COPARMEX analiza los retos de la reforma laboral

COPARMEX analiza los retos de la reforma laboral

El pasado 21 de junio la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) llevó a cabo el Foro Laboral: Perspectiva Empresarial, “Retos que afronta la implementación de la reforma constitucional en materia de justicia laboral”. 

 

El acto se realizó en la Escuela Libre de Derecho, recinto en el que diversos especialistas analizaron y debatieron los alcances de la reforma; los retos y las oportunidades en materia individual y colectiva; el control ético profesional, así como la transición de las juntas de conciliación y arbitraje a tribunales laborales. 

Al acto inaugural asistió Rafael Adrián Avante Juárez, subsecretario del Trabajo de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social; Luis Manuel Díaz Mirón Álvarez, rector de la Escuela Libre de Derecho; Jorge Alberto Zorrilla Rodríguez, presidente de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje; Lorenzo Roel Hernández, presidente de la Comisión Laboral de COPARMEX, y el senador Tereso Medina Ramírez, miembro de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Senadores.

En su mensaje de bienvenida, el rector de la Escuela Libre de Derecho enunció los beneficios del foro que contribuirán a tener una mejor justicia social. Reconoció el trabajo hecho para concretar la iniciativa de reforma e indicó que el eje central de la misma es la solución del pasivo laboral a través de la conciliación y la profesionalización.

Hizo un llamado para que los legisladores realicen un trabajo de fondo en congruencia con la reforma vigente y convocó a los asistentes para apoyar al Congreso en la construcción de la seguridad jurídica, a través de mejores métodos que permitan la resolución de los conflictos de trabajo.

Al hacer un balance de los cambios que se han generado en los últimos 100 años, infirió que la sociedad reclamaba un nuevo modelo. Advirtió que el tripartismo, el cual fue creado en México y exportado a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), no ha sido abandonado y no se le quiere abandonar, porque es un sistema fundamental que no se puede retirar.

Aclaró que no se pretende regresar a los modelos decimonónicos y frívolos en los que no se premiaba el derecho de la asociación. Lo que se busca, dijo, es que se mejore el sistema a través de un modelo procesal y adjetivo.

Por su parte, Lorenzo Roel Hernández pronunció su discurso en nombre del presidente de COPARMEX. Señaló que el principal reto es modernizar la implementación de justicia laboral, ya que un nuevo marco normativo permitirá mejorar la competitividad, el desarrollo y la multiplicación de las empresas en México.

Subrayó que a COPARMEX le interesa que, en cumplimiento de lo que establece la reforma constitucional, se brinden elementos de juicio a los dos sectores interesados en el nuevo proceso que se debe implementar en casos de emplazamientos a huelga, cuando se demande la celebración de un contrato colectivo de trabajo.

“Esto es un tema fundamental, para acabar con los emplazamientos a huelga por extorsión que tanto afectan a las juntas de trabajo en México”, puntualizó. Además, manifestó su molestia porque los sectores de los trabajadores no participaron en las mesas de justicia cotidiana. Dijo que había una forma de conservar el tripartismo, pero lamentablemente no fueron tomados en cuenta. No obstante, buscarán la forma más conveniente de llevar a cabo el periodo de transición de las juntas de conciliación a los tribunales laborales.

Rafael Avante Juárez, en representación del secretario del Trabajo, hizo la inauguración formal del foro. Señaló la importancia del evento por tratarse de un tema de gran relevancia y trascendencia, ya que es un nuevo paradigma en materia de impartición de justicia laboral.

Aseguró que la dignidad, el trabajo decente, así como la productividad y la competitividad no se pueden entender sin un auténtico Estado de Derecho. La cultura de la legalidad y la certidumbre que da el orden jurídico son pilares fundamentales para llevar a buen puerto cualquier esfuerzo; las reformas y los cambios requieren herramientas e instituciones apropiadas para hacer cumplir la ley.

Al exponer una serie de ejemplos que vulneran la cultura de la legalidad, manifestó la necesidad de revisar tanto las normas sustantivas como las adjetivas para traducirlas en auténticas herramientas de justicia.

La primera mesa, “Alcances de la reforma constitucional”, fue moderada por Octavio Carvajal Bustamante. En su ponencia, Tomás Natividad Sánchez declaró que se trata de una gran oportunidad para el país: crear las nuevas reglas del Derecho laboral, indicó, es la reforma más importante después de 1917.

Hizo una remembranza de las reformas que se han generado en la legislación laboral. Destacó que la Ley Federal del Trabajo es la única en la que los actores principales, sector obrero y sector empresarial, participan intensamente en su conformación, bajo la coordinación de la Secretaría del Trabajo.

Sin embargo, detalló que cuando las propuestas de modificación llegan a manos de los legisladores, éstos aprueban lo que quieren. “Es triste ver que figuras negociadas durante mucho tiempo se desbaratan y se transforman, derivando en propuestas deformadas, sobrerreguladas e inapropiadas para la finalidad que se persiguió.”

En la mesa “Control ético profesional y certificación”, Óscar Cruz Barney precisó que la reforma en materia laboral es resultado de los diálogos por la justicia cotidiana. Consideró que no se puede concebir una reforma al sistema de justicia que no incluya una reforma al ejercicio de la abogacía y a la formación de los abogados.

Ante la falta de una Ley General de la Abogacía, pugnó por la aprobación de una certificación, porque mediante ese esquema se puede llegar a un cumplimiento ético. También hizo hincapié en la importancia de contar con un código de ética obligatorio que rija el funcionamiento de la abogacía, además de tener un registro actualizado sobre cuántos abogados ejercen. Determinó que el control ético no debe estar en manos del Estado, sino ser de carácter mixto, donde participe la abogacía, la academia y el Poder Judicial.

En la última sesión se discutió el régimen paralelo que se generará entre las juntas de conciliación y arbitraje y los tribunales especializados. Los tres expositores —Hugo Italo Morales Saldaña, Maximiliano Camiro Vázquez y Luis Salas Vela— coincidieron en que existen problemas en la transmisión, refiriéndose a los artículos 3° y 6° transitorios.

Los ponentes destacaron que algunos artículos transitorios podrían ser violatorios a la Constitución y a los derechos humanos. Prevén que la Junta de Conciliación (federal y local) y los tribunales trabajarán de manera paralela durante más de 20 años y atenderán más de 450,000 expedientes, y se corre el riesgo de que todos los que pierdan recurran al amparo.

Finalmente, señalaron que ante la entrada en vigor de la reforma laboral aún no se cuenta con todos los elementos para implementarla; ni los tribunales, ni el instituto, además de que hay un sinfín de cuestiones que aún no están claras y tienen que ser resueltas.

 

 

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado