Analizan la modernización de los tratados internacionales

Analizan la modernización de los tratados internacionales

 

Los días 7 y 8 de junio la Unión Internacional de Abogados (UIA), en colaboración con los tres colegios de abogados más importantes de México —la Asociación Nacional de Abogados de Empresa, la Barra Mexicana y el Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México— convocaron a sus agremiados a participar en el seminario “Desafíos de la abogacía ante la revisión de los acuerdos de libre comercio en el orden internacional”, que se realizó en la Ciudad de México, con el objetivo de realizar una minuciosa revisión sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el Tratado de Asociación Transpacífico (TPP) y el Brexit.

 

 

El seminario “Desafíos de la abogacía ante la revisión de los acuerdos de libre comercio en el orden internacional” constó de nueve módulos en los que participaron destacados abogados y especialistas nacionales e internacionales, quienes abordaron aspectos como la revisión y las negociaciones del TLCAN, las reglas de origen, las prácticas desleales, la solución de controversias, las consecuencias jurídicas y los posibles efectos colaterales entre las distintas jurisdicciones.

En la ceremonia inaugural estuvo presente Pedro Pais de Almeida, presidente de la UIA; Fernando Hernández Gómez, presidente del Comité Nacional Mexicano de la UIA; José Mario de la Garza Marroquín, presidente de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados; Alfonso Pérez-Cuéllar Martínez, secretario regional de la UIA-Región II (América), y Alfonso Guati Rojo, presidente de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa.

Al pronunciar su discurso, Pedro Pais explicó que la UIA, por ser la más antigua asociación internacional de abogados, fundada en 1927, es la única que tiene tres lenguas de trabajo: castellano, francés e inglés. Subrayó la labor que realizan en materia de derechos humanos, a través de la defensa de la defensa de los abogados.

Sostuvo: “Se promueve una visión de Derecho comparado para formar abogados con las mejores prácticas de cada país”. Asimismo, destacó la colaboración y el apoyo de los tres colegios de abogados para el desarrollo de la UIA en México.

Por su parte, Fernando Hernández detalló los principales objetivos del Comité Nacional Mexicano de la UIA, entre los cuales está preservar los valores de la abogacía, asegurar la unión y la comunicación entre la UIA y sus miembros, participar en la formación profesional y promover el desarrollo de la UIA cerca de los abogados y de las instituciones profesionales del país.

Aseguró que los modelos políticos ponen a prueba a las instituciones con sus enfoques proteccionistas y populistas; sin embargo, México y otros países latinoamericanos siguen siendo atractivos para la inversión, dijo. Apuntó la relevancia de analizar cómo será reconfigurado el libre comercio.

Exhortó a los abogados a enfrentar los desafíos y a estar preparados frente a los diferentes escenarios que se presenten cuando mejore el ambiente del libre comercio. Bajo esta nueva integración económica, consideró oportuno revisar el Estado de Derecho, fortalecer el Poder Judicial y enviar un mensaje firme: “En México se aplica la ley”.

El primer módulo versó sobre la modernización del TLCAN y sus consecuencias jurídicas y económicas. Alfonso Guati Rojo fungió como moderador. Durante su participación, Edmundo Elías Fernández, experto en temas de comercio internacional, aduanal, corporativo y anticorrupción, dijo que desde el primer día que iniciaron las negociaciones había pocas predicciones.

Reconoció la labor del equipo mexicano en la renegociación y puso énfasis en la postura de obtener un tratado trilateral. Resaltó la importancia de la permanencia de los equipos negociadores, que en muchos casos tienen más de 20 años de servicio civil de carrera. Sobre la naturaleza del TLCAN, planteó que se ha convertido en un régimen jurídico de supranacionalidad, al abordar temas de género o cuestiones que antes no se tenían en cuenta.

Jesús Flores Ayala, integrante del Cuarto de Junto para la Moderación del TLCAN 2.0, explicó la complejidad para llegar a la modernización del acuerdo de libre comercio. Cerró su participación con algunas observaciones que identificó como alertas en la negociación; aseguró que el tratado es una oportunidad para incorporar temas nuevos, y que el desafío de su negociación no sólo es para la abogacía, sino para todos los mexicanos.

Con base en su amplia experiencia, Rodolfo Cruz Miramontes explicó el surgimiento de la figura del Cuarto de Junto, la cual surgió durante la negociación del TLCAN en la década de 1990, cuando se planteó establecer una zona de libre comercio e integración. Sobre la revisión que se pretende hacer cada cinco años del tratado, apuntó que con esto se desconocería su esencia.

Asimismo, aclaró que para Estados Unidos no es un tratado, propiamente dicho, sino un acuerdo ejecutivo, ya que para ellos el primero no tiene la validez obligatoria que sí tiene nosotros.

Consideró que al negociar la modernización del tratado se debe tomar en cuenta el entorno mundial. Al referirse al capítulo XIX, advirtió que ahí están los mecanismos adecuados para preservar la legitimidad, la juridicidad y la esencia del TLCAN. Y pugnó por la obtención de un comercio justo y legítimo.

El módulo sobre la reforma judicial y el sistema nacional anticorrupción en los nuevos capítulos de los tratados de libre comercio celebrados por México, fue moderado por Ángel Junquera Sepúlveda. Participaron los presidentes de los tres colegios y la representación de la Secretaría de Economía.

Samantha Atayde Arellano, directora general de Consultoría Jurídica de Comercio Internacional de la Secretaría de Economía, expuso los avances que se han hecho respecto de los capítulos anticorrupción en los tratados de libre comercio. Destacó que con la negociación del TPP en 2016 se introdujo formalmente el tema anticorrupción.

Analizó el esquema de negociaciones de los tratados con la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción y explicó la trascendencia de los capítulos en la materia, los cuales están encaminados a establecer medidas tendientes a eliminar el soborno y la corrupción únicamente en los asuntos o materias cubiertas por cada tratado; por lo que su ámbito de aplicación es limitado.

Destacó la importancia de que en las administraciones públicas se adopten y se fortalezcan códigos de conducta.

Por su parte, Alfonso Pérez-Cuéllar Martínez, secretario regional de la UIA, consideró que el problema de la corrupción debería ser el tema central de la agenda nacional; sin embargo, apuntó que la iniciativa ha quedado corta y enlistó los pendientes para echar a andar el sistema, desde la designación del fiscal anticorrupción y de los magistrados especializados, hasta el nombramiento del fiscal general de la República.

Reafirmó el compromiso de los colegios para conocer el sistema, acompañar y apoyar a los comités de participación ciudadana y acercarse a los procesos de designación del fiscal anticorrupción. “El fortalecimiento permitirá que el comercio internacional y las relaciones con los socios sean más claras y confiables”, apuntó.

Al pronunciar el posicionamiento de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados, José Mario de la Garza explicó cada uno de los temas pendientes en la agenda nacional:

  • Responsabilidad de las personas morales.
  • Conflicto de intereses de funcionarios públicos.
  • Ley de informantes o de testigos protegidos.
  • Autonomía presupuestal de los tribunales.

Desde la perspectiva del abogado de empresa, Alfonso Guati, presidente de la ANADE, aseguró que el TLCAN es un esquema de regulación a través del cual se busca que el comercio fluya para generar mayores beneficios y mejores bienes y servicios, más baratos y diversificados.

Aseguró que un sistema de justicia deficiente limita la fluidez del comercio, por lo que subrayó las consecuencias de no tener una buena regulación, lo que deriva en incertidumbre y falta de confianza y seguridad en las inversiones.

Por lo tanto, enumeró tres ejes para dar solución a esta problemática:

  1. Estado de Derecho que transmita y permita que se cumplan los acuerdos.
  2. Sistema de justicia legal y coherente, en el que los procesos fluyan y se resuelvan de manera ágil y sencilla.
  3. Cultura y conciencia del Estado de Derecho.

Asumió que los abogados son una variable fundamental del sistema de justicia en México, por lo que deben estar regulados y sometidos a estándares éticos.

Durante el seminario también se analizaron temas en materia de comercio electrónico en la modernización del libre mercado, protección de la propiedad industrial, así como flujos migratorios y seguridad jurídica en el nuevo contexto global.

 

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado