asociación Canadiense por el Derecho y la Verdad, quien manifestó que el de la fabricación de culpables es un problema estructural.

De acuerdo con los coordinadores del foro, el término fabricación de culpables abarca la detención arbitraria e ilegal, la tortura, la violación, el encarcelamiento injusto y el trato cruel e inhumano de las víctimas en las cárceles. Es una práctica sistemática en México y constituye una política represiva del Estado instrumentada por las corporaciones policiacas, castrenses y paramilitares, así como por otras asociaciones, para incriminar a las personas por delitos que no cometieron.

En el acto no sólo se dio voz a las víctimas y a sus representantes; también se escucharon los testimonios de personas que han dado seguimiento a la fabricación de culpables, como es el caso de José Reveles, Emmanuelle Steels, Jesús Lemus y Jorge Volpi.

Este último presentó la investigación que realizó sobre Florence Cassez e Israel Vallarta en su afamado libro Una novela criminal. El padre Alejandro Solalinde dio evidencia de su constante lucha por la defensa de los derechos humanos; asimismo, se presentó el caso Wallace y otros procesos emblemáticos de tortura en nuestro país.

Ante el cuestionamiento acerca de por qué se fabrica un culpable, Jorge Volpi dijo que la autoridad no intenta investigar la verdad para llegar a una conclusión, sino que ella ya tiene una verdad que quiere imponer sobre la realidad para convertirla en verdad oficial o histórica, para lo cual utiliza recursos como la tortura, la invención de pruebas y testimonios falsos.

“En este sentido, somos un Estado fallido porque no se puede garantizar una justicia transparente, equitativa e independiente para sus ciudadanos. Para el nuevo gobierno y la nueva legislatura es importante que la reforma integral del sistema de justicia sea una auténtica prioridad”, apuntó.

En su mensaje de inauguración, la diputada María de los Ángeles Huerta del Río reafirmó su compromiso de atender la problemática y el deterioro de las instituciones de procuración e impartición de justicia. Asumió que para la actual legislatura la fabricación de culpables es una forma extrema de violencia de derechos humanos contra la dignidad y la libertad de las personas.

Advirtió que la fabricación de culpables está catalogada como un delito de lesa humanidad, al que definió como un conjunto de prácticas con consecuencias sociales desastrosas que fragmentan a las familias y atacan y deterioran el patrimonio, además de distorsionar sistemáticamente la justicia, que es tan inaccesible para la mayoría de las personas. Para atender la problemática propuso crear una Comisión Investigadora de la Verdad y Fabricación de Culpables.

Por su parte, Miguel Sarre, investigador del Instituto Tecnológico Autónomo de México, habló sobre las violaciones a los derechos humanos en la ejecución de las penas y en el sistema penitenciario. Apuntó que no se puede proteger a las víctimas desprotegiendo el debido proceso de las personas imputadas.

Las mesas de trabajo y las conferencias abordaron temas de derechos humanos, publicidad procesal, acceso a la información, reparación del daño, investigación y defensa judicial, así como responsabilidad de los medios en la fabricación de culpables.

  

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado