¿Hay razones para celebrar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer?

¿Hay razones para celebrar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer?

 

El 25 de noviembre conmemoraremos una vez más el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, a tono con la resolución de la Organización de las Naciones Unidas 54/134, de 17 de diciembre de 1999, que sugiere la realización de actividades dirigidas a sensibilizarnos sobre el origen, las consecuencias y las medidas adoptadas en torno de la violencia contra las mujeres. ¿Este año hay razones para celebrar?

 

Desde la aprobación de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1979, y suscrita por México en 1981, promover la igualdad entre hombres y mujeres se ha convertido en un instrumento para eliminar la violencia hacia la mujer, mediante el hecho de asegurar el acceso igualitario al desarrollo en las esferas política, social, económica y cultural, así como de reafirmar los derechos reproductivos de las mujeres y modificar los roles de la cultura y la tradición como fuerzas de influencia responsables no sólo de formular roles de género sino como las bases que frecuentemente conllevan a acciones discriminatorias y de violencia.1

Michelle Bachelet, cuando dirigía ONU Mujeres, en 2012, conmemoraba el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres celebrando que al menos en 125 países ya se había legislado contra la violencia doméstica, que se contaba con un acuerdo internacional, la Plataforma de Acción de Beijing, que nos permitiría avanzar como comunidad internacional hacia un destino común, con 187 países que habían ratificado la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.2 Un año antes, en 2011, presentó una agenda de políticas que proponía 16 pasos para poner fin a la violencia contra las mujeres: 1. Ratificar los tratados internacionales y regionales. 2. Adoptar y cumplir las leyes. 3. Crear planes nacionales y locales de acción. 4. Hacer que la justicia sea accesible para las mujeres y las niñas, brindándoles servicios jurídicos y especializados gratuitos y aumentando la cantidad de mujeres en los cuerpos de policía y en los principales servicios. 5. Poner fin a la impunidad frente a la violencia sexual en los conflictos. 6. Garantizar el acceso universal a los servicios esenciales; siendo, como mínimo, las necesidades urgentes e inmediatas de las mujeres y de las niñas atendidas mediante líneas de emergencia gratuitas que trabajen las 24 horas, y contando con intervenciones rápidas para su seguridad y protección, con viviendas y refugios seguros para ellas y sus hijos, con un seguimiento y un apoyo psicosocial, con cuidados posviolación, y con una ayuda jurídica gratuita para que comprendan sus derechos y sus opciones. 7. Brindar formación a aquéllos que trabajan en los servicios esenciales. 8. Otorgar recursos públicos adecuados. 9. Recopilar, analizar y difundir la información nacional. 10. Invertir en la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres. 11. Mejorar su autonomía económica. 12. Aumentar la conciencia pública y la movilización social. 13. Involucrar a los medios de comunicación de masas. 14. Trabajar para y con los jóvenes en tanto que defensores del cambio. 15. Movilizar a los hombres y a los niños. 16. Realizar una donación al Fondo Fiduciario de la ONU para poner fin a la violencia contra las mujeres.3

La violencia contra las mujeres sigue en aumento. Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública,4 los feminicidios han pasado de 411 en 2015, a 602 en 2016, a 742 en 2017, a 884 en 2018 y, en lo que va del año, al 31 de agosto de 2019, el número se ubica en 638. En 2018 las presuntas víctimas de trata de personas sumaron 360, de extorsión 2,244, de secuestro 404, de homicidio doloso 2,777, y de lesiones dolosas 61,899. Aunque cabe precisar que la violencia contra las mujeres se da en un contexto de alza generalizada de la violencia en nuestro país. Muestra de lo anterior es el incremento de los homicidios a nivel nacional, que pasaron de 20,762 en 2015 a 35,964 en 2018.5

En casi todo el territorio mexicano se localizan 72 refugios6 subsidiados por el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, responsable de las políticas de igualdad de género, mismos que son operados por organizaciones de la sociedad civil,7 y un Refugio Especializado de la Fevimtra, insuficientes para atender 61,899 casos de mujeres víctimas de lesiones dolosas al año en todo el país, más la cifra negra que no se denuncia, que ronda 93 por ciento, y que arroja 1,114,182 mujeres víctimas, una cifra que desborda por mucho la capacidad de respuesta del Estado, sobre todo en las entidades con los porcentajes más altos de cifra negra: Guerrero con 98, Sinaloa con 96.3 y Veracruz con 95.6por ciento.8

¡Suscríbete a nuestro Newsletter para seguir leyendo!

El acceso a nuestros artículos es gratuito para nuestros Suscriptores del Newsletter. Regístate gratis y obtén acceso inmediato a miles de artículos de El Mundo del Abogado. Además recibe en tu correo un resumen semanal de las mejores notas del mes.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones - Edición de Julio 2020

El Mundo del Abogado

¡Edición de Julio gratis!

Debido a las restricciones de distribución de la revista impresa con motivo de la pandemia de Covid-19, puedes descargar nuestra edición actual de forma gratuita.

¡Sólo registra tu correo y recibe la revista digital!

Por favor introduce un nombre válido
Por favor introduce un email válido
Por favor confirma que eres humano
Debe aceptar los términos y condiciones