La política fiscal como clave para salvar vidas

La política fiscal como clave para salvar vidas

 

Si se mantiene la actual política fiscal mexicana sin aplicar algún estímulo fiscal de emergencia, será como intentar cambiar un neumático a un coche en marcha, sostiene la autora, al tiempo que hace un llamado a las autoridades para corregir el rumbo en su política fiscal en estos tiempos de crisis.

 

 

Los clásicos establecen que los impuestos no deben mermar el capital. Esto se aplica en cualquier época, pero en estos tiempos de recesión económica mundial, debido a la emergencia sanitaria de Covid-19, la cual se está comparado con la Gran Depresión mundial de 1929-1932, el impuesto debe aletargarse como parte de una política tributaria contracíclica que sea clave para salvar vidas y proteger a las personas. Como hemos manifestado en otro texto: “Si se mantiene la actual política fiscal mexicana sin aplicar algún estímulo fiscal de emergencia, será como intentar cambiar un neumático a un coche en marcha”.

Muchos especialistas hemos hecho llamados para que el Estado actúe de forma inmediata y con firmeza frente a esta tormenta que se avecina. En este sentido, en una política fiscal contracíclica desde el ámbito tributario el Estado mexicano debe instrumentar apoyos directos al empleo, mediante una disminución de la tasa impositiva del impuesto sobre la renta de los trabajadores. Y si pensamos en ayudar a los sectores médico y de enfermería, estos sectores serían los primeros beneficiarios. Esta iniciativa iría en consonancia con las recomendaciones vertidas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. En esta misma tesitura, es importante establecer deducciones en las aportaciones obrero-patronales de seguridad social. A nivel subgobierno se observa que algunas entidades federativas ya están estableciendo medidas sobre el impuesto a las nóminas.

Es un hecho que la emergencia sanitaria está ralentizando la economía en cada uno de los países del mundo, y dado el confinamiento de las personas en muchas naciones, no obstante el acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, el lunes 20 de abril se dio una caída estrepitosa del precio internacional del petróleo y la mezcla mexicana de exportación cayó a ­–2.37 dólares por barril, lo cual significa que por cada barril que vende Petróleos Mexicanos hay que pagar al comprador 2.37 dólares por llevarse el barril. Esta circunstancia llevó a la decisión del gobierno federal de establecer beneficios fiscales a los asignatarios y en términos generales les otorgó un crédito fiscal que podría traducirse en la reducción de la tasa a 50 por ciento del derecho de utilidad compartida (DUC) para 2021.

¡Suscríbete a nuestro Newsletter para seguir leyendo!

El acceso a nuestros artículos es gratuito para nuestros Suscriptores del Newsletter. Regístate gratis y obtén acceso inmediato a miles de artículos de El Mundo del Abogado. Además recibe en tu correo un resumen semanal de las mejores notas del mes.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones - Edición del mes

El Mundo del Abogado

¡Edición de Agosto gratis!

Debido a las restricciones de distribución de la revista impresa con motivo de la pandemia de Covid-19, puedes descargar nuestra edición actual de forma gratuita.

¡Sólo registra tu correo y recibe la revista digital!

Por favor introduce un nombre válido
Por favor introduce un email válido
Por favor confirma que eres humano
Debe aceptar los términos y condiciones